Medios invisibilizaron homenaje a 500 comunistas asesinados y desaparecidos. La actividad se replicará en regiones.

Patricia Ryan. Periodista. ¿No es noticia que más de 500 militantes de un partido político chileno fueron asesinados y hechos desaparecer? ¿No es noticia que ese partido les rindió un homenaje a esas personas y que sus familiares recibieron en sus manos una medalla póstuma? ¿No es noticia que en Chile se recuerden episodios de esa magnitud por el drama  que significaron?

Para la mayoría de los medios de prensa chilenos, de distinta tendencia, al parecer eso no es noticia. No merece ser destacado. De acuerdo a pautas editoriales, que más de 500 militantes del Partido Comunista hayan sido ejecutados, no constituye información a destacar, independiente del espacio o minutos que se le otorgue. Menos que esas chilenas y chilenos recibieron de manera póstuma un homenaje.

Es así que el acto de recuerdo a “héroes y heroínas del pueblo y de la democracia” realizado el pasado domingo 10 de junio en el Teatro Caupolicán, fue omitido como información en la inmensa mayoría de medios de prensa del país, salvo algunos que publicaron notas en general pequeñas. Ni siquiera fue relevante que a la actividad fueran cinco mil personas, representantes diplomáticos de una decena de países, dirigentes de varios partidos políticos, alcaldes y parlamentarios y ex ministros de Estado.

Es como si hubiera emanado o hubiera coincidido la instalación de una pauta para la prensa destinada a bajar el perfil e invisibilizar este tema de derechos humanos, y más aun si se trataba de militantes comunistas asesinados. Ocurrió a días de la interpelación al ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín, quien al igual que el Presidente Sebastián Piñera, quiso levantar la tesis de que los crímenes de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos fueron responsabilidad de todas las fuerzas políticas del país, y quien también intentó imponer que este Gobierno hace y hará mucho en esta materia.

El asunto es que los más de 500 asesinados y desaparecidos del PC no son información a considerar por muchísimos medios. Como tampoco el informar que en el país hay alrededor de mil casos de detenidos desaparecidos que no están esclarecidos. Ni visibilizar de manera destacada el caso de 20 cuerpos incinerados en Colonia Dignidad.

En contraste, muchos medios dedican amplios espacios para hablar de derechos humanos en Cuba y Venezuela, y reclamarles posiciones a los comunistas chilenos sobre realidades en otros países. Sin embargo, parlamentarios y dirigentes de los partidos de derecha y de otras colectividades no dicen nada sobre graves situaciones de derechos humanos en su propio país, incluidos los casos pendientes y nuevas situaciones producidas en este periodo pos dictadura.

Este lunes, en un punto de prensa, unos periodistas le comentaron al presidente del PC, Guillermo Teillier, que “no lo hemos visto últimamente”, a lo que él replicó, “yo tampoco los he visto, ni siquiera en el acto del Caupolicán que hicimos ayer para recordar a más de 500 militantes nuestros”, ejecutados por la dictadura.

En algunos medios alternativos y sobre todo en redes sociales, el acto fue ampliamente informado y se difundieron profusamente fotos, filmaciones, videos y audios. Hubo una reacción de decenas de miles de personas a través de las redes y accediendo a medios contra hegemónicos…los que pusieron alguna información.

Habrá que ver qué pasa con la prensa en regiones. Porque este acto de entregada de la medalla Luis Emilio Recabarren a los más de 500 asesinados y desaparecidos del PC, se replicará en regiones, en varias ciudades, ya que muchas de esas víctimas eran de provincia y cayeron en esos lugares. El pasado domingo se entregaron unas 200 medallas a familiares en Santiago, y ahora vienen las actividades de homenaje a lo largo del país.

Fotos: Sergio Cárcamo