En Foro que se efectúa en Cuba, se relevó casos de dirigentes de izquierda perseguidos en AL. Se conoció carta enviada por Lula Da Silva.

Prensa Latina. “La XXIV edición del Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo tiene hoy una importancia táctica y estratégica contra el hegemonismo y el capitalismo salvaje”, afirmó en esta capital el delegado Juan Andrés Lagos, miembro de la Comisión Política del Partido Comunista de Chile.

“El cónclave tiene el desafío de dar un impulso, un nuevo ímpetu a esta lucha de los pueblos que todavía no termina”, declaró a Prensa Latina el jefe de la delegación del PC.

“Es necesario detener la ofensiva imperialista, el intento de refundación del capitalismo salvaje”, subrayó Lagos en el Palacio de Convenciones donde sesiona la cita que se extenderá hasta este martes. “Debemos tomar el multilateralismo como tema crucial para América Latina Y retomar con prisa los proyectos emancipadores”, enfatizó Lagos.

Consideró un elemento clave en estos momentos la unidad e integración en todos los sentidos. “El principal reto que hoy tiene el Partido Comunista de Chile -dijo Lagos- es generar una necesaria convergencia entre todas las fuerzas progresistas que están por la transformación, para evitar que la derecha se consolide, aunque ahora está gobernando el país”.

“Es vital -indicó- la reapertura de las perspectivas de las transformaciones sociales en el país que son tan necesarias”.

“La única forma de enfrentar el injerencismo de Estados Unidos, que está llegando a límites extremos, sin descartar la intervención militar directa y la generación de focos de conflictos, es la unidad”, orientó el líder comunista del país suramericano.

“En Chile -lamentó el dirigente partidista- tenemos una derecha subordinada a los intereses de Estados Unidos, y eso es un motivo más para trabajar por la defensa de la soberanía de los Estados Nacionales y el proceso de unidad e integración en la región”.

Lagos destacó la importancia de contar con el trabajo realizado por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, el extinto presidente venezolano, Hugo Chávez, el primer mandatario indígena de Bolivia, Evo Morales, el ex dignatario ecuatoriano, Rafael Correa, el de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva y el argentino Néstor Kirchner. Asimismo, recordó el legado y las enseñanzas de la dirigente comunista chilena Gladys Marín.

Solidaridad ante persecución a líderes progresistas y de izquierda

El excanciller de Ecuador Ricardo Patiño denunció este lunes en La Habana la persecución política y judicial contra líderes progresistas y de izquierda latinoamericanos y llamó al Foro de Sao Paulo a solidarizarse con esas personas.

En entrevista con Prensa Latina, durante la segunda jornada del XXIV Encuentro del Foro, Patiño advirtió que esa situación afecta a expresidentes como Dilma Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva (encarcelado), Cristina Fernández de Kirchner y Rafael Correa, así como al exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, también encerrado.

“Resulta oportuno que en este encuentro anual salgan posturas de respaldo a esos líderes”, precisó.

De acuerdo con el dirigente ecuatoriano, la cruzada “de la derecha y las fuerzas imperiales” también parece tomar forma contra el presidente boliviano, Evo Morales, y se manifiesta contra gobiernos como el de Nicaragua, país centroamericano afectado por la violencia.

“Vivimos un escenario especial, aunque no todas son malas noticias, tras el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador en México y los buenos resultados en Colombia de Gustavo Petro en los comicios presidenciales”, comentó.

En ese sentido, Patiño consideró que el regreso del Foro de Sao Paulo a la capital cubana, después de las ediciones de 1993 y 2001, brinda la oportunidad de discutir sobre las experiencias positivas y los fracasos de la izquierda de los últimos años, en medio del reintento de imponer el neoliberalismo en la región.

“Particular importancia tiene que en este encuentro articulemos estrategias de las organizaciones políticas y los movimientos sociales para contrarrestar la ofensiva imperial en América Latina y que fijemos acciones en el área mediática”, dijo.

Para el excanciller, enfrentar las campañas de prensa resulta esencial, teniendo en cuenta que a nivel local se reproducen los mensajes promovidos por la derecha desde los grandes medios estadounidenses. “Urge -subrayó- que articulemos nuestras capacidades de comunicación y fortalezcamos la labor en las redes sociales, temas que la edición 24 del Foro de Sao Paulo incluye en su programa de trabajo, en el capitalino Palacio de Convenciones”.

El caso del ex presidente de Brasil

La solidaridad internacional es muy importante para lograr la liberación del exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó este lunes en La Habana la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann.

En declaraciones a Prensa Latina, Hoffmann consideró el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo -que tiene lugar en La Habana hasta mañana- como un buen escenario para reclamar la excarcelación del miembro fundador del PT.

Lula lidera las intenciones de voto en Brasil de cara a las elecciones presidenciales del 7 de octubre y continúa en el corazón del pueblo, aseguró la abogada luego de participar en el intercambio parlamentario realizado como parte del Foro de Sao Paulo, inaugurado la víspera en el Palacio de Convenciones.

De acuerdo con Hoffmann, el apoyo a Lula de juristas, intelectuales, artistas y movimientos progresistas de varias naciones fortalece el reclamo brasileño a fin de que el expresidente pueda presentarse como candidato a los comicios.

Asimismo, denunció la persecución política a líderes progresistas de América Latina, asedios que tienen como objetivo sembrar el descrédito en los pueblos. Hoffmann citó como ejemplos las campañas mediáticas y persecuciones contra los expresidentes Cristina Fernández de Kirchner (Argentina), Rafael Correa (Ecuador) y el propio Lula.

La misiva de Lula

El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, envió hasta La Habana un mensaje para los asistentes al XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo, un espacio de concertación política para la izquierda de América Latina y el Caribe que ayudó a fundar junto al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, a comienzos de los años 90 del siglo pasado.

Tras saludar al presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, la secretaria general del Foro, Mónica Valente, y a los delegados asistentes, Lula aseguró:

 “Agradezco el apoyo y solidaridad que ustedes han dado a mi persona, a mi partido PT y a otros compañeros perseguidos por la derecha en Brasil. Esta no sabe convivir con la democracia y, con el apoyo de los medios y del poder judicial, quiere impedirnos de regresar al gobierno o recuperar la dignidad, la libertad y los derechos del pueblo brasileño.

Cuando Fidel y yo, en 1990, propusimos que la izquierda latinoamericana y caribeña debería reunirse para evaluar las profundas transformaciones que el mundo había sufrido en aquel momento con el ascenso del neoliberalismo en la economía y en la política, con el fin de los regímenes del socialismo real en la Europa oriental y el fin de la bipolaridad del sistema internacional, teníamos claridad de la importancia de la iniciativa.

Lo que no preveíamos era que el Foro de Sao Paulo fuera a crecer como creció y que consiguiera mantenerse como el más importante a mantenerse como el más importante, amplio y duradero foro de debates con relación a la izquierda latinoamericana y caribeña a lo largo de estos 28 años.

Este hecho extraordinario contribuyó a que, en el inicio del siglo XXI, varios de nuestros países implementamos programas de combate a la pobreza, participación popular e integración de nuestros países.

Sin embargo, a pesar de implementar gobiernos gobiernos que buscaron rescatar los derechos de nuestra población, principalmente las parcelas más pobres y vulnerables, gobernando para todos y generando oportunidades para que todos se beneficiasen de nuestras políticas de desarrollo nacional y regional. nuestras élites no toleran la izquierda ni el acceso del pueblo excluido a sus derechos mínimos, como alimentos, salud, educación y vivienda.

Tal vez hayamos subestimado esta intolerancia y la disposición de las élites a enfrentarnos a cualquier costo y por cualquier medio, incluso los golpes de Estado, como asistimos en Honduras, Paraguay y Brasil.

Siempre dije que si quieren disputar con nosotros que disputen políticamente, que se postulen, y nos derroten democráticamente si es el caso. Porque no les tenemos miedo y sabremos afrontarlos y discutir con el pueblo cuál es el futuro que este quiere: si es el desarrollo soberano con justicia social o el entreguismo y la concentración de renta.

 Repudiamos las sanciones aplicadas contra Venezuela y las amenazas de intervención armada hechas por el presidente de Estados Unidos, que lamentablemente la derecha en el continente no condena. Al contrario, en la práctica apoya al intentar excluir a Venezuela de los foros a los que tiene derecho a participar como la OEA o Mercosur.

Eso sin hablar de la continuidad del bloqueo criminal a Cuba y la manera como el imperialismo trata a Puerto Rico y otras islas en el Caribe.

 Las dificultades que enfrentamos hoy más que nunca requieren la presencia, las posiciones y acciones del Foro de Sao Paulo. De la misma forma, la discusión sobre la coyuntura, la importancia de las propuestas de la izquierda para enfrentar sus dificultades ampliando el diálogo con el pueblo y su participación en la búsqueda de soluciones nacionales e internacionales.

 Un elemento esencial que está puesto en este momento es la unidad de la izquierda en este enfrentamiento con las élites reaccionarias, entreguistas e intolerantes de América Latina y con el Imperialismo.

La defensa de la integración latinoamericana, no solo como una herencia de las ideas progresistas de varias épocas, es más necesaria que nunca como un factor desarrollo y de enfrentamiento a la crisis económica. Tenemos que resistir a los ataques contra los derechos sociales y laborales que ocurren en varios de nuestros países.

Nuestros partidos tienen que defender una política exterior con puntos comunes que privilegien nuestra soberanía nacional y regional, la reducción de los conflictos y una visión humanista sobre el tema de los migrantes y refugiados.

Cuando iniciamos esta tarea, nadie prometió que sería fácil, pero ya demostramos que podemos vencer e implementar cambios de suma importancia.

Sin embargo, un valor fundamental que los intereses económicos y las élites buscan reducir y someter es el Estado democrático y de derecho. Nuestro respuesta debe ser el fortalecimiento y perfeccionamiento de la democracia, para que la justicia, la libertad y la igualdad pueden prosperar plenamente.

Les deseo un buen encuentro a ustedes y quiero reafirmar mi inconformidad por estar aquí impedido de presentar este mensaje personalmente debido a la persecución política a la que estoy sometido por una condena absurda y kafkiana por un crimen que no existe.

Quieren impedirme disputar las elecciones este año, pero jamás me callarán ni me impedirán luchar por los derechos del pueblo brasileño, latinoamericano y caribeño.

 Un gran abrazo de Lula”.

 El FSP en Cuba

 Más de un centenar de partidos y organizaciones de la izquierda latinoamericana y caribeña integran el Foro de Sao Paulo, reunido en La Habana, Cuba, desde este domingo y hasta mañana martes. Están presentes más de 400 dirigentes de colectividades de América Latina y El Caribe, así como representantes de partidos de Rusia, China, de varios países europeos, africanos y asiáticos.

Esta no es la primera vez que la isla caribeña acoge el cónclave pues en 1993 y 2001 recibió a los participantes de su cuarta y décima ediciones, respectivamente.