Repudio mundial desata la permanencia forzosa de los menores arrebatados a sus padres  y recluidos en bodegas de la multinacional Walmart.

Equipo ES. A la embajadora de Estados Unidos (EEUU), ante la Organización de Naciones Unidas (ONU), Niki Haley (hija de emigrantes indios y madre de cuatro hijos) le correspondió anunciar la bochornosa salida de su país del Consejo de Derechos Humanos (DDHH) de la organización mundial mientras en Texas, su Gobierno mantiene a 2 mil 342 niños centroamericanos enjaulados por ser hijos de familias que intentan ingresar al país del norte.

La alta funcionaria era Gobernadora de Carolina del Sur, donde se produjo la matanza de Charleston cuando responsabilizó a la campaña de Donald Trump por provocar violencia y desatar el odio, Haley fue su detractora hasta la llegada del magnate a la Casa Blanca. Desde entonces, se sumó a la ofensiva internacional de su Gobierno, que incluye la campaña contra Venezuela y el rechazo a los emigrantes.

Repudio mundial desata la permanencia forzosa de los menores arrebatados a sus padres  y recluidos en bodegas de la multinacional Walmart (Líder en Chile) en Texas, como se dio a conocer a través de audios y videos que registran llantos y gritos de quienes salieron desde Guatemala, El Salvador, Honduras y otros países, pasando por México, para alcanzar la frontera con EEUU.

De esta manera, el presidente Trump cumple su promesa electoral de detener la emigración irregular, separando las familias y sometiendo a los padres a la justicia norteamericana apenas cruzan la frontera. Detrás de esta brutal decisión está el objetivo de presionar al Partido Demócrata y a algunos senadores republicanos para que aprueben el financiamiento de un muro de 9 metros de altura y de 3 mil 200 kilómetros entre México y EEUU para tratar de detener la emigración desde Centroamérica.

Al ministro de relaciones exteriores de Chile, Roberto Ampuero, no le quedó más que sumarse al rechazo planetario de esta inhumana política que Trump justifica indicando que “cuando buscamos procesar a los padres por venir aquí algo que se debe hacer es separar a sus hijos”. “Los demócratas son el problema -afirmó- Quieren que los inmigrantes ilegales, sin importar lo malos que sean, entren e infesten nuestro país, como el MS 13, (Mara Salvatrucha)”. No pueden ganar con sus terribles políticas (¡) así que los ven como potenciales votantes”. La cancillería chilena no se pronuncia sobre estos argumentos.

La administración Trump intenta traspasar la responsabilidad al Gobierno de Barack Obama, quien utilizó la medida de separar a padres e hijos inmigrantes, pero sólo en casos graves de delincuencia y crímenes comprobados.

El retiro de EEUU del Consejo de Derechos Humanos de la ONU se produce al día siguiente que el Alto Comisionado de la ONU para los DDHH Zeid Raad´Al Hussein denunciara la separación forzosa de niños inmigrantes de sus padres en suelo estadounidense.

Por otra parte, el último informe de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) registra un récor de 68,5 millones de personas desplazadas forzosamente de sus países por razones bélicas, económicas y humanitarias. Así, el número de refugiados que ha huido se incrementó en 2.9 millones el año pasado. El año 2005, 1,1 millones de mexicanos ingresaron a EEUU mientras que en el último año la cifra se redujo a 303 mil mexicanos.