Bárbara Figueroa tendrá encuentros con parlamentarios. Nuevas normas para jóvenes trabajadores y salario mínimo, en las prioridades.

Patricia Ryan. Periodista. Preocupación hay en la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) por medidas e iniciativas que está tomando el Gobierno, en particular a través de los ministerios del Trabajo y Previsión Social y de Hacienda.

De hecho, durante los primeros días de esta semana la presidenta de la multisindical, Bárbara Figueroa, acompañada de otras y otros dirigentes sindicales, hará una ronda por distintas Bancadas Parlamentarias en el Congreso Nacional para exponer temas que inquietan a la CUT, y al mismo tiempo exponer las posturas que existen respecto a varios asuntos del mundo del trabajo que están en juego estas semanas y que tienen repercusión a futuro.

La idea es interiorizar a los parlamentarios sobre contenidos de medidas que se están tomando y exhibir los argumentos de la organización. Varias de las iniciativas que instala el Gobierno de derecha tienen que ser analizadas, discutidas y votadas en el Parlamento.

Precariedad para jóvenes trabajadores

Uno de los asuntos inmediatos a tratar con los parlamentarios y que tiene prioridad en la organización sindical nacional, es el proyecto promovido por el Gobierno de derecha respecto al trabajo juvenil (Estatuto para Jóvenes) y que, sobre todo, instalaría, de acuerdo con representantes sindicales y expertos laborales, una situación de flexibilidad y precariedad laboral para los jóvenes, sobre todo estudiantes que tengan que trabajar.

En el ámbito sindical se considera que la iniciativa gubernamental tiende a vulnerar en trabajadores jóvenes aspectos relacionados con el fuero sindical, fuero maternal, descansos legales, derecho a indemnización, sustitución de empleados.

El desafío del salario mínimo

También la CUT prosigue las gestiones y diálogos respecto al salario mínimo, en la idea de que el piso sea que todos los asalariados no queden, en base a sus ingresos, bajo o en la línea de pobreza. Se reivindica la necesidad de salarios justos y dignos, en medio de estudios, como de la OCDE, que indican que Chile es uno de los países con peores sueldos. La multisindical levantó la consigna de “Chile necesita un salario justo”.

En esa línea, la directiva de la CUT persiste con sus argumentos frente a las autoridades de Hacienda y Trabajo, con malas señales desde esos ministerios en el argumento de que no habría recursos ni condiciones en el mundo empresarial y patronal para pagar sueldos de unos 400 mil pesos como se pide desde el ámbito de los trabajadores.

Responsabilizar a sindicatos

Otro tema que provoca no sólo inquietud sino también molestia en la multisindical, es la tesis que desea instalar el Gobierno y las entidades del gremio patronal, en cuanto a que los miles de despidos de los meses recientes y la baja en empleo, se debería a acciones sindicales, huelgas y negociaciones colectivas.

Desde la CUT se dice que ello es la construcción de una falsedad para esconder problemas de gestión empresarial, débiles políticas gubernamentales,  y querer deslegitimar a los sindicatos y las movilizaciones de los trabajadores.

También en la organización de los trabajadores hay un seguimiento respecto a los contenidos que tendría el proyecto de reforma previsional que estaría presentando el Gobierno, donde es vital conocer cómo se enfrentará la baja de las pensiones.

Todos estos temas, por cierto, fueron analizados a profundidad en un Consejo Directivo Nacional Ampliado que efectuó la Central Unitaria de Trabajadores el viernes recién pasado, con asistencia de dirigentes de todo el país. Ahí se abordaron temas como el fortalecimiento de la seguridad social, el avanzar hacia la reducción de la jornada laboral semanal a 40 horas, reformas a la ley de mutuales, crear una Mesa de Protección del Empleo, y se recordó que este año se cumplen 30 años de la creación de esta organización.