Productoras y agencias de publicidad compiten por contar en sus filas para spots comerciales, campañas y promociones con los rostros de la televisión.

José Luis Córdova

Periodista

Productoras y agencias de publicidad compiten por contar en sus filas para spots comerciales, campañas y promociones con los rostros de la televisión: actrices y actores, modelos, deportistas, animadores y hasta periodistas.

En este último caso, el código de ética del Colegio de la Orden intenta débilmente impedir la avalancha de conductores y panelistas que se sienten atraídos por cámaras y estudios para promocionar artículos, servicios y marcas comerciales sin ningún pudor.

Es el caso, por ejemplo, de los populares Jorge Zabaleta, Benjamín Vicuña, Fernando Godoy y de las buenamozas Javiera Contador, Ingrid Cruz, Paz Bascuñán, María José Prieto, Paola Volpato y la mismísima Delfina Guzmán que acaba se cumplir 90 años.

Asimismo, en materia de animadoras, la pópular pareja televisiva que conforman Tonka Tomicic y Martín Cárcamo, compiten en tiendas del retail o marcas de celulares, con Pamela Díaz, Diana Bolocco, Pancho Saavedra y José Miguel Viñuela, ambos de risotadas características.

Más natural y profesional pareciera la comparecencia ante las cámaras de esculturales modelos como Josefina Montané y las experimentadas Valeria Mazza y Gisele Bundchen, que se enfrentan entre marcas con Nati, la debutante hija del filántropo Leonardo Farkas.

En materia de deportistas de elite, los futbolistas Alexis Sánchez y Arturo Vidal aprendieron desde Europa -donde triufan en el deporte- del legendario Iván Zamorano (pese a su traspiés histórico con el Transantiago), mientras le van en zaga Fernando González y Nicolás Massú, mientras el Chino Ríos siempre se dejó querer más de la cuenta. Esto, al estilo de Don Francisco y la ex Miss Universo Cecilia Bolocco, que no se prestan para cualquier campaña o promoción, sino que seleccionan hábilmente sus participaciones publicitarias.

Todo ello en una danza de millones que superan con creces los recursos financieros de los alicaídos canales de televisión abierta en nuestro país: Cencosud, Paulman, Luksic y otros imperios del retail y empresas transnacionales hacen el verdadero gasto, con el benepláciros de productoras y agencias de publicidad, por unos dólares más.