Reflexiones desde la juventud, sobre segunda jornada del XXIV Foro de Sao Paulo.

Javiera Reyes. Camilo Sánchez. Durante la mañana de la segunda jornada del Foro de Sao Paulo (FSP), se realizó el encuentro de organizaciones juveniles. Por una parte resulta ser aportativo al conocimiento común de nuestros contextos, espacio que desde las Juventudes Comunistas ocupamos para denunciar la ofensiva revanchista del Gobierno de Sebastián Piñera contra la juventud chilena, especialmente en precarización laboral mediante el estatuto para jóvenes estudiantes. Por la otra, resolver un plan de acción que nos disponga en esfuerzos coordinados que promuevan la lucha por los derechos de la juventud y la soberanía de nuestros pueblos.

¿Cuáles son los desafíos centrales a promover? Principalmente tres: La unidad necesaria para mejorar correlaciones de fuerzas en favor de la izquierda y el progresismo, la consolidación del actuar conjunto del movimiento juvenil latinoamericano, entendiendo que nuestra capacidad de alimentar triunfos democratizadores dependerá de la fortaleza de nuestros esfuerzos, y en tercer lugar prepararnos para enfrentar los intentos desestabilizadores que, por medio de la agudización de conflictos políticos combinando medios tradicionales y no convencionales, buscan derrocar gobiernos antineoliberales para su reemplazo por gobiernos serviles al interés norteamericano. Esto último como estrategia ya recurrente y no agotada del imperialismo en nuestro continente.

La instancia tuvo exposiciones como la de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba (UJC), quienes hicieron hincapié en la batalla cultural y simbólica que se vive en nuestro continente, promoviendo la reflexión sobre los roles de la massmedia y los desafíos que se abren a raíz de su masificación, donde los y las jóvenes resultan objetivos centrales en las campañas por inocular una cultura servil al interés imperialista. En este marco es que la defensa de nuestras identidades culturales no deben ser la resistencia al cambio, sino la promoción de los valores que nos permitan enfrentar de la mejor forma la ofensiva individualista y consumista que busca hegemonizar el carácter de la juventud en todo el mundo.

Desde la Venezuela en resistencia se resaltó la preparación que debemos tener ante los “golpes suaves”, junto con los comunes denominadores en que se han desarrollado dichos esfuerzos desestabilizadores, siendo este país en cuestión el epicentro del uso de los manuales de la Casa Blanca en dicha materia.

Destacamos el rol de la Organización Caribeña y Latinoamericana de Estudiantes (OCLAE), quienes nos alertaron de las apuestas por la desarticulación y desmovilización del movimiento estudiantil, estrategia coordinada por impugnar el rol de la juventud en la resistencia a gobiernos ilegítimos.

Como último aspecto, resaltar el mensaje que, en el natalicio de nuestra querida compañera Gladys Marín, se transmitiera en la Plenaria General del Foro mediante la intervención del Partido Comunista de Chile representado por el compañero Juan Andrés Lagos, desde el cual se resaltó que, si bien no se cancela el proceso de reformas en nuestro país, si se interrumpe a raíz de la conquista del gobierno por parte de la derecha. A partir de aquello proponemos la necesidad de generar mìnimos programáticos que permitan la máxima amplitud y la toma de iniciativa, ambas condiciones necesarias para la victoria.

Existe optimismo y este Foro, con las fuerzas de la izquierda chilena cuya participación amplia avizora mejores condiciones de lucha futura, permiten fortalecer las bases para la convergencia en función de nuestras próximas victorias.