Más de 400 delegados de partidos de toda América Latina y El Caribe. Llamado a la unidad de fuerzas progresistas y de izquierda.

Agencias. Partió en el Palacio de las Convenciones en La Habana, Cuba, el XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo, con la participación de más de 400 delegados e invitados de partidos progresistas, populares y de izquierda de América Latina y El Caribe, representantes de movimientos y organizaciones sociales, y de organizaciones de izquierda de Europa, África y Asia, especialmente delegaciones de Rusia y China.

La inauguración fue presidida por José Ramón Machado Ventura, segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Mónica Valente, Secretaria Ejecutiva del Foro de Sao Paulo y Gleisi Hoffman, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil.

Estuvieron presentes en la inauguración el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y otras autoridades del Estado y el Gobierno cubanos, coordinadores de las secretarias regionales del Foro e invitados especiales como el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonzalves y los ex presidentes Dilma Rousseff de Brasil y Manuel Zelaya de Honduras, y el luchador independentista puertorriqueño, Oscar López Rivera. El evento está cruzado por la reivindicación del ideario de Fidel Castro y Hugo Chávez.

“Este XXIV Encuentro en La Habana puede tener la misma importancia histórica que cuando surgió en los años 90. Los desafíos son muchos, pero trabajaremos bajo el más profundo compromiso con la unidad de la izquierda, bajo las ideas del Consenso de Nuestra América y por la integración de los pueblos, fuerzas partidistas y movimientos sociales. Tengo la convicción de que venceremos”, dijo Mónica Valente.

José Ramón Balaguer, encargado internacional del Partido Comunista de Cuba (PCC) se refirió a uno de los puntos de reflexión y debate de esta versión del FSP: “Es decisión de la máxima dirección de nuestro Partido, contribuir a que este nuevo intercambio de las fuerzas de izquierda del continente concluyan con acuerdos prácticos, y con una mayor conciencia colectiva sobre la necesidad de avanzar en la construcción de la más amplia unidad continental”.

Añadió que “esa unidad continental no solo es esencial para enfrentar la actual ofensiva del capital transnacional, orientada a controlar los recursos naturales y el destino político de nuestros pueblos, sino para preservar los espacios de poder alcanzados, y asegurar la solidaridad que necesitan las experiencias políticas y de gobierno que persisten en avanzar por caminos diferentes a los pautados por los defensores del capitalismo”.

En La Habana se ha destacado que el FSP fue fundado a comienzos de los años 90 del siglo pasado por Fidel Castro, y el ex presidente de Brasil, Luiz Inácio “Lula” da Silva, y que el organismo sesiona en un contexto de ataques contra las fuerzas progresistas y de izquierda.

La secretaria ejecutiva del Foro, en la sesión inaugural, reconoció que mucho de lo que se sufre en la actualidad se debe a “nuestros propios errores, sin embargo, no se puede dejar de considerar también que “esa brutal contraofensiva es una reacción del capitalismo en su forma más salvaje, con alto grado de concentración de capitales en las trasnacionales”. Enfatizó Mónica Valente que “en política, resistir vale tanto como arremeter”.

Pablo González, del Frente Amplio de Uruguay, dijo que existen “desafíos nuevos” y es necesario “construir respuestas” efectivas. “Nuestra incapacidad de discutir estos temas es una ventaja para la derecha”, añadió, tras resaltar la importancia del Foro como un espacio de concertación entre todas las fuerzas de izquierda.

Juan Andrés Lagos, miembro de la Comisión Política del Partido Comunista de Chile, indicó que ante la intentona de ofensiva del neoliberalismo y las fuerzas conservadoras en la región, hay que insistir en retomar la iniciativa desde el mundo progresista y de izquierda, y trabajar por la unidad y la solidaridad entre esas fuerzas.

La delegada italiana Ana Campos Silveiro explicó que, del lado europeo, el problema mayor es una integración bajo presupuestos económicos, militares y comerciales, y no sobre la base de la justicia y la democracia. Denunció que su país cuenta con más de 300 bases militares de Estados Unidos y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lo que implica un tipo nuevo de colonización y subordinación.

“Hay que tener más coraje para proponer modelos diferentes”, dijo Campos, quien criticó a la socialdemocracia europea por plegarse a los intereses económicos del gran capital.

Cuba y Latinoamérica constituyen referencias para la izquierda alemana, aseguró en Berlín la diputada alemana Heike Haense, quien viajó a Cuba a participar en el Foro.

La vicepresidenta del Partido de la Izquierda (Die Linke) en Alemania se refirió a sus expectativas con el Foro, a las relaciones parlamentarias con la nación caribeña y con la izquierda latinoamericana, en entrevista exclusiva para Prensa Latina antes de partir a la cita.

Haense preside el Grupo de Amistad Parlamentario Alemán para Centroamérica y El Caribe que participa en el XXIV Encuentro Anual del Foro de Sao Paulo.En su opinión, este encuentro continúa siendo el más importante en el continente americano para medir y realizar el inventario actual del desarrollo de la izquierda en el Gobierno o la oposición.

El politólogo argentino Atilio Borón llamó a relanzar a la izquierda en América Latina a partir de la plataforma que representa el Foro de Sao Paulo. En declaraciones a Prensa Latina, el intelectual advirtió que la reunión de tres días con sede en el Palacio de Convenciones debe servir como escenario de relanzamiento, en un contexto marcado por la arremetida de la derecha, la cual ha regresado al poder por diversas vías en varios países de la región.

De acuerdo con Borón, el momento actual se caracteriza por una pérdida de impulso en algunos procesos del llamado nuevo ciclo de la izquierda latinoamericana, etapa que comenzó con el triunfo electoral de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales de 1998 en Venezuela. Después del impulso en las dos últimas décadas, vemos que Venezuela enfrenta una guerra económica y un bloqueo, ataques contra la Revolución cubana, el golpe de Estado en Brasil y la derrota en Argentina, entre otras dificultades, precisó.

Sin embargo -comentó- el reciente triunfo de Andrés Manuel López Obrador en México y el buen resultado electoral en Colombia de Gustavo Petro, abren perspectivas enormes. “Esto nos hace pensar que estamos tal vez en víspera de un relanzamiento del ciclo progresista y de izquierda en América Latina”, subrayó.

Para Borón, el XXIV Encuentro del Foro de Sao Paulo constituye el momento oportuno para ratificar los avances y revisar los errores. “Lo fundamental es que en este foro en La Habana realicemos un ejercicio de autocrítica que nos permita ver lo que hemos hecho bien y lo que no hemos hecho, si logramos algo así, podríamos estar absolutamente satisfechos”, insistió.

Con información que se tenía hasta el cierre de estos despachos, Chile está representado en esa versión del Foro de Sao Paulo por delegaciones del Partido Comunista (Juan Andrés Lagos, Claudia Pascual, Javiera Reyes, Boris Barrera, Camilo Sánchez), el presidente del Partido Progresista (PRO), Camilo Lagos, junto a otros dirigentes de la colectividad, la presidente de Poder Ciudadano, Karina Oliva, y diputada de esa organización, Claudia Mix, el ex ministro Víctor Osorio (Izquierda Ciudadana), entre otros dirigentes.

En el FSP, por Chile, participan hace varios el PC, PS, el Partido Humanista, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Revolución Democrática, el Partido del Socialismo Allendista, Izquierda Ciudadana y el MAS.

Foto: Cubadebate