Parlamentarias, activistas y dirigentas entregaron requerimientos en Contraloría y en el Ministerio de Salud para que se rechace el nuevo protocolo.

Daniela Pizarro A. Periodista. “Estamos convencidas de que las modificaciones que ha hecho el Ministerio de Salud no se ajustan a derecho”. Con esas palabras comenzó su intervención la mañana de este lunes la diputada del Partido Comunista (PC), Karol Cariola, en el frontis de la Contraloría General de la República, hasta donde llegó junto a otras parlamentarias y dirigentas para solicitar a la entidad que deje sin efecto el cambio de protocolo -hecho por decreto por el Gobierno de Sebastián Piñera- que amplía la objeción de conciencia institucional a centros privados que reciban aportes estatales en el marco de la aplicación de la ley de interrupción del embarazo en tres causales.

Cariola indicó que con esos cambios “se perjudica precisamente a las mujeres profesionales que hoy sí están incorporadas a las Isapres, a las mujeres que tienen planes cerrados, que tienen planes preferentes con algunas instituciones de salud privada y frente a una medida como esta no solo se les está vulnerando el acceso a un derecho que fue  garantizando por ley, sino que además se están utilizando recursos públicos para ello, y eso no lo vamos a aceptar y esperamos que el Contralor se pueda referir a los puntos modificados del protocolo”.

En la misma línea, la diputada del PC, Camila Vallejo, sostuvo que “hoy nos preocupa que una mujer que necesita atenderse vía Isapre en una clínica privada, porque está en riesgo su vida, porque su feto va a morir o porque fue violada, pueda atenderse. Hoy día este protocolo le pone limitaciones a esa posibilidad y eso es grave”.

Asimismo, la parlamentaria de Revolución Democrática (RD), Maite Orsini, resaltó que “es al menos antidemocrático y raya en la ilegalidad esta modificación que se hace al reglamento, justamente para modificar el espíritu de la Ley. Lo que se está haciendo es vulnerar derechos que ya han sido adquirido por las mujeres, a través de un reglamento”.

“Ni un paso atrás”

También, durante esta jornada, grupos de mujeres, organizaciones feministas y de trabajadoras, llegaron hasta el Ministerio de Salud para entregar dos cartas/requerimientos donde solicitan anular el nuevo protocolo. Una fue entregada durante la mañana por parlamentarias y activistas y la otra fue llevada a eso de las 7 de la tarde del lunes, en medio de una manifestación, a nombre de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) representando a todas las mujeres de Chile.

Hasta el lugar llegaron decenas de manifestantes entre los cuales destacaron la presencia de la parlamentaria del Partido Progresista (PRO), Marisela Santibáñez y del diputado PC, Boris Barrera, además de representantes de colectividades como las Juventudes Comunistas, de la Democracia Cristiana y del Partido por la Democracia.

Marisela Santibáñez recalcó que “no vamos a retroceder ni un paso, esto se veía venir, pero estoy encantada de la cantidad de mujeres que están comprometidas con esta causa, esto recién empieza”.

En tanto, Boris Barrera subrayó que “con esto nos damos cuenta de la letra chica, porque el Presidente (Sebastián Piñera) sale con el discurso de que quiere un acuerdo nacional y lo primero que hace es violentar a las mujeres modificando el protocolo”.

“En el Parlamento vamos a hacer todo lo que haga falta para impedir este abuso de poder, porque esto es un retroceso tremendo, fueron años de lucha para poder llegar a legislar en estas tres causales con un acuerdo casi transversal e incluso con el paso por el Tribunal Constitucional. Vamos a seguir luchando para que esto se revierta, porque no podemos dar ni un paso atrás”, añadió el legislador.

Asimismo, la encargada de la Comisión Nacional de Mujeres del PC, Natalia Cuevas, en conversación con ElSiglo.cl se refirió a los pasos que seguirán las mujeres de la organización de la hoz y el martillo frente a este nuevo escenario.

“Hoy opera la defensa de nuestros derechos, porque no queremos retroceder, no daremos ni un paso atrás frente a nuestros derechos conquistados”, dijo la dirigenta y destacó que “nosotras pronosticábamos un escenario adverso, sabíamos que estaba bajo la manija del Ejecutivo cualquier tipo de modificación con aspectos administrativos”.

Sin embargo, afirmó que “es inaceptable que de un proceso de este tipo el Gobierno quiera borrar una voluntad popular que es ley de la República, por lo tanto nos parece que es una señal política errónea la que desarrolla el gobierno con este cambio de protocolo, porque ellos hablan de acuerdo nacional, pero sin conversar con la ciudadanía”.

Cuevas explicó que “nosotros estamos pidiendo que se anule el actual protocolo para que vuelva a ser tal como el gobierno anterior dejó establecido, es por ello que esperamos que el Ministerio de Salud se pronuncie, porque nosotros queremos respuestas políticas no administrativas”.