El diputado Boris Barrera dijo que el Ejecutivo propone aumentar la cotización en 4% con cargo al empleador cuyo monto se irá completo a la cuenta de capitalización individual.

Osciel Moya. Periodista.  “Las propuestas del gobierno de reforma al sistema de pensiones, constituyen una profundización y un fortalecimiento del sistema de capitalización individual en Chile. Es decir, no es sino “Mas AFP”. Así lo afirmó el diputado y subjefe de la Bancada del Partido Comunista, Boris Barrera, luego de la exposición del Ministro de Trabajo, Nicolás Monckeberg en la sesión de la Comisión de Desarrollo Social de la Cámara Baja realizada el miércoles 4 de abril.

De acuerdo a lo informado por el personero de gobierno, el Ejecutivo propone aumentar la cotización en 4% con cargo al empleador destinando ese monto íntegramente a la cuenta de capitalización individual. Además, incrementar el aporte estatal al pilar solidario en un 42% y elevar la Pensión Básica Solidaria (PBS) y la Pensión Máxima con Aporte Solidario (PMAS).

También propone garantizar a los pensionados de retiro programado en el Pilar Solidario, una pensión total constante en el tiempo e incentivar la “cotización permanente” mediante aporte estatal, según años cotizados y un incentivo al retardo de la edad de jubilación.

Creemos que estas medidas, solo contribuyen a consolidar el cuestionado sistema de AFP, afirmó el parlamentario. “Reafirmamos que no queremos más AFP porque significan malas pensiones, jubilaciones indignas y el incumplimiento permanente de las promesas sobre las tasas de reemplazo, solo sirven para asegurar la sustentabilidad del sistema financiero con plata de todos los trabajadores”, precisó.

Boris Barrera agregó que “creemos que hay que crear y fortalecer el rol público en el sistema previsional. Esto no quiere decir que el Estado asuma todos los gastos de las promesas incumplidas de las AFP como sostiene la propuesta del gobierno, sino que crea una institucionalidad que sea un verdadero sistema de seguridad social en los términos planteados por la Organización Internacional del Trabajo”.

En lo inmediato, sostuvo el legislador, “debe haber un incremento en la cotización de 5% a cargo del empleador y ni un solo peso de este incremento debe ir a las AFPs”.

Diagnóstico oficial

El argumento del gobierno para esta propuesta, parte del  diagnóstico que las pensiones de vejez estaban afectadas por el aumento de la esperanza de vida y la baja densidad de cotizaciones.

“No podemos compartir este diagnóstico porque contrasta con la realidad. Cuando se creó el sistema de AFP, se sabía que la esperanza de vida iría en aumento y así y todo, se estimaba que las tasas de reemplazo serían del orden del 80 por ciento”, afirmó el parlamentario.

Agregó que “desde inicios de los años 80, se dijo que el sistema de capitalización individual sería capaz de entregar buenas pensiones y sería absolutamente auto sustentable. En el camino, las pensiones fueron alcanzado tasas de reemplazo de menos del 50%, perjudicando más a mujeres que a hombres y el Estado ha tenido que aumentar su cobertura social, inyectando recursos permanentemente al sistema como consecuencia de un sistema insensible que incumplió las promesas. Pese a ello, las ganancias de las AFPs han sido astronómicas y con la plata de los trabajadores chilenos reunidos en ellas, se han ido financiando un conjunto de emprendimientos de los más adinerados del país. Con el paso de las décadas, los ricos son menos en número, pero más en plata”.

“La propuesta del gobierno viene a consolidar un sistema que a la mayoría de los chilenos los tiene en la pobreza”, enfatizó finalmente Boris Barrera, quien llamó a sumarse a la marcha del 22 de abril contra las AFPs.