En una maratónica sesión los diputados aprobaron el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito para los embarazos de hasta 14 semanas. Ahora será el turno del Senado.

Agencias. Buenos Aires. Durante 22 horas la Cámara de Diputados argentina sesionó el proyecto de ley que autoriza la interrupción voluntaria del embarazo hasta las 14 semanas de gestación. En la maratónica asamblea los legisladores aprobaron con 129 votos a favor, 125 en contra y una abstención la iniciativa que ahora seguirá su tramitación en el Senado.

La histórica jornada legislativa tuvo variados argumentos y posturas, se vieron cambios de votación y mucha indecisión, lo que llevó a mantener la incertidumbre hasta el último minuto. Los integrantes de las distintas bancadas votaron de manera diferente, no hubo posturas de bloque, excepto la izquierda que se cuadró con el proyecto. Se vio de todo al interior de la Sala, incluso, parlamentarios neoliberales dieron su apoyo a la interrupción del embarazo.

La discusión fue seguida en todo momento por una mar de mujeres, desde las afueras del Congreso, quienes con sus pañuelos verdes en cuellos y manos tiñeron las calles del color de la esperanza. En la otra vereda organizaciones “pro vida” se reunieron también para seguir el debate, sin embargo fue una presencia mínima en comparación con las feministas que gritaron la aprobación del proyecto más que un gol de Messi.

“Aborto legal en el hospital”, gritaron desde la marea verde entre abrazos de mujeres de todas partes del país.

Aunque las posturas en el país trasandino están divididas desde organismos internacionales alabaron la iniciativa. “Celebramos este primer paso asumido por la Cámara de Diputados en su decisión de avanzar hacia la despenalización del aborto. Una nueva legislación podrá terminar con un círculo vicioso en el que las mujeres no tienen otra opción más que arriesgar sus vidas, su salud o su libertad yendo a la cárcel. Asociar la interrupción legal del embarazo a un crimen no tiene ningún fundamento en el derecho internacional”, dijo Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Asimismo, desde el Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la cuestión de discriminación contra la mujer en la legislación y la práctica enviaron una carta al canciller argentino, Jorge Faurie, para congratular la iniciativa.

“Le escribimos para felicitar a su Legislatura por su consideración de un proyecto de ley que despenaliza la interrupción del embarazo en las primeras catorce semanas, y para instar a que aprueben dicho proyecto. Acogemos con beneplácito la importante medida que se está tomando para garantizarles a las mujeres todos sus derechos humanos”, se lee en la misiva.

Pasos a seguir

Tras la media sanción en Diputados (mitad de proyecto aprobado) la iniciativa jugará su futuro en el Senado, donde ya al menos 27 legisladores se pronunciaron en contra de la propuesta y 17 expresaron su postura a favor, de un total de 72 integrantes de la Cámara Alta.

Cuando el proyecto llegue al Senado deberá pasar por las comisiones de Salud y de Legislación General, presididas por los senadores Mario Fiad (Cambiemos) -macrismo- y Rosa Iturrez de Capellini (Frente Cívico por Santiago) -Kirchnerismo-.

Aunque no está determinado qué Comisión sería cabecera, también se le daría traslado a la Comisión de Justicia y Asuntos Penales, que preside el peronista Pedro Guastavino. Se desconoce la posición de 28 senadores, que eligieron por el momento no dar a conocer su postura.

Si en su paso por dicha instancia no se aprueba, se deberá esperar un año para volver a presentar un proyecto similar. De aprobarse con algunos cambios deberá volver a la Cámara Baja. Pero si se aprueba sin cambios, es decir, tal como llegó, se convertirá en ley automáticamente a la espera de su promulgación.