Bárbara Figueroa dijo que el Ejecutivo crea climas de tensión para retardar el diálogo y no negociar un reajuste salarial que logre superar la línea de la pobreza.

Radio Nuevo Mundo. La presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Bárbara Figueroa, acusó al Gobierno de generar un clima de tensión política, para evadir las negociaciones con el mundo sindical, respecto al reajuste del salario mínimo.

La dirigenta lamentó que el Gobierno atribuya el bajo crecimiento económico a que los sindicalistas avanzaran en una reforma laboral, pese a no cumplir con todas las expectativas de los trabajadores, ni las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo en la materia.

“Mientras más se demore el debate con el mundo sindical, efectivamente, eso también acota los diálogos con el Parlamento y en eso el Gobierno está en un zapato chino, porque quiere avanzar para construir acuerdos, pero lo hace con estos climas raros, con climas de tensión, que por un lado nos dice que están llano, pero por otros nos dan con el garrote y nos dicen que el culpable de todos los males es el avance de las reformas sociales del Gobierno anterior”, recalcó Figueroa.

Además, denunció que el Gobierno busca responsabilizar nuevamente a los sindicatos de su incapacidad de revertir el cuadro económico, marcado por la baja del cobre a nivel internacional.

Sin embargo, la líder de la multisindical aclaró que la derecha ya no puede atribuir el bajo crecimiento económico a la reforma laboral y tributaria, como lo hizo siendo oposición al Gobierno de Michelle Bachelet.

“Ellos instalan que el país no crece porque la oposición no hace las cosas bien y crean un clima que busca blindar al Gobierno y nos acusan a los trabajadores de exigir mucho cuando es la incapacidad de ellos de que no quieren negociar”, señaló.

La presidenta de la CUT señaló que a cuatro meses de asumido este Gobierno, el crecimiento económico no se está disparando, ni el acceso al trabajo va en aumento, como fue la gran promesa de campaña de Sebastián Piñera.

Bárbara Figueroa informó que por el contrario, el cierre de empresas y los despidos masivos han ido de la mano con el estancamiento de los salarios, según alertó la OCDE en un informe sobre perspectivas de empleo.

“El Gobierno prometió crecimiento y más empleo, ese fue el caballito de batalla, pero a cuatro meses ni el crecimiento se dispara ni el empleo crece, al contrario, se cierran empresas y por tanto estamos en un momento de estancamiento de salario”, expuso.

Asimismo, Bárbara Figueroa explicó que el gran debate es si el empleo que se va a crear en Chile es de calidad o va en la línea del escenario actual, marcado por el trabajo precario, sin protección social y con mayor flexibilidad, como denuncia la OCDE.

También, criticó que el Presidente Sebastián Piñera insista en que el estancamiento económico responde a las políticas de justicia social y reformas impulsadas bajo la administración de Michelle Bachelet y dijo que el debate sobre cómo superar la línea de la pobreza y avanzar en trabajo decente, requiere del diálogo del Gobierno con el mundo sindical, sin embargo el ejecutivo aún no ha sido capaz de generar las instancias de negociación, ni respuestas concretas a sus demandas.