La directiva de la multisindical se reunió con el pleno de los directivos de la CPC por primera vez en la sede de la Central. También, sostuvo una cita con el ministro de Hacienda.

Santiago. Hasta la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) llegó, este martes, por primera vez el Comité Ejecutivo de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), liderada  por su recién electo presidente, Alfonso Swett, quienes se reunieron por cerca de dos horas con el Comité Ejecutivo de la CUT, encabezado por su presidenta Bárbara Figueroa.

La líder de la multisindical tras el encuentro sostuvo que “fue un intercambio muy fructífero. Una reunión en la que hemos podido concordar respecto de los desafíos país, partiendo de un principio básico y fundamental: Somos actores incumbentes en los debates del mundo del trabajo, pero también somos actores  permanentes en el desafío de que Chile sea un país con un crecimiento inclusivo, que Chile pueda avanzar en mayores niveles no solo de desarrollo sino que también de superación de la desigualdad. Y en eso, nuestro rol -el rol de los incumbentes- el rol de los actores sociales, en este caso del mundo empresarial y del mundo sindical, es clave para poder avanzar”.

De la cita participaron los dirigentes empresariales de las seis ramas que componen el Comité Ejecutivo de la CPC: Sociedad Nacional de Agricultura (SNA); Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC); Asociación de Bancos e Instituciones Financieras de Chile (ABIF); Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa); Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y la Sociedad Nacional de Minería (Sonami). La CPC es el organismo gremial cupular del empresariado chileno, que agrupa a los principales sectores productivos del país.

Bárbara Figueroa destacó que “las democracias modernas no solo se sostienen sobre la base de los procesos electorales, requieren también la participación y la legitimidad de los actores sociales y creo que en ese tránsito también es importante que tengamos un diálogo fluido, directo, franco con los puntos de encuentros y también con las legítimas diferencias que tenemos con el mundo empresarial, pero que esas diferencias no inhiban la posibilidad de tener encuentro y diálogo”.

Y precisó que “acá no se trata de sobreponer intereses. Se trata de pensar en el país, sin duda; pero también de hacerlo sobre la base de la necesidad de todas y todos,  de lo que requiere el mundo empresarial, de lo que requiere en materia de inversiones pero también  de nuestra gran y fundamental preocupación que es que el crecimiento pueda llegar  a cada uno de los hogares de los trabajadores y trabajadoras chilenas que somos motor del desarrollo de este país”.

En ese sentido, dijo que el hecho de que la CPC haya llegado “hasta la casa de los trabajadores para retomar un diálogo fluido, creo que es la mejor señal que le podemos dar al país” y calificó el hecho de “histórico”.

“No se había dado una reunión de estas características. Habíamos tenido presidentes de la CPC que habían venido a la Central pero nunca a los presidentes de las ramas más el presidente de la institución. Por lo tanto, esto también da cuenta de un hecho que es inédito pero que también da cuenta de los tiempos que estamos viviendo en nuestro país, donde todos entendemos la responsabilidad que tenemos”, añadió Figueroa.

Respecto de los temas que se abordaron en la junta la timonel de la CUT explicó que  entre ellos estuvo la salud y seguridad en el trabajo: “el desafío de que los trabajadores y trabajadoras no lleguen ni mutilados ni muertos por ir a trabajar, es un  desafío permanente que compartimos plenamente con el mundo empresarial”, y, agregó “está el desafío de las nuevas materias que nos están impactando en el mundo del trabajo: tecnificación, robotización, digitalización que son materias importantes que también debemos enfrentar en conjunto y que van a requerir un área muy estratégica de desarrollo, como es el área de la formación permanente y ya no solo la capacitación como hasta ahora la habíamos concebido en nuestro país sino que ya pensar un poquitito más en profundo ¿cómo hacemos de esto una labor permanente y una política de Estado mucho más integral que lo que hemos tenido hasta ahora?. Y ciertamente que hay materias más particulares que en su minuto seguiremos abordando con cada una de las ramas”.

Sobre la continuidad de una agenda de trabajo conjunta, la dirigenta expresó que “este es un diálogo que se inicia; un proceso que tiene que seguir desarrollándose. Necesitamos, por cierto, recobrar confianzas también. No han sido tiempos fáciles en el diálogo entre el mundo sindical y el mundo empresarial. Eso también lo reconocemos de manera franca pero insisto, este es un proceso que se inicia y tendremos que seguir viendo a futuro como esto sigue. Lo importante es no generar falsas expectativas ni expectativas desmedidas en la opinión pública sino que hacerlo con la responsabilidad que exige el país”.

En tanto, Alfonso Swett recalcó que la visita a la CUT, “es un  gesto, es una señal. Hemos revisado historia y efectivamente este es un momento único en el cual vienen las seis ramas junto a su presidente. Habían existido visitas de presidente pero nunca la institución completa. Ahora, ¿por qué? porque tenemos desafíos súper grandes; si cada uno los queremos enfrentar por separado, nos van a quedar aún más grandes. Los desafíos son tan grandes que tenemos que tener una mirada generosa, de sociedad, de país, y en definitiva de roles”, y apuntó que el encuentro “claramente no es un hito, no queremos sacarnos una foto, queremos construir una película país, sociedad”.

Asimismo, destacó que “nosotros no queremos seguir hablando de confianza: queremos construir confianza. Y esa es la razón por la cual estamos acá. Es lo que nos está pidiendo la sociedad: que nos ocupemos, no solamente que hablemos. Hemos hablado largamente también de los desafíos que nos presenta el trabajo del futuro tanto a empresa como a trabajadores. Creo que hay una invitación del futuro y hay una exigencia a la sociedad de no más versus”.

Respecto a las discrepancias el dirigente de los empresarios indicó que “por supuesto que hay diferencias, diferencias históricas, diferencias frente a temas que quedaron pendientes  en la Reforma Laboral. Hay diferencias de ideas, hay diferencias de visiones, pero lo que nos llama la responsabilidad con el futuro, la exigencia de la ciudadanía, es empezar a construir sobre las cosas que tenemos coincidencias, como todo en la vida”.

“Esta es una primera reunión en la cual no hay conclusiones, no hay medidas concretas sino es un encuentro que nos permita, en forma responsable con las exigencias del futuro y la ciudadanía, empezar a construir confianza de instituciones”, concluyó.

La reunión con Hacienda

“Somos los primeros interesados -y así se lo hemos transmitido al ministro- en que Chile pueda crecer, que puedan haber mejores y mayores tasas de crecimiento, pero que eso no signifique solo la ganancia para un sector sino que eso se traduzca también en mejores salarios y en mejor redistribución de la riqueza y en mejores políticas públicas”, resaltó Bárbara Figueroa, tras el término de la primera reunión que sostuvo este viernes, el Comité Ejecutivo en pleno de la CUT con el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

Figueroa añadió que “los trabajadores no solo somos un agente productivo, no solamente estamos en nuestras faenas, oficios, labores, profesiones o industria también somos sujetos de derechos y tenemos derecho a vivienda digna, tenemos derecho no solamente al trabajo en buenas condiciones, sino también a la salud, a la educación. Por lo tanto, cuando Chile crece, efectivamente, lo que esperamos es que gracias al fruto y al trabajo de los miles y cientos de trabajadores y trabajadoras en este país, eso también signifique un rédito en las condiciones de vida”.

Además, la dirigente expuso que “hemos planteado al ministro que estamos llanos y dispuestos a aportar con nuestras mejores capacidades. No solo en los debates laborales sino que también sobre el desarrollo del país y a qué queremos aspirar” y subrayó que abordaron “demandas particulares que tienen que ver con los desafíos en materia de la política salarial, cómo vamos a enfrentar el desafío de la Mesa del sector Público; momentos en los que necesariamente nos vamos a reunir a negociar”.

Asimismo, la líder de los trabajadores aseveró que “sobre materias de pensiones, efectivamente ha estado la preocupación expresada, así también respecto del debate de la reforma laboral y como esto no se transforma en un potencial incentivo para la inversión. Hemos conocido con mucha claridad por parte del ministro de Hacienda, que no son precisamente esos los incentivos sobre los cuales uno debe trabajar para garantizar más inversión y más crecimiento. Y eso nos parece que es importante que se recalque. Más allá  de que entendemos que existe el debate abierto  aun sobre la necesidad de generar ajustes -como han llamado algunos, a nuestro entender, situaciones que todavía no es necesario seguir evaluando y no requieren por ahora modificaciones- pero eso son materias que por lo menos nos quedamos con la tranquilidad de que no están siendo hoy objeto de incentivo para que algún empresario pueda pretender una puerta mejor de entrada a la inversión nacional”.

En tanto, el ministro Felipe Larraín, calificó la reunión como “franca”, y afirmó que “existen coincidencias en algunos objetivos. Coincidencias por ejemplo en el objetivo de que a Chile le vaya bien, que Chile pueda crecer más. Crear más empleos, empleos de mejor calidad, es parte de lo que queremos hacer en nuestro programa de Gobierno”.

Valoró la “disposición a construir un diálogo fluido y que ojalá podamos conseguir también acuerdos, que son importante no solamente para los objetivos de la CUT  o los objetivos del ministerio, sino que para que Chile pueda progresar y le vaya bien a los trabajadores chilenos y a todos los chilenos”.