Teillier cuestionó exclusiones dentro de la oposición. Habló de la Conferencia del PC, de la sequía legislativa, del tema laboral y de episodios en la región.

Hugo Guzmán. Periodista. En entrevista con ElSiglo.cl, Guillermo Teillier abordó temas coyunturales y de paso trazó una idea de lo que se viene con la Conferencia Nacional del Partido Comunista, del cual es presidente.

Advirtió que dentro de la oposición hay sectores que quieren establecer un “anillo de los elegidos”, dejando fuera a “excluidos” a los que sólo se convocaría para ganar elecciones, nada más. Teillier estableció: “La pregunta es qué va a prevalecer, la posición unitaria, sin tapujos ni exclusiones que se fortalece en la base ciudadana y social y de los propios partidos o las posiciones ambiguas y excluyentes que se tratan de imponer desde algunos sectores políticos”.

También expresó preocupación por lo que está ocurriendo en el mundo laboral, con aumento de despidos y proyectos de flexibilización en derechos. “Será necesario levantar una barrera ante los intentos de precarizar más las condiciones de los trabajadores chilenos”, indicó.

Al hablar de América Latina estableció que no hay un repliegue de la izquierda y el progresismo y puso varios ejemplos que darían cuenta de que lejos de una consolidación de la derecha, hay un “avance de fuerzas sociales y políticas progresistas y de izquierda”. Sobre la insistencia de partidos de derecha de meter al PC en temas de procesos de otras naciones, como Venezuela o Nicaragua, Teillier aseveró que ese sector usa “conflictos en otros países para convertirlos en factor para la división de fuerzas opositoras en Chile”.

Algunos dirigentes de la oposición le andan haciendo la cruz al PC, lo ponen como piedra de tope para acuerdos o alianzas. ¿Cómo toma esa situación?

Aún no he conversado con los presidentes recién electos del Partido Demócrata Cristiano (PDC) y el Partido Por la Democracia (PPD) y no tengo una versión directa de sus posiciones. Me da la impresión que en esos partidos existen tensiones respecto a cómo asumir una política de alianzas políticas, si hacerlo con todos los partidos de centro izquierda o excluyendo a algunos, salvo en los eventos electorales en los cuales nos dicen que podríamos estar todos. Nos están diciendo al PC y al Frente Amplio que podemos ir todos juntos a la elección presidencial, elegir un Gobierno, pero no todos podrían participar de este. Un círculo interior de “elegidos” en el Gobierno y fuera de ese anillo los otros, los excluidos, solo apoyando desde fuera. Poner así las cosas deja a la derecha en las mejores condiciones para continuar cuatro años más en el Gobierno, en las alcaldías y en las gobernaciones regionales. Y podría también abrir la posibilidad de que fuera de ese “anillo de elegidos” se conformara una tercera vertiente no dispuesta a participar como comparsa y solo para dar sustento a los cálculos meramente electoralistas de algunos. Creo que Chile necesita algo distinto, muy distinto. Por ahora se observa que dirigentes, militantes, parlamentarios, alcaldes, concejales, dirigentes sociales de todos los partidos de oposición hacen esfuerzos por llegar a acuerdos tras objetivos concretos frente a la coyuntura y en una búsqueda de cómo seguir avanzando hacia el futuro de manera unida, lo que consideramos estratégico frente a una eventual definición con la derecha. La pregunta es, qué va a prevalecer, la posición unitaria, sin tapujos ni exclusiones que se fortalece en la base ciudadana y social y de los propios partidos o las posiciones ambiguas y excluyentes que se tratan de imponer desde algunos sectores políticos.

Sequía legislativa y avanzar a sistema unicameral

Al Gobierno se le acusa de “sequía legislativa” y el Gobierno respondió que hay “obstruccionismo” de la oposición. ¿En qué estamos en estos momentos con la agenda legislativa?

Hay sequía legislativa. No tengo dudas que el Gobierno enviará varios proyectos, pero se ha demorado y hay temas en los que se ha perdido un precioso tiempo legislativo. Por qué la demora, porque no es el Gobierno tan eficiente del que se ufana la derecha, reconocido por algunos de ellos mismos, y porque está construyendo proyectos dirigidos a desandar el camino de reformas del Gobierno anterior y para ello necesita comprometer votos en el Congreso donde está en minoría. Ya está atrasado el envío del proyecto sobre reajuste del salario mínimo y la Reforma Tributaria y la Reforma Laboral, sin duda están en la mira del Gobierno y el gran empresariado para adecuarlas a sus intereses.

¿Usted cree que el Gobierno tendrá votos de la oposición para aprobar cambios a las reformas laboral y tributaria?

Bueno, el rechazo de la acusación constitucional al Ministro de Salud da que pensar que en las bancadas de oposición ya hay parlamentarios dispuestos a votar sí o sí por el Gobierno. No todos los que votaron contra la acusación, pero que los hay, los hay.

¿Cómo responde el PC en concreto a esto, tiene proyectos?

En contra parte al Gobierno, estamos haciendo esfuerzos por vitalizar la agenda legislativa. Hemos planteado, por ejemplo, coordinar una agenda con otros partidos de la oposición. Tenemos varios proyectos como bancada en tema mujer, ahí estamos por la suma urgencia a la iniciativa de vida sin violencia para las mujeres; en lo laboral, de vivienda, adultos mayores, el litio, pesca, el acceso del pueblo a ver el fútbol en televisión abierta, pero hay otros que nos interesan sobre pueblos originarios, de género, sobre la niñez, previsión. Esperamos la priorización que hagan las bancadas PPD, PS, PC la semana que viene y que ha anunciado una agenda propia ante la sequía legislativa del gobierno.

¿Ustedes están de acuerdo en bajarse los sueldos, en volver a 120 diputados?

Esto lo planteamos como Partido antes de llegar al Parlamento, fuimos de los primeros en proponerlo como diputados y seguimos con el mismo planteamiento, estamos por rebajar los sueldos de los diputados. Rechazamos la idea conservadora de volver a 120 diputados, porque la Cámara de Diputados es evidente que hoy es más representativa y diversa. Estamos más bien por seguir impulsando nuestra idea de un sistema unicameral. Es decir, terminar con este sistema bicameral de Senado y de Cámara de Diputados, creemos que es un proyecto realmente transformador. Se reduce gastos pero lo más importante, aumenta la eficacia de la labor legislativa.

Contenidos y cambios en Conferencia PC

Se viene una Conferencia Nacional del PC. ¿Para qué se hace, cuáles serán los temas?

Sería largo enumerar temas, pero su propósito es terminar el análisis de las causas de la derrota política electoral, poner de relieve los avances logrados por el Gobierno en el que participamos y establecer los lineamientos políticos y programáticos hacia el futuro mediato e inmediato. Vivimos un  nuevo momento político, somos oposición a un Gobierno de derecha, y en el plano latinoamericano enfrentamos la agudización de las políticas intervencionistas del Gobierno de (Donald) Trump y el alineamiento con esas políticas de la derecha y sectores socialdemócratas y socialcristianos, con el propósito de evitar la convergencia de grandes mayorías nacionales y limitar los procesos de reformas sociales y políticas a los marcos que impone el modelo neoliberal. Significa también un resquebrajamiento de la integración de los países de centro y sur América.

¿Esa Conferencia va a incluir reacomodos orgánicos, modificaciones de estructura del PC, cambios de dirigentes para este periodo político?

Todos los reacomodos necesarios y posibles para tener un instrumento de Partido capaz y dispuesto a llevar adelante nuestra política. Se crean nuevas direcciones de trabajo, se propenderá al reforzamiento de las orgánicas intermedias, una redistribución de las responsabilidades de los dirigentes, una profunda campaña de educación y una incorporación de nuevos militantes activos que provengan de los miles que han adherido a nuestros registros. Desde luego nos interesa potenciarnos para los eventos electorales, pero a la par y tan importante como ello nos interesa elevar nuestra presencia en el mundo social y contribuir a la lucha por sus demandas.

En su Conferencia, el PS habló de convertirse en partido feminista, establecieron que son ecosocialistas, ¿hay alguna impronta de ese tipo que saldrá de ustedes?

 

El feminismo está en nuestras filas y en nuestra impronta desde su fundación. Pero creo que aún nos falta para declararnos partido feminista y, claro, será objeto de discusión en la Conferencia, el tema no es declararse, sino serlo de verdad y a eso propendemos.

Cuando fueron las municipales a ustedes no les fue muy bien. En las parlamentarias subieron su representación, pero se mantienen en un  5% de votación. ¿Cómo ve el desafío de crecimiento electoral del PC?

Es nuestro desafío, muy importante, incrementar nuestra votación en la elección de concejales. Y en ello nos jugaremos a concho. La Conferencia establecerá el cómo.

¿Cómo ve usted el futuro más cercano de la izquierda chilena? ¿Dónde deberían estar los énfasis?

La izquierda chilena es una gran fuerza, pero a veces nos creemos la forma como nos etiquetan y tratan de convertirnos en una especie de guetto ideológico, que limita con un centro difuso o con una llamada clase media también difusa en sus límites. Hay una deformación en la conciencia social en cuanto a pertenencia, pero sí  hay  reivindicaciones sobre temas valóricos y medioambientales, étnicos, de calidad de vida  que atender con urgencia, sin dejar de atender la base de las diferencias sociales, las contradicciones de clase en el proceso de producción. Lo claro es que la izquierda debe salir del  guetto que nos asignan nuestros adversarios, porque en la sociedad conviven clases sociales, la principal la de los trabajadores. También distintas capas sociales, hay diversos intereses en juego, la inmensa mayoría de los asalariados, también una gran parte de pequeños y medianos empresarios, intelectuales, profesionales, mujeres, hombres, jóvenes y viejos, todos buscan respuesta. Construir un programa y una estrategia de desarrollo sustentable, con empleos dignos, es una prioridad hoy día.

La derecha usa conflictos de otros países para dividir a la oposición chilena

¿Cómo ve que en política interior al PC siempre lo están sacando al pizarrón por Venezuela, por Cuba, por Nicaragua?

La derecha evidentemente está usando los conflictos en otros países para convertirlos en factor para la división de fuerzas opositoras en Chile. Tendrán éxito si no se crea una cultura de la convivencia de las diferencias, es un desafío. La injerencia extranjera que se da hacia otros países también se instala en nuestro país y mete la cola en nuestros asuntos. Claro que no vamos a dejar por eso de expresar nuestra posición contraria a la intervención y la injerencia y de respeto por la autodeterminación de los pueblos, en favor del diálogo y la salida política cuando se instala la confrontación violenta, fuente de atropellos de los derechos de las personas y contraria a la Paz y la convivencia. Bastaría que Estados Unidos deje de intervenir, para producir una distención que el continente necesita. (Barack) Obama abrió una pequeña esperanza, Trump la está echando al tacho de la basura y en Chile no faltan los que se alegran y tratan de sacar provecho de ello.

¿Preocupa el avance  de la derecha en América Latina?

Desde luego que sí,  pero confiamos en los pueblos y en los trabajadores. Por lo demás, es un avance relativo. En Brasil, Michel Temer no da más con las acusaciones de corrupción y todo el mundo sabe que para la elección presidencial la mayoría la tiene Lula Da Silva y si persisten en tenerlo preso, ganará el candidato que él respalde. En Argentina, Mauricio Macri está en una debacle, hace unos días le hicieron un paro general de proporciones. En Colombia, Gustavo Petro, el candidato de izquierda, rompió décadas de binominalismo de dos partidos de derecha, pasó a segunda vuelta y obtuvo más de ocho millones de votos. Andrés López Obrador está por ganar en México. Es decir que hubo triunfos de la derecha pero lo importante es el avance de fuerzas sociales y políticas progresistas y de izquierda.

¿Están en repliegue las fuerzas progresistas y de izquierda, se están reorganizando…?

No hay repliegue, hay derrotas ante una nueva estrategia imperial para América, nuevas formas de desestabilización y golpes de Estado “blandos”, guerra económica, bloqueo, amenaza. Están también los errores que comete la izquierda, las divisiones y la derecha actúa sobre esa base. Además, como le decía antes, lo que vemos es una movilización de las fuerzas progresistas y de izquierda, en lo social, lo político y electoral. Hay una ofensiva democratizadora y antineoliberal en América Latina.

¿Qué importancia la atribuye al Foro de Sao Paulo que reunirá a toda la izquierda latinoamericana el próximo mes?

Es una reflexión necesaria sobre la nueva situación en el mundo y especialmente en América Latina. Será una oportunidad única de encuentro, reflexión e intercambio entre partidos y movimientos de izquierda. Adelanto, para que no vayan a empezar con cantinelas, que allá en La Habana, donde será el encuentro, se va a dialogar, a conocer, nadie impondrá una línea a nadie. Es la convergencia del diálogo de partidos democráticos, progresistas, de izquierda, socialistas, comunistas e incluso socialdemócratas de nuestra América, da la impresión que esta vez el diálogo se dará también con partidos de Europa, Asia y Africa.

Contrarios a otorgar más beneficios patronales

Hay empresarios y medios de prensa que le echan la culpa a los sindicatos y al PC del cierre de empresas. Hay varias que ya cerraron con numerosos despidos.

Es una falacia de empresarios y el Gobierno de derecha para desacreditar la reforma laboral, la negociación colectiva, la organización sindical. Hasta en la prensa especializada se mostró que las demandas y las cortas huelgas de trabajadores no tuvieron nada que ver. Hay mala gestión, hay problemas propios de este libre mercado que afecta a los asalariados. Sumemos los cientos de despidos en el sector público, en varios medios de comunicación, en otras empresas. Los responsables son otros, es una grosería decir que son los trabajadores.

Hay una agenda laboral del Gobierno que pasa algo desapercibida: empleo juvenil, teletrabajo, revivir los grupos negociadores por sobre los sindicatos, no subir mucho el salario mínimo.

Hay un esfuerzo del gran empresariado por instalar una mayor flexibilización y adaptación laboral. Somos contrarios a una política que otorgue por esta vía más beneficios patronales. En todo caso estamos atentos a la voz de los trabajadores. Será necesario levantar una barrera ante los intentos de precarizar más las condiciones de los trabajadores chilenos.