53% de integrantes son mujeres. Todos fueron electos con más del 50% de votos. La labor no es de dedicación exclusiva y se ejerce sin recibir dieta o sueldo.

Javier Candia Neira. Periodista. 605 personas compondrán la nueva Asamblea Nacional del Poder Popular en Cuba que comenzará un nuevo ejercicio este 18 y 19 de abril.

Más del 50 % de sus integrantes, fueron promovidos desde los organismos de base del Poder Popular. El 53% de la Asamblea serán mujeres.

Todos los asambleístas fueron designados candidatos en sus órganos de base y para ser electos debieron obtener más del 50% de los votos en su distrito, pues en el sistema electoral cubano se busca que todos los parlamentarios cuenten con verdadera legitimidad social.

En las elecciones realizadas el pasado 11 de marzo, participó el 82.5% del padrón, en un país donde el voto es voluntario y puede ejercerse desde los 16 años.

Científicos, profesores, médicos , deportistas, artistas , religiosos, militares, dueñas de casa, forman parte de la Asamblea Nacional y cada uno sigue en su profesión u oficio, pues el quehacer parlamentario no es de dedicación exclusiva y se ejerce sin recibir dieta o sueldo por ello.

Al ser el cubano un sistema parlamentario, son los diputados y diputadas quienes eligen al Consejo de Estado, que a su vez elije al Presidente y Vicepresidentes de ese organismo.

Los nombres de los electos se conocerá en los próximos días, pero es una certeza que los dirigentes revolucionarios de la denominada “dirección histórica” de la Revolución Cubana pasaran a jugar un rol distinto, dado que una reforma constitucional estableció que los cargos que ahora se renuevan solo pueden ser ocupados por una misma persona durante dos periodos de cinco años cada uno.

El General de Ejército y comandante de la Revolución, Raúl Castro, quien además es Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, fue electo diputado por el Segundo Frente Oriental en Santiago de Cuba, pero no puede volver a presidir el Consejo de Estado y de Ministros.

Si bien esto se sabe hace bastante tiempo, quienes adversan a la Revolución Cubana, buscan desde los medios conservadores instalar una disputa generacional, en lugar de un relevo, marcado por el natural paso del tiempo.

La idea de que ahora se da el relevo es falsa, pues durante los casi 60 años del proceso revolucionario, personas jóvenes han ocupado cargos importantes, incluidos los Consejos de Estado y de Ministros.

Es por lo mismo, y por el amplio debate que Cuba ha dado respecto de sus desafíos, que existe seguridad respecto de las capacidades de quienes deban asumir.

Miguel Díaz-Canel, actual como Primer Vicepresidente del Consejo de Estado o Bruno Rodríguez, que ejerce como Canciller, son algunos de los tantos nombres que representan la continuidad del proceso revolucionario cubano.

Según se ha explicado, el principal reto del nuevo Parlamento y del Consejo de Estado será profundizar el proceso de actualización del modelo económico y político, en busca de un socialismo próspero y sostenible.

Reducir la necesidad de importar productos de primera necesidad o terminar con la doble moneda, así como desarrollar aún más las nuevas áreas de propiedad como la cooperativa, sin que el pueblo cubano pierda los derechos sociales que tiene garantizados por el Estado revolucionario, se mencionan como parte del proceso que se viene en la isla.

Para eso se requiere también diputados y diputadas que ejerzan su rol de representación, impulsen proyectos y fiscalicen más, se ha dicho.

De acuerdo a documentos y discursos del PCC y de dirigentes cubanos, la Revolución se ha planteado como una tarea de primer orden para este nuevo periodo, la profundización de su democracia socialista, porque  dentro de sus ejes rectores está la claridad de que los cambios sociales solo se sostienen con la plena participación del pueblo.