Nuestros familiares, nuestros compañeros y compañeras, hicieron de su militancia su vida.

Lorena Pizarro

Presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos

El Partido Comunista de Chile, aquel que resistió junto al pueblo utilizando todas las formas de lucha a esa sangrienta dictadura, rinde tributo y se siente honrado de haber tenido en sus filas a destacadas compañeras y compañeros, nuestros héroes y heroínas, que al calor del combate estuvieron dispuestos a la resistencia e, incluso, ofrendaron sus vidas para combatir la tiranía.

Nuestros familiares, nuestros compañeros y compañeras, hicieron de su militancia su vida. En el Partido encontraron valores, principios, creyeron que era posible cambiar Chile y el mundo; durante décadas participaron de las luchas de la clase obrera organizando sindicatos, centros de madres, clubes deportivos, comités de allegados y todas las formas que permitieran la organización de las inmensas mayorías, para la construcción de una patria más justa; cuanta ilusión hubo en sus corazones, cuanta esperanza en el futuro, al ver el triunfo de la Unidad Popular con el compañero Allende. Cada una y uno de ellos se dispuso al trabajo y a la defensa del Gobierno Popular. Era tanto lo que habían luchado, era tanto lo que habíamos logrado, que ahora solo faltaba hacer realidad lo tantas veces demandado.

Hablar de un Chile que vivió genocidio, asesinatos, desapariciones, es hablar del dolor más brutal que ha conocido nuestra historia patria. Es hablar de tortura, de violaciones, de cárcel injusta, de allanamientos, de estado de sitio, de bandos militares; es hablar de traición a la patria, de uniformados que abandonan sus cuarteles para masacrar al pueblo, es hablar del asesinato del Presidente Salvador Allende. Es hablar también de los civiles, de empresarios, políticos de derecha, profesionales, latifundistas. Es hablar de la intervención de Estados Unidos, con sus millones de dólares para desestabilizar un Gobierno Popular, que traería  justicia social  al pueblo, a la clase trabajadora, es hablar de ese Chile que NUNCA MÁS debemos volver a vivir.

Hoy el Partido Comunista de Chile, al calor de un nuevo aniversario, entrega su más alta distinción, la medalla Luis Emilio Recabarren, a los hombres y mujeres asesinados y hechos desaparecer bajo la dictadura y les homenajea porque seguimos su senda de lucha y compromiso con la clase trabajadora, con el pueblo; entregarles esta tan alta distinción es reafirmar nuestro compromiso de seguir exigiendo VERDAD Y JUSTICIA. Sus nombres, sus vidas, su gesta heroica son el legado para la construcción de un Chile más justo y humano.