Funcionarios enfatizan que proyecto de Piñera ya lo presentó Bachelet. Hay que avanzar en promulgar la ley de garantías de derechos de la niñez, remarcan.

Santiago. Tras asumir, en su primera actividad oficial, el Presidente Sebastián Piñera visitó la Fundación Padre Seremía, colaboradora del Servicio Nacional de Menores (Sename) y llamó a un gran acuerdo nacional por la infancia.

A través de 10 medidas, el Mandatario pretende introducir una serie de cambios en los hogares pertenecientes al Servicio.

Los anuncios provocaron la inmediata reacción del Sindicato del Sename que analizó cada una de las 10 medidas.

Según remarcaron los trabajadores, “los anuncios del Presidente Piñera no tienen mucha novedad, dado que la mayoría de los puntos abordados en estas 10 medidas tienen directa relación con proyectos de ley que hoy se encuentran en el Congreso, los que pensamos deben ponerse urgencia para poder tramitarlos y con ellos apuntar a las soluciones de fondo en la problemática de la infancia en nuestro país, entendiendo que la solución no pasa solo por la división del servicio y la inyección de mayor presupuesto, pues si bien esto es necesario, el problema tiene que ver con una nueva institucionalidad que se haga cargo de los niños y niñas de nuestro país y con un nuevo marco legal que cambie el paradigma, reconociéndolos como sujetos de derecho”.

En este sentido, indicaron que “lo primero que echamos de menos en los 10 puntos, es   la urgencia necesaria en la tramitación de la ley de garantías de los derechos de la niñez que se encuentra en tercer trámite Constitucional. Esta es  la ley marco que sienta las bases generales del Sistema de Garantías de Derechos de la Niñez, que se compone por políticas, instituciones y normas destinadas a garantizar los derechos de los niños y niñas”.

El Sindicato del Sename recordó “que en su primer gobierno (de Piñera) el no contar con una ley de garantía (que supere las deficiencias de la ley de menores actualmente existente) hizo que los proyectos de división del Sename, no se tramitaran y se estancaran en la comisión de Constitución, Legislación y Justicia de la Cámara de Diputados”.

“En base a los 10 puntos anunciados nuestra opinión es la siguiente:

1..- El Mandatario explicó que la primera medida será “reemplazar el actual y fallido Sename por dos nuevos servicios”:  el Servicio de Protección de la Infancia y Adolescencia, que trabajará con menores vulnerables y vulnerados; y el Servicio de Responsabilidad Adolescente, que trabajará con los infractores de ley.

Nuestra opinión es que ambos proyectos se encuentran en discusión  en el Congreso, el de protección está en la Cámara de Diputados en su primer trámite y el de responsabilidad está en el Senado también en su primer trámite legislativo, en donde ya fue aprobada por ambas cámaras la idea de legislar. Ante esto creemos que debiera ponerse las urgencias necesaria y en su tramitación, realizar las indicaciones que estimen pertinentes, pues de hacer lo que anunció el ministro Moreno (titular de Desarrollo Social), de enviar una indicación sustitutiva, cambiando todo el proyecto, esto solo sería un retraso mayor debido a que se entraría a discutir todo de nuevo, creando un retraso de por lo menos 6 meses, sin contar con diferencias de fondo que pudieran tener los parlamentarios con esta nuevo proyecto. Asimismo debemos expresar que los dos proyectos fueron trabajados y  acordados con los trabajadores en lo general, esperamos que esto se mantenga con las  nuevas autoridades.

2.- Continuó explicando que “se realizará una auditoría para conocer la verdad de la situación en que viven los niños del Sename”. Además, se creará un moderno sistema de información y evaluación, que permita seguir en tiempo real la calidad de la atención que reciben los niños y adolescentes.

Creemos que sería un avance la implementación de un nuevo y moderno sistema de información y que es razonable que todas las nuevas autoridades realicen auditorías para revisar las implementaciones de las políticas y sus deficiencias, pero esperamos que no se pretenda con esto realizar un nuevo diagnóstico de la situación existente, pues si hay algo que ya se ha hecho en muchas oportunidades y por diferentes actores es el diagnósticos respecto de la situación de los niños y niñas en Sename. Pues con las comisiones I y II de la Cámara con sus respectivos informes, el Informe INDH (Instituto Nacional de Derechos Humanos), el informe de la comisión Jeldres y los distintos pronunciamientos, que ha realizado la Unicef, creemos que ya no es necesario más diagnósticos. Lo que se necesita es abordar todos los problemas y deficiencias que han constatados estos informes, como por ejemplo la falta de atención de salud con la priorización pertinente para los niños y niñas más vulnerables de nuestro país.

3.- Se creará un Sistema de Defensoría de Niños Vulnerables, “para asegurar que las buenas intenciones sean buenas realidades”, dijo Piñera.

Este punto también es algo que ya está creado que es el defensor de los derechos del niño, lo que falta aquí es la definición de las cualidades que debe tener este defensor y los requisitos para su designación, que aseguren la definición de una persona que cumpla cabalmente con el rol encomendado por la ley, evitando que sea elegido más que por sus cualidades y expertis técnica, por afinidad política.

También creemos que se debe reforzar el programa de representación jurídica y de atención de niños y niñas en residencias que mantiene el Ministerio de Justicia.

4.- Se aumentará la subvención que reciben las instituciones colaboradoras del Sename, profesionalizando la capacitación de su personal, mejorar los estándares de calidad y fortaleciendo el sistema de control.

Entendiendo que es una necesidad real la falta de recursos con que cuentan las instituciones colaboradoras, por lo cual en el proyecto de Servicio Nacional de Protección Especializada para niños y niñas, que fue presentado por el gobierno de la Presidenta Bachelet, ya se aumentó el valor máximo a pagar para la Línea Residencial de los organismos colaboradores del Sename ( Ley de subvenciones 20034)  que implica un aumento en régimen de  $ 35.740 millones de pesos. La propuesta de seguir aumentando esta subvención, debe ser cambiando los estándares que se le exigen a las OCAS, pero también cambiando la forma de pago, pues el mantener el pago por niño atendido, es un sistema perverso que solo perjudica el proceso de desinternación de los niños en condición de vulnerabilidad.  En este sentido, estamos atentos a lo que la nueva Subsecretaría de la Niñez, realice dado que en esa Subsecretaria estará alojada la definición de los nuevos estándares de atención a los niños que atiende el sistema proteccional.

5.- Se privilegiará el rol de la familia, transformando el Ministerio de Desarrollo Social en Ministerio de Familia y Desarrollo Social. Además, la actual Subsecretaría de la Niñez también abordará la Infancia.

Nos preocupa que la definición de ministerio de la familia llegue también a remplazar a esta Secretaría de la Niñez, por familia y niñez, pues eso sería un retroceso en el cambio de paradigma que contempla entre  otros la Convención de los Derechos del Niño, entendiendo a este como un sujeto de derecho y no solo como un sujeto que requiere de la tutela de los adultos para ejercer sus derechos, pues si bien entendemos que la familia juega un rol fundamental en el desarrollo de cualquier ser humano (como lo contemplan los proyectos de garantía y también el servicio de protección que se tramitan en el Congreso) se debe asegurar y garantizar el ejercicio pleno y soberano de los derechos a cualquier persona sin discriminación alguna, dentro de los cuales se encuentran los niños y niñas de nuestro país.

6.- Se modificará la ley de adopciones para acelerar y simplificar el proceso de búsqueda de las familias que necesiten adopción y permitir adoptar a niños que han estado bajo su cuidado.

Entendemos que la Comisión de familia que trataba el proyecto de  Ley de Adopciones concluyó que para avanzar en esta, era necesario promulgar La ley de Garantías de la Niñez para generar un marco de relación distinto en su tramitación logrando definir el concepto niño y el reconocimiento de estos como sujetos de derechos. Por ello es que creemos que es fundamental avanzar con urgencia en la promulgación de la ley de garantías de derechos de la niñez, pues es absolutamente coherente y entendible que dicha comisión ponga esto como requisito, para su tramitación.

7.- Se creará el Sistema de Alerta Temprana, que se llamará “Alerta Infancia”, para identificar a los niños en situación de riesgo, como aquellos que desertan de la educación escolar, que abandonan sus hogares, o que cometen delitos por primera vez.

Encontramos que esta medida es muy pertinente y  valorable, pues podría ser muy eficaz para la prevención de una gran cantidad de niños que entran en una pirámide de vulneraciones al no detectar en forma temprana su situación personal, pero entendemos que para que sea efectiva el estado debe tener la legislación adecuada que garantice los derechos de los niños y niñas y que obligue a los diferentes ministerios que intervienen es este sistema a coordinar e implementar las acciones necesaria no solo para detectar estas situaciones si no que para intervenir en forma temprana y oportuna.

8.- Se implementará el plan “Todos Aprenden”, para incluir a niños con rezagos en el plano educativo y combatir así la deserción escolar.

Se valora esta decisión,  pero al igual que la anterior debe garantizarse por ley.

9.- Se promoverá el rol de la sociedad civil y garantizará el derecho universal a la educación preescolar, porque  “está demostrado que mientras más temprano acceden al proceso educativo, mayor será la igualdad de oportunidades”.

Esperamos que el garantizar la educación sea no solo la preescolar, sino también las distintas etapas, hasta la educación superior, pues también está demostrado que la educación en todos sus niveles, permite de mejor manera el desarrollo de las personas y su movilidad social, asegurando así el futuro sobretodo de los niños y niñas más  vulnerables de nuestro país.

1o.- Finalmente, se implementará el programa de mejoramiento en la calidad de la infraestructura en los hogares e instituciones colaboradoras del Sename.

Compartimos el avanzar en el mejoramiento de los hogares tanto de los colaboradores como de administración directa, pero creemos que junto con ello se debe avanzar en el derecho a vivir en familia de los niños y niñas, fortaleciendo los programas que apunten en esta dirección, también evitando los centros masivos, permitiendo una atención mucho más personalizada de los niños y niñas que como último recurso deben pasar un tiempo en centros residenciales, pues entendemos que independiente los esfuerzos que se desarrollen los centros residenciales siempre seguirán existiendo por ello es que hay que adecuar sus instalaciones y sus programas para que sean lo más parecido a un hogar”.