Los vecinos de San Borja, San Isidro y Santa Lucía armaron el organismo para palear el nulo interés  de las autoridades de la comuna de  Santiago.

Santiago. Tras una serie de acciones que comenzaron a mediados del año pasado con el fin de visibilizar y resistir el “progresivo e intencionado abandono” de las autoridades, este sábado se conformó oficialmente el Comité de Defensa Barrial con la participación de un centenar de vecinos de los Barrios Remodelación San Borja, San Isidro y Santa Lucía, en la comuna de Santiago.

El Comité de Defensa Barrial busca que los problemas urgentes de San Borja, San Isidro y Santa Lucía tengan una solución concreta para recuperar la calidad de vida de sus vecinos, sin perder el valor patrimonial de sus calles y edificaciones emblemáticas, como lo que sucede, por ejemplo, en la Remodelación San Borja.

“Nos hemos organizado porque queremos denunciar que nuestros barrios están siendo tratados como si fueran de segunda categoría: Alameda hacia al norte y Alameda hacia el sur. Pese a estar separados tan sólo por una arteria, hay una profunda y evidente desproporción en los recursos que las autoridades invierten a un lado y al otro”, sostuvo la Presidenta del Comité, Sara Rojas.

Rojas aseguró que la principal amenaza de los Barrios que colindan al sur de la Alameda –entre Vicuña Mackenna y Santa Rosa- “es el progresivo e intencionado abandono de las autoridades locales y nacionales, así como los intentos de intereses privados del ámbito inmobiliario, académicos y de la salud que han comenzado a ocupar espacios patrimoniales de los vecinos y vecinas para lucrar a expensas del bienestar de los habitantes de nuestros barrios”.

“Es por ello que hemos declarado nuestro #TerritorioenAlerta, para evitar que se sigan generando acciones inconsultas con los vecinos y que las autoridades hagan el trabajo para el que han sido electos”, señaló Rojas.

Entre las principales acciones que se encuentra realizando el Comité, está la presentación del proyecto que busca declarar a la Remodelación San Borja como Zona Típica, debido al valor arquitectónico y urbanístico que representan sus torres, pasarelas, plazas, bajoniveles y áreas verdes, y con ello, garantizar que las autoridades inviertan en la recuperación de estos espacios, “evitando que intereses privados sigan apropiándose de su infraestructura”.

“Queremos recuperar los espacios públicos para los vecinos, donde podamos reconocernos y saludarnos, sentarnos en la plaza  o comprar en el negocio de siempre. Que nuestro entorno sea más amable, más ameno y más seguro. Queremos proteger nuestro barrio, su herencia histórica y su patrimonio, que es más que el conjunto de torres y sus pasarelas, es su gente y como habita en ellas”, dijo la presidenta de Defensa Barrial, Sara Rojas.