Héctor Llaitul participó de la Comisión que investiga la Operación Huracán. Recalcó que la  situación del pueblo mapuche “es resistencia, no lucha armada”.

Santiago. La Comisión que investiga las responsabilidades políticas en la manipulación de pruebas de la Operación Huracán en la Cámara de Diputados recibió la visita de la Machi Francisca Linconao y del vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), Héctor Llaitul, quienes reafirmaron su inocencia y aseguraron que todo fue parte de un montaje de Carabineros.

Los miembros de la comunidad mapuche llegaron hasta la sede del Congreso en Santiago donde expusieron sus testimonios frente a parlamentarios y a una gran cantidad de prensa.

Al principio de su intervención Llaitul aclaró que su intención “no es venir a hacer un planteamiento del proyecto político que represento” y aseguró que la “represión contra el pueblo mapuche” es una constante de los Gobiernos.

“Hay una necesidad de encarcelar y reprimir a los mapuches. Yo recuerdo las diversas bajadas del ex subsecretario Mahmud Aleuy, en que no necesariamente buscaban desarrollar políticas sociales ni mecanismos de solución y pedía el encarcelamiento de nosotros. Lo pidió muchas veces”, agregó el activista.

Y recalcó que no va a endosar la responsabilidad a uno ni otro Gobierno en particular, porque la represión al pueblo mapuche “ha sido la constante histórica del Estado chileno”.

Además, el líder de la CAM, fue interrogado por diputados derechistas quienes le consultaron por la quema de camiones y por la lucha armada, sobre lo primero no respondió porque dijo que la pregunta no era seria y respecto a lo segundo sostuvo que “hay una situación que no hemos generado los mapuches, sino el Estado chileno” y en ese marco destacó que “es resistencia, no lucha armada”.

En tanto, la Machi Francisca se refirió al proceso judicial al cual fue sometida, en el marco de la investigación por el asesinato del matrimonio Luchsinger – Mackay, del mismo que fue absuelta tres veces.

Indicó que “los carabineros llegaron a allanar mi casa, no tenían ninguna orden y me apuntaban a la cara a un metro, yo preguntaba que pasa y nadie me contestaba, como si fueran mudos; entraron patearon la puerta, dieron vuelta todo y no encontraron nada… que iban a encontrar si no tengo nada”.

“Como cinco carabineros me toman y me arrastran para llevarme detenida y me acusan que yo tenía un arma hechiza y nunca yo he tenido una, no conozco ni manejo una porque en mi casa no hay hombres”, agregó.

 

Print Friendly, PDF & Email