A los 76 años murió Stephen Hawking que otorgó una nueva mirada a la ciencia por sus teorías sobre los agujeros negros y el “Big Bang”.

Agencias.  “No le tengo miedo a la muerte, pero yo no tengo prisa en morir. Tengo tantas cosas que quiero hacer antes”, decía el físico Stephen Hawking, fallecido a los 76 años en Cambridge, Inglaterra.

Su deceso ha provocado impacto, porque de alguna manera la ciencia moderna ha quedado huérfana al perder a uno de sus grandes cerebros.

A pesar de sus libros y teorías sobre los agujeros negros y el “Big Bang” el científico nunca ganó un premio Nobel.  Recibió eso sí muchos reconocimientos como la Medalla Albert Einstein, en 1979, el premio Prínicpe de Asturias, en 1989, y el Premio Especial de Física Fundamental, en 2012.

Se decía que Hawking, padre de tres hijos, tenía una mente maravillosa atrapada en un cuerpo discapacitado. Su enfermedad, esclerosis lateral amiotrófica, lo condenó a estar postrado en una silla especial. En 1985 perdió la voz y desde entonces se comunicó a través de un sintetizador de voz lo que le permitir continuar ofreciendo conferencias y divulgando sus conocimientos.

Sus visitas a Chile

El físico estuvo dos veces en  Chile. La primera vez fue en agosto de 1997, oportunidad en que participó en un seminario científico en la Estación Mapocho, junto a otros físicos teóricos.

La segunda parte de esta conferencia se realizó en la isla Rey Jorge, en la Antártica. Según señalaría más tarde, en una entrevista al diario The Guardian en 2010, esta experiencia fue la “más emocionante de su vida”.

En 2008, Hawking estuvo nuevamente en Santiago, pero en esa ocasión solo permaneció algunas horas en el Salón VIP del aeropuerto internacional.

Viajó invitado por el científico chileno Claudio Bunster, director del Centro de Estudios Científicos, para celebrar sus 60 años. En el aeródromo Las Marías de Valdivia ofreció la conferencia gratuita “Out of a black hole”.

Junto a Bunster recorrió los alrededores de Valdivia y visitó la cervecería Kunstmann.

Tras visitar el sur del país, Hawking se reunió en La Moneda con la ex Presidenta Bachelet que le regaló el libro de Pablo Neruda “Las caracolas”.

En el Patio de Los Cañones, el físico ofreció una conferencia y confesó estar “impresionado” con la Mandataria y con este “hermoso país”.