En tanto, analiza cómo conversar con el Gobierno, ojalá asumiendo una postura coordinada ante el oficialismo.

Equipo ES. El presidente del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde, insistió en que “hemos señalado nuestra preocupación porque el Gobierno por un lado señala que va a promover el diálogo y por otro saca la motosierra administrativa, (y) a través de decretos quiere dejar sin efecto las leyes porque no tiene mayoría parlamentaria”.

En el mismo sentido, la senadora de la Democracia Cristiana (DC), Yasna Provoste, indicó que “el Gobierno ha pasado la motosierra administrativa” y agregó que hasta el momento “lo que hemos visto es sólo un esfuerzo comunicacional de que aquí queremos dialogar, pero sin hacer parte a la oposición”.

Y destacó que “nadie puede negarse a un acuerdo por infancia, por ejemplo, pero muéstrenos su contenido”, en un emplazamiento a las autoridades.

El presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier, planteó el rechazo a que “se nos impongan cosas, y que se hable de que se va a llegar a un acuerdo nacional, pero después el Gobierno actúa sin decir agua va”.

La pasada de motosierra se centra, según la oposición, sobre todo en la medida administrativa del Gobierno de Sebastián Piñera para flexibilizar que instituciones privadas puedan ejercer “la opción de conciencia” y no realizar interrupciones voluntarias de embarazo en casos de peligro de muerte para la mujer, violación e inviabilidad fetal.

También causó molestia en la oposición los anuncios de endurecimiento de la Ley Antiterrorista sin discutirlo en el Congreso u otras instancias, a pesar de que se había dicho que se consultaría a todos los sectores políticos sobre el tema de seguridad pública.

Hay inquietud respecto a medidas que tomaría el actual Gobierno para revertir contenidos de las reformas tributaria, laboral y educacional.

En el sentido de lo planteado por Álvaro Elizalde, se teme que al no tener una correlación de fuerzas necesaria en el Parlamento, el Gobierno comience a adoptar decisiones y acciones por la vía administrativa y de decretos.

Eso entraría en contradicción con el planteamiento hecho por el Presidente de la República de alcanzar acuerdos entre el oficialismo y la oposición en muchas materias sociales y de políticas públicas.

Actitud común opositora

Precisamente este lunes, varios partidos opositores analizaron la forma en que encararán el llamado de Piñera a llegar a un “acuerdo nacional” en varias materias.

Yasna Provoste dijo que “nuestra voluntad es que la oposición actúe de manera coordinada, en forma unitaria, de manera de hacer un frente común ante las propuestas del Gobierno y sobre esa base actuar de acuerdo al mérito de esas propuestas”.

El tema fue tratado este lunes en un encuentro con personeros del Partido Radical Socialdemócrata (PRSD), Partido Comunista (PC), Partido Socialista (PS), Partido por la Democracia (PPD) y MAS.

Después de la reunión y ante la prensa, Guillermo Teillier expresó que “lo primero es que entramos a discutir esta propuesta del Ejecutivo de participar en comisiones fuera del Parlamento para discutir cinco temas. Lo que vamos a hacer es que vamos a buscar una posición conjunta”. Añadió que en estos días habrá un encuentro de presidentes, secretarios generales y jefes de bancadas de varios partidos de la oposición que antes integraron la Nueva Mayoría.

El dirigente comunista precisó un punto vital: “Hay partidos que tenemos el acuerdo de no participar en comisiones fuera del Congreso. Discutir los temas, ningún problema, pero en el Congreso”.

Coincidiendo con Teillier, el presidente del PS dijo que “es fundamental que todo el debate respecto de los temas que son más relevantes para los chilenos se desarrolle de cara a la ciudadanía y por tanto, sean discutidos en el Congreso”.

El timonel del PRSD, Ernesto Velasco, sostuvo que “aquí hay una disposición a poder dialogar con el Gobierno y colocar aquellos aspectos que le son propios y relevantes. Ahora, eso no significa que como centroizquierda hagamos un esfuerzo de coordinación política y tener la mayor cantidad de coincidencias en aquellas materias”.

Matizó respecto a los espacios de conversación al declarar que puede ser  “en ambas partes (Parlamento o mesas de trabajo), lo que el Gobierno ha propuesto son comisiones de trabajo integradas por técnicos, por políticos y parlamentarios”.

Así, ante la denuncia de la pasada de motosierra por parte de Piñera y la apertura de buscar formas de conversación, la oposición está definiendo caminos a seguir frente al oficialismo y el tratamiento de proyectos e iniciativas en lo que, por lo demás, puso fin a una supuesta luna de miel política en estas semanas.

Hasta ahora, los dirigentes y parlamentarios del Frente Amplio han planteado una postura cercana a la del PC y el PS, pero están viendo difícil dialogar con el Gobierno, más afuera del ámbito del Parlamento.

La Democracia Cristiana oficialmente mantiene su decisión de conversar con Piñera en cualquier espacio, incluido fuera del Congreso, e insiste en llegar a acuerdos con el oficialismo, incluso sin conocer todavía detalles y contenidos de las propuestas gubernamentales.