Bárbara Figueroa, presidenta de la multisindical, valoró encuentro que “da cuenta del reconocimiento respecto del rol que nosotros jugamos”.

Santiago. Su primera reunión de trabajo sostuvieron este martes la directiva de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), encabezada por su presidenta Bárbara Figueroa, y el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg.

El secretario de Estado valoró en la ocasión la voluntad de diálogo y el papel de la CUT como la organización sindical más representativa.

Bárbara Figueroa por su parte valoró el encuentro lo que “da cuenta del reconocimiento respecto del rol que nosotros jugamos”.

La presidenta de la organización sindical informó que en la reunión se creó una agenda de trabajo con el Ministerio y se incluyeron temas emergentes como el salario mínimo, pensiones y empleabilidad.

Remarcó que “queremos no solo conocer la propuesta del Ejecutivo, sino también queremos hacer llegar nuestras propias propuestas”.

En materia de empleos, la dirigente indicó que “el propio Ministerio ha planteado que materia prioritaria es el tema de la empleabilidad y para nosotros es un tema de alta trascendencia”.

Figueroa añadió que esta materia estará “en el mismo nivel de importancia que tienen otras temáticas, que sin ser de estos temas emergentes son de alto impacto” como es el tema de los inmigrantes y la incorporación con plenos derechos de la mujer en el mundo laboral.

Cambios al sistema previsional

El titular del Trabajo sostuvo que construirán “un acuerdo para hacer cambios al sistema previsional, sabemos que en esto hay distintos caminos y posturas, pero confío en que con la CUT, con los trabajadores, con los parlamentarios de gobierno y de oposición compartimos el objetivo más importante, que es que hoy se requiere subir las pensiones a la clase media y a las familias más vulnerables y es importante ponernos de acuerdo en una reforma previsional que logre su objetivo”.

Respecto al salario mínimo señaló que este año llegará el momento en que deberán negociar y reiteró la importancia del diálogo constructivo entre el Gobierno y la CUT.

Monckeberg destacó que hace cinco años la CUT empezó un estudio y un trabajo respecto a la inmigración “que nosotros vamos a acoger y vamos a recoger e impulsar, porque nos parece que hoy día no podemos sencillamente ignorar los cambios en el mercado del trabajo en Chile a partir del incremento de la inmigración”. Afirmó que el trabajador inmigrante tiene que respetar la ley y que esta respete sus derechos.

Agregó que “no puede haber discriminación y por lo mismo sabemos que es prioridad para el Gobierno y así lo ha anunciado el ministro del Interior, modernizar en materia de inmigración la legislación vigente, porque trabajador que entra a nuestro país sea extranjero o nacional tenga los mismos derechos”.

Bárbara Figueroa planteó que es necesario hacer una modificación estructural a la ley y que no “no puede haber discriminación alguna para que los trabajadores puedan optar a trabajo decente” lo que no tiene que ver con las fronteras nacionales sino que con las plenas garantías para toda persona que quiera trabajar.