Se considera un Mundial de Fútbol extraño, con potencias futboleras eliminadas y la sorpresa de equipos “no favoritos”.

Equipo ES. En efecto, parece que este será un Mundial de Fútbol extraño. Tan así, que es posible que la final de Rusia 2018 la jueguen Bélgica y Croacia, dos equipos en la lista de “no favoritos”.

En un escenario raro, imprevisto, que rompió ciertas reglas y tendencias tradicionales del fútbol internacional, quedaron eliminados Alemania, Argentina, Brasil, España, Uruguay y ni hablar de seleccionados como el de Italia que ni siquiera llegaron a las canchas rusas.

El martes se verán las caras Francia y Bélgica y el miércoles Inglaterra y Croacia. Está en juego si la final la disputarán ” dos grandes” como Francia e Inglaterra o se meterá uno o dos equipos que no forman parte del grupo de las potencias futboleras.

Comentaristas, eso sí, señalan que los belgas y croatas mostraron cartas no sólo novedosas, sino efectivas. Ofensivas rápidas y penetrantes, defensas consolidadas, fortaleza anímica. Jugadores que se creyeron ser opción ganadora.

Errores, debilidades y fallas estratégicas de equipos como Alemania y Argentina trazaron la derrota de seleccionados poderosos.

En este marco, por lo demás, se dio el caso de una Rusia 2018 sin ningún equipo de América en semifinales y finales del Mundial.

Lo que ya instaló el análisis de por qué ocurrió eso, si hay una crisis o falla estructural en los diseños tácticos del fútbol latinoamericano, lo que incluye la revisión del tipo de entrenadores que se contratan.

Y, en contra parte, lo que puede ser un despegue y un éxito de fórmulas de países como el caso de belgas y croatas.

Pero en el fútbol, todo es remontable y puede ser fugaz.

Ahora, a esperar si realmente este Mundial Rusia 2018 se consagrará como el Mundial raro y sorpresivo.