Nos asiste la convicción, que sólo el ejercicio de un periodismo ético y responsable, nos conducirá a una sociedad libre de toda manipulación, distorsión y deslealtades.

Margarita Pastene

Presidenta del Colegio de Periodistas de Chile

Celebramos hoy el Sexagésimo Segundo Aniversario del Colegio de Periodistas de Chile, creado el 11 de julio de 1956, siendo uno de sus fundadores don Juan Emilio Pacull, quien además le dio categoría universitaria a nuestra profesión. Es  por eso que en esta misma fecha celebramos también el DÍA DEL PERIODISTA.

Permítame destacar la labor visionaria de Juan Emilio Pacull, Premio Nacional de Periodismo. Él sabía de la trascendencia, del significado y  sentido de nuestra profesión, la que tenía que pasar de ser un oficio, a ser una profesión universitaria, promoviendo la creación de las Escuelas de Periodismo… y le dio al Colegio, en tanto organización de derecho público, la misión de velar por el más irrestricto respecto por el ejercicio profesional, tarea a la que no podemos renunciar.

Es por eso que saludo hoy al Colegio de Matronas y Matrones de Chile, que se han visto en la obligación de convocar a una huelga nacional de su gremio, al constatar que se están conculcando desde el Estado su legitimidad como profesión, tan delicada, dejándola de manera irresponsable en manos de quienes no han cumplido con una formación especializada para ejercerla.

Quienes abrazamos la profesión de periodistas con vocación y convicción de servicio público, nos sentimos representados/as en nuestro Colegio  que nos une y nos fortalece como profesionales organizados/as y continuadores del legado de Juan Emilio Pacull.

Nuestra orden profesional desde su creación, ha tenido siempre como propósito principal la defensa de la plena libertad de expresión, de prensa y de información, en el marco del respeto integral de los derechos humanos, principios consignados en los estatutos que rigen nuestra institución.

Nuestros principios y convicciones se han mantenido intactos, a pesar de las vicisitudes, permitiéndonos asumir un rol relevante en la recuperación de la democracia para nuestro país, a través de una cruzada irrenunciable por la libertad de expresión. Fueron momentos sin duda difíciles para nuestro gremio, porque, en tiempos de dictadura, muchos de nuestros colegas fueron perseguidos, encarcelados y asesinados.

Al celebrar hoy un nuevo Aniversario, reiteramos nuestro compromiso por el fortalecimiento de nuestro gremio, honrando su memoria.

“El Periodismo es una cuestión de moral y conciencia, siendo la credibilidad nuestro gran capital”, afirmó nuestra colega  Patricia Politzer, al recibir el Premio Lenka Franulic que otorga anualmente la Asociación Nacional de Mujeres Periodistas.

Y en ese sentido, insistimos en la ética periodística, como un eje fundamental, en el ejercicio de nuestra profesión.

Creemos que los tiempos que corren, nos insta a perseverar en este importante tema. Por eso es que realizamos el Primer Encuentro Nacional de Capacitación sobre ética periodística y sobre el funcionamiento de los Tribunales de Ética y Disciplina de nuestro colegio.

En este encuentro, al que asistieron periodistas colegiados, en representación de 15 regionales, desde Arica a Magallanes, nos comprometimos a analizar, en un futuro cercano, y de manera colectiva, el actual código de ética, vigente desde abril de 2015.

En estos últimos tres años, se han visibilizado temas que nos parecen urgentes de abordar desde una perspectiva ÉTICA, como  la violencia a las mujeres, la vulneración de los derechos de niños, niñas y adolescentes, el trato vejatorio y discriminador hacia inmigrantes, entre otros.

Nos asiste la convicción, que sólo el ejercicio de un periodismo ético y responsable, nos conducirá a una sociedad libre de toda manipulación, distorsión y deslealtades.

Por el bien de la ciudadanía, por la sincera intención de avanzar hacia una sociedad más democrática, tenemos que perseverar para que la dramática experiencia vivida en nuestra historia reciente, con la tergiversación de los hechos y el grave ocultamiento de la verdad en medios de comunicación, no vuelva ocurrir.

Por lo mismo, creemos que es prioritario, persistir en la restitución de la tuición ética a los colegios profesionales, de lo que fuimos despojados durante la dictadura cívico-militar. Esta tarea nos parece de la mayor relevancia y trabajaremos mancomunadamente en ello, a través de la Federación de Colegios Profesionales del país, institución a la cual pertenecemos.

Esperamos que el proyecto de ley que está aún estancado en el Congreso, se haga realidad y nos permita avanzar  en un marco legal para regular debida y oportunamente el ejercicio del periodismo y de todas las profesiones del país.

Durante el Seminario de Ética realizado en Valparaíso, la pregunta recurrente fue si el Código de Ética, si el trabajo de los Tribunales de Ética tienen una relación vinculante, con alguna norma jurídica que permita darle sentido a este esfuerzo. La respuesta es No. Es una deuda pendiente que debemos asumir con mayor fuerza y coraje.

Acorde a estos principios, tenemos otras tareas que son ineludibles… como promover la incorporación del Derecho Humano a la Comunicación, en una nueva  Carta Fundamental, y la promulgación de una Ley que garantice el pluralismo informativo en el país.

Y no nos quedamos en las intenciones: con gran éxito realizamos ya el primero de tres Foros Ciudadanos, poniendo en el centro de la discusión, la urgencia de  democratizar el sistema medial chileno. Chile requiere una Ley que impida la concentración económica e ideológica de los medios, que fortalezca y garantice la existencia de medios públicos y comunitarios, que asegure las libertades de expresión y prensa, porque sólo de ese modo tenemos la posibilidad real de  poner  frenos y contrapesos al poder.

La Ley que promovemos debe considerar además el respeto irrestricto al derecho laboral para trabajadoras y trabajadores de los medios de comunicación. Pensamos que para que haya verdadera libertad de prensa, debemos exigir un trabajo digno, salario justo, jornada de trabajo claramente establecida y acorde a la tarea que se deba cumplir; trato respetuoso -libre de discriminación y atropello-; contrato seguro, ajustado a la ley y que no esconda subterfugios que vulneren la seguridad laboral e impida el derecho a la sindicalización.

Las transformaciones que ha experimentado y experimenta la sociedad chilena, en cuanto a cambios estructurales, han surgido desde la esfera pública, en las calles, con la fuerza de la ciudadanía que ha logrado imponer un ritmo distinto, al de la esfera política.

No obstante, para profundizar la democratización del espacio público y avanzar en estas transformaciones, es necesario despejar todas aquellas cortapisas que interfieren, distorsionan, limitan y enredan el debate social. Las luchas sociales se deben reforzar desde el pluralismo informativo, del cual debiera emanar ese ejercicio social de intercambio fluido de información, libre de cualquier restricción.

Necesitamos como país, un sistema medial constituido por múltiples propuestas informativas, en el que la prensa adquiere el rol de mediador de la realidad, en tanto actor político, para que la ciudadanía y las autoridades dialoguen sobre la base de una información veraz y oportuna, alejada de manipulaciones, montajes y distorsiones.

En una sociedad democrática, el control social sobre los procesos del poder se inicia en el nivel de conversación, en los espacios propios de ciudadanas y ciudadanos. Las dificultades para que fluya esta conversación, puede terminar limitando las posibilidades objetivas de la organización social y… entonces algo no estará resuelto para la consolidación de la democracia: está en juego la esencia de ella, es decir la libertad de expresión y el pluralismo informativo.

Resulta muy fácil resolver la dicotomía entre desarrollo capitalista y democracia, con la puesta en acción de una estrategia informativa homogénea, en una sola dirección…y entonces, las personas carecen de elementos para comprender su entorno y activar su legítimo derecho a la información y a la participación a la información. Tenemos que contribuir a la conformación de una ciudadanía opinante, porque allí está el verdadero sentido de nuestra profesión.

El pluralismo informativo es un factor definitivamente, clave. Las audiencias lo saben, lo dicen. El pluralismo informativo emerge como un principio valorado por las audiencias -según encuesta reciente del Consejo Nacional de Televisión- las que tienen una opinión crítica sobre la representación que hace la televisión y la visibilidad que entrega a diversos actores de la sociedad.

Las audiencias son capaces de reconocer que existen algunos favorecidos y otros desfavorecidos, tanto respecto de su imagen, como del tiempo que les dedica la pantalla.

Es por eso que necesitamos debatir, a la luz de estudios que no pueden quedar en los anaqueles ni del Consejo, ni de los canales de televisión, ni menos en los estantes de las Escuelas de Periodismo, ni de nuestro Colegio de Periodistas.

Estos estudios deben orientar a los informativos de televisión, porque contienen aspectos relevantes de lo que están demandando las audiencias, no siempre en consonancia con lo que se informa.

El periodista mexicano Javier Esteneau dijo con certeza, “existe un abismo entre lo que aseguran los medios y lo que demandan los públicos de medios, a la hora de generar las pautas y contenidos informativos”.

Este resultado de la encuesta nacional de televisión, que nos ha motivado para este debate, adquiere mayor relevancia, ya que constata que chilenos y chilenas nos informamos a través de la televisión, principalmente a través de los noticieros. Más detalles nos entregará pronto, Alejandra Philippi…

Este debate Pluralismo Informativo en la televisión, en la representación de los actores sociales, constituye una instancia importante para nuestros Colegio, y agradezco mucho a Consuelo, Michael, Pablo, a Paulina y a Claudia, por colaborar con nosotros y entregarnos su visión sobre este tema.

La televisión abierta es un espacio público en el que todos y todas participamos y la crítica responsable y honesta que surge desde la audiencia, conforma en definitiva una demanda para que se tenga en cuenta el rol que ocupan los canales de televisión, en la esfera pública.

Estimadas y estimados,

A nombre del Consejo Nacional del Colegio de Periodistas de Chile, en el día de nuestro ANIVERSARIO, en el DIA DEL  PERIODISTA, reitero mis más afectuosos saludos a quienes nos acompañan hoy.

Saludamos con gran afecto también,  a quienes, a lo largo y ancho de nuestro país, ejercen esta hermosa profesión con enorme  responsabilidad social en diversos medios de comunicación, en instituciones públicas y privadas, a quienes están insertos en el ámbito académico, a colegas que hoy cumplen importantes y trascendentales tareas públicas, en el gobierno, en el Congreso, en diversas organizaciones sindicales y gremiales y a quienes se encuentran en el exterior.

Todas y todos representan el periodismo chileno. Sentimos verdadero orgullo por quienes enaltecen nuestra Orden y señalan el buen camino a las generaciones futuras. Chile necesita de un periodismo ético, responsable y de la más alta credibilidad.

Tenemos plena confianza en los y las jóvenes que atraídos/as por los principios que rigen nuestra Orden, se han incorporado al Colegio con entusiasmo y convicción.

El Colegio necesita de todos y todas. No les ofrecemos nada…solo y nada más que un espacio para que juntos, fortalezcamos nuestro gremio que alza la voz ante la injusticia y defiende valores intrínsecos de toda democracia, como los derechos humanos, la libertad de expresión e información.

Feliz Aniversario

Feliz Día del Periodista, a todas y todos

MUCHAS GRACIAS