Énfasis en derechos sociales de la población. Se abordan nuevas realidades en áreas como la economía.

Equipo ES. En Cuba se dieron a conocer aspectos de las propuestas de nueva Constitución de este país, en la idea de transitar hacia modificaciones sustanciales de su institucionalidad y responder a realidades, condiciones y desafíos de estos nuevos tiempos del siglo 21.

Se plantearon aspectos como definir “al Estado cubano como un Estado socialista de derecho, democrático, independiente y soberano, organizado con todos y para el bien de todos, como república unitaria e indivisible, fundada en el trabajo, la dignidad y la ética de sus ciudadanos, que tiene como objetivos esenciales el disfrute de la libertad política, la equidad, la justicia e igualdad social, la solidaridad, el humanismo, el bienestar, y la prosperidad individual y colectiva”.

También se definió que “la propuesta realza la supremacía de la Constitución dentro del ordenamiento jurídico y la obligatoriedad de su acatamiento y cumplimiento por todos, así como el imperio de la ley en la actuación de los órganos del Estado, sus directivos y el pueblo”.

El texto reafirmó “el carácter socialista de nuestro sistema político, económico y social, así como el papel rector del Partido Comunista de Cuba como fuerza dirigente superior de la sociedad y el Estado”.

En la línea de lo que vienen siendo contenidos del proceso cubano, se sostiene “la promoción de un desarrollo sostenible que asegure la prosperidad individual y colectiva, trabajar por alcanzar mayores niveles de equidad y justicia social, así como preservar y multiplicar los logros de la Revolución”.

En modificaciones o adaptación a nuevas realidades, el texto de nueva Constitución plantea aspectos como que “el sistema económico…mantiene como principios esenciales la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción y la planificación como componente principal de dirección, a lo que se añade el reconocimiento del papel del mercado y de nuevas formas de propiedad, entre ellas la privada, en correspondencia con la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, resultado de la consulta con amplios sectores de la sociedad”.

Y se indicó que se “ratifica constitucionalmente la importancia de la inversión extranjera para el desarrollo económico del país, con las debidas garantías”.

En el ámbito social se ratificó “el acceso y la gratuidad en cuanto a la atención, protección y recuperación de los servicios de salud, así como en la educación, desde la enseñanza preescolar hasta la universitaria de pregrado, remitiendo a la ley el modo en que estos derechos pueden desarrollarse”. Se indicó que habrá “reconocimiento constitucional de otros derechos esencialmente en materia de justicia y el debido proceso, entre ellos, la presunción de inocencia; la reinserción social de las personas privadas de libertad; ser tratados con respeto a su dignidad e integridad síquica, física y moral, así como ser procesado y condenado por tribunal competente, independiente, imparcial y preestablecido legalmente”.

Además, en la propuesta de nueva Constitución, se ratifica “los derechos relativos a la libertad de profesar o no creencias religiosas, a cambiarlas y a practicar la de su preferencia con el debido respeto a otros credos y de conformidad con la ley…Establece la obligación del Estado, la sociedad y las familias de proteger y asistir a los adultos mayores, así como la atención requerida por las personas discapacitadas para su rehabilitación y el mejoramiento de la calidad de vida…El contenido del derecho de igualdad adquiere mayor desarrollo, al incorporar a los ya existentes, entre otros, la no discriminación por identidad de género, origen étnico y discapacidad”.

En un factor institucional de funcionamiento de la conducción del país, el nuevo documento sostiene: “Se instituye la figura del Presidente y Vicepresidente de la República”. Y se explicó que “el Presidente ostenta la condición de jefe de Estado, es elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular, entre sus diputados, por un periodo de cinco años, y puede ejercer ese cargo hasta dos mandatos consecutivos, luego de lo cual no lo puede desempeñar nuevamente”.

En relación a lo que será el cambio de Constitución en Cuba, se recordaron palabras del ex jefe de Estado, Raúl Castro, cuando sostuvo la necesidad de “dejar atrás el lastre de la vieja mentalidad y forjar con intencionalidad transformadora y mucha sensibilidad política la visión hacia el presente y el futuro de la Patria, sin abandonar, ni por un instante, el legado martiano y la doctrina del marxismo-leninismo que constituyen el principal fundamento ideológico de nuestro proceso revolucionario”.

Además, se señaló en la isla que mucho de lo que se discute en torno de los cambios constitucionales tiene que ver con el largo debate y análisis de los definidos como “Lineamientos de la Política Económica y Social” que tienen que ver con el desarrollo del país y el garantizar derechos sociales.

Foto: Granma