Es una oportunidad insoslayable de movilización nacional. Los asalariados deben salir a la calle a defender sus conquistas y a levantar sus demandas.

Editorial El Siglo. Los acontecimientos que están cruzando al país requieren de una gran movilización sindical y social para insistir en la defensa y promoción de los derechos de las y los trabajadores y levantar una valla ciudadana a medidas restrictivas y conservadoras que el actual Gobierno de derecha y grandes empresarios están promoviendo.

Este 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, es una oportunidad insoslayable de movilización nacional. Las y los asalariados, de sectores productivos, de servicios, profesionales, deben salir a la calle a defender sus conquistas y a levantar sus demandas.

Junto a ellos, sus familias, los estudiantes, los que luchan por vivienda justa, por el fin de las Afp, por derecho a la información, por una salud digna, por el respeto al medioambiene y la defensa de recursos naturales como el litio y el agua para el bien común.

Dadas las actuales circunstancias, cobra importancia que la convocatoria de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), haya incluido de manera prioritaria que en las marchas y actos por este 1º de Mayo, participen activamente los trabajadores migrantes, que son vulnerados en sus derechos básicos y laboran en una seria precarización.

El Gobierno está implementando medidas, principalmente vía decretos y lo que se definió como “motosierra administrativa”, que están afectando derechos de las mujeres, de los estudiantes, de la diversidad sexual, de los trabajadores, lo que incluye distorsiones en la aplicación de la reforma laboral e incluso hacer retroceder avances conseguidos para el mundo del trabajo. Específicamente a eso se suma hoy la necesidad de denunciar el masivo despido de funcionarios del sector público, acusando a trabajadores de ser “operadores políticos”, en una siniestra campaña gubernamental y de la derecha.

De allí que cobre importancia el llamando levantado por la CUT de que “Chile necesita al pueblo unido, por más justicia  social”, sobe todo este martes en que el pueblo está llamado a movilizarse en calles y plazas de todo el país, de norte a sur, en lo que debería ser una demostración de fuerza ante los sectores retardatarios, y de unidad y convergencia ante los desafíos de transformaciones democráticas y avance en derechos laborales y sociales.

En Chile se requiere de trabajos decentes, de salarios adecuados, de pensiones justas, de respeto al derecho a huelga y negociaciones colectivas serias, respeto a las y los trabajadores. Para ello, entre otras muchas luchas, es necesario que este 1º de Mayo haya una movilización extendida territorialmente y masiva socialmente.

El pueblo, los trabajadores y las fuerzas progresistas, democráticas y de izquierda, deben mostrar unidad, coordinación y compromiso este Día Internacional de los Trabajadores y convertir en un éxito las marchas y actos por el 1º de Mayo.