La serie se transmitió por Chilevisión, sin pena ni gloria porque se exhibía demasiado tarde. Así pocos televidentes se enteraron de su emisión.

José Luis Córdova

Los productores de cine y TV Esteban Larraín y Julio Jorquera intentaron blanquear la sórdida historia real de los criminales Michael Townley y Mariana Callejas durante la dictadura, emulando la personalidad y “fama” de los delincuentes norteamericanos Bonnie & Clyde con la mini serie nacional “Mary & Mike”..

En seis capítulos reseñaron los terribles asesinato y torturas que perpetró la pareja asesina del general Carlos Prats y su esposa, del ex canciller Orlando Letelier y su secretaria y el intento de matar al ex senador y ex ministro Bernardo Leighton entre otros sucesos horripilantes. Todos estos personajes aparecen con nombres supuesto para ficcionar los hechos reales

La serie se transmitió por Chilevisión, sin pena ni gloria porque se exhibía demasiado tarde, (incluso después de la exitosa “Perdona nuestros pecados” por el MEGA). Así pocos televidentes se enteraron de su emisión.

En todo caso nunca estuvo a la altura de “Ecos del desierto”, “Los archivos del Cardenal” y otras producciones similares basadas en hechos reales ocurridos durante la dictadura pinochetista. El joven actor Andrés Rillón y la experimentada Mariana Loyola protagonizaron a Townley y Callejas, junto a las actuaciones de Julio Milostich, Otilio Castro, Alejandro Goic, Felipe Castro, Juan Falcón, Ricardo Fernández y Hugo Medina entre losn actores más conocidos.

La productora Invercine & Wood, propiedad de Andrés Wood con la colaboración de María Elena Wood; Macarena Cardone; Rodrigo Díaz y Marcelo Tamburri son responsables de la realización que muestra escenas increíbles pero ciertas de aplicación de torturas, en la misma casa donde vivía la siniestra pareja con sus hijos, mientras en el subterráneo “trabajaban” los agentes de la CNI. Asimismo, aparece Townley armando artefactos explosivos y haciendo experimentos para atentados terroristas, mientras su esposa conducía talleres literarios donde participaron noveles escritores de los 80 como Carlos Franz, Gonzalo Contreras y otros. La horrible verdad se mezcla con una ficción impensada para el más imaginativo creador literario.

El fondo del Consejo Nacional de Televisión entregó recursos para esta realización, en una experiencia que contribuye a la memoria colectiva y justifica una televisión al servicio de nuestra sociedad. Un aporte para el conocimiento de las nuevas generaciones de la brutalidad de la dictadura soportada en nuestro país por casi dos décadas que parece ayer nomás. Para que nunca más.

 

Print Friendly, PDF & Email