Memorias de Lidia Baltra, la última periodista de la legendaria revista de cine Ecran.

Santiago. En su reciente libro, la periodista Lidia Baltra resume una rica vida profesional de más de medio siglo. Comenzó en Ecran, revista de cine chilena que cruzó las fronteras con María Romero y Marina de Navasal en los años 60, y le tocó apagar la luz cuando la revista se había transformado en Telecranen los 70, tras lo cual se dedicó al activismo en derechos humanos y a la comunicación rural.

Relata los primeros pasos de la primera Escuela de Periodismo del país, la de la Universidad de Chile, con sus antiguos profesores, glorias del periodismo, como Lenka Franulic, Mario Planet, Raúl Aicardi, Antonio Quintana o notables españoles llegados en el mítico barco Winnipeg como Leopoldo Castedo, Mauricio Amster y Abelardo Clariana.

En 350 páginas, y con abundantes fotos de personajes que conoció, retrata la vida de una chilena de clase media-media, que gracias a la educación pública logró llegar a la Universidad y ser de las primeras estudiantes en conquistar becas de post grado en universidades e institutos de prestigio en Estados Unidos y Francia (Periodismo Internacional en la Universidad de Columbia en Nueva York en 1960; y cine en el Instituto de Altos Estudios Cinematográficos, IDHEC, en París, 1965). Interesantes son sus relatos de vida en esas metrópolis.

Entrega un testimonio de la vida en Chile en los años 60, 70, 80 y 90, décadas cruciales en la historia del país.Habla de los principales acontecimientos que a la autora le tocó vivir durante el siglo XX, como fueron el ascenso de la “Revolución en Libertad” primero, y luego de la Unidad Popular, a lo que siguió el cruento golpe civil-militar, con la dictadura más larga y violenta que ha vivido el país. Hechos que cambiaron su vida radicalmente y de periodista de espectáculos y social cristiana que fue, se transformó en activista por el socialismo y los derechos humanos, perfil por el que fue electa dirigenta del Colegio de Periodistas en las primeras elecciones libres, en 1981.

Narra vívidamente las luchas del Colegio de Periodistas por la libertad de expresión, épica de los tiempos de la dictadura que incluye un Congreso de Periodistas Exiliados en París en 1983 -realizado con el apoyo de sus colegas franceses- donde asistieron las viudas de los mártires de La Moneda: Hortensia Bussi, viuda de Salvador Allende y Mirella Latorre, viuda de Augusto (“el Perro”) Olivares.

Al regreso de sus estudios cinéfilos en París, no encontrando trabajo en cine, volvió a las revistas faranduleras de ZigZag: Rincón Juvenil, Teleguía y Telecran, aunque por poco tiempo. Llegó la Unidad Popular y reemplazó la vieja editorial por la revolucionaria Quimantú, donde trabajó junto a activistas y guerrilleros exiliados latinoamericanos acogidos por el gobierno de Salvador Allende, que influyeron enormemente en su desarrollo político y social.

Lidia Baltra fue la primera comentarista de cine y espectáculos de Televisión Nacional en 1970, pero los cambios políticos le cortaron la carrera y de la noche a la mañana se convirtió en especialista en Comunicación Rural. Al quedar en una lista negra de periodistas durante la dictadura, se sumergió a sembrar la semilla de la democracia en el mundo campesino y en el indígena, de los cuales entrega visiones actualizadas y profundas.

Habla también de su conversión al feminismo en los 70 y su adhesión a la campaña “Mujeres con Bachelet”, en 2005.  Tras esa experiencia exitosa, publicó su primer libro feminista: “Señora Presidenta, mujeres que gobiernan países”, publicado cuando Michelle Bachelet llegó a La Moneda por primera vez. El segundo fue “Presidentas ABC” con semblanzas sobre las progresistas Presidentas Cristina Fernández en Argentina, Dilma Rousseff en Brasil y Michelle Bachelet (2014) en nuestro país.

Por último, el libro narra en forma amena sus encuentros con personajes chilenos y extranjeros, de aquellos que siempre es grato saber más, como el Cardenal Silva Henríquez, el Premio Nobel Pablo Neruda, el Presidente Salvador Allende, el santo sindicalista Clotario Blest, el guerrillero argentino Ciro Bustos, el fotógrafo Antonio Quintana (pionero de la fotografía documental-social),  los sabios populares Gastón Soublette, Violeta Parra y Margot Loyola; la teórica y activista Marta Harnecker y el dirigente mapuche Aucán Huilcamán, además de cientos de artistas de nivel internacional y nacional.

(“De la farándula a la trinchera”, Ed. Radio Universidad de Chile, Santiago, marzo 2018 a la venta en las oficinas de esta radio, Miguel Claro 509, Providencia, y en las librerías Antártica, Feria del Libro y del GAM, entre otras).