Se añadió idea de valores socialistas y cláusula referida a la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad.

Prensa Latina. Xinhua. Luego de casi una semana de deliberaciones, la Asamblea Popular Nacional de China aprobó, y por quinta vez en su historia, un proyecto de enmiendas a la Constitución.

El Legislativo recibió el lunes pasado el texto con los cambios, debatió a puertas cerradas su contenido y lo sometió a votación en esta jornada.

Sus casi tres mil miembros dieron el visto bueno tras determinar que las enmiendas están a tono con la aspiración del Partido Comunista de China (PCCh) y del pueblo de avanzar hacia la prosperidad y seguridad del país.

El Comité Central de esa organización política definió las propuestas a fines del mes pasado.

El Parlamento eliminó de la Carta Magna la expresión sobre el límite a dos mandatos consecutivos del Presidente y Vicepresidente del país e incluyó como un nuevo órgano estatal a la comisión nacional de supervisión, adjunta al brazo disciplinario del Partido.

Añadió los valores socialistas esenciales, una cláusula referida a la construcción de una comunidad de futuro compartido para la humanidad y otra acerca de la adhesión a una ruta de desarrollo pacífico, con beneficio mutuo y una estrategia de apertura.

Entre otras cuestiones, adicionó la idea de promover el socialismo con características chinas, considerada la ruta a seguir para materializar los sueños de revitalización social, económica y política del país.

Dicho pensamiento quedó incorporado en octubre de 2017 a los estatutos del Partido durante su 19 Congreso, el cual supone el comienzo de una era en el gigante asiático con estrategias bien definidas para superar desafíos pendientes como la lucha contra la pobreza, contaminación y riesgos financieros.

La primera Constitución de China fue promulgada en 1954, mientras la actual está en vigor desde 1982 y tuvo modificaciones anteriores en 1988, 1993, 1999 y 2004.

Este tema es uno de los más relevantes en la agenda de la Asamblea junto con las reformas a las instituciones de Estado y del PCCh, que persiguen transformar a China en un estado socialista moderno, eficaz y capaz de mantener un desarrollo estable.

El Legislativo entró en sesiones el lunes y las concluirá el 20 de marzo.

Durante ese tiempo como de costumbre revisará la gestión gubernamental, los reportes económicos y el presupuesto, pero además votará por renovar o mantener la actual nomenclatura del Estado.

El máximo órgano legislativo de China adoptó una enmienda constitucional que consagró el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con peculiaridades chinas de la nueva época en la Constitución.

“Como un importante contenido de la enmienda, la inclusión del pensamiento de Xi en la ley fundamental del país refleja la aspiración común del Partido entero y de todo el pueblo chino de diversos grupos étnicos”, afirmó Shen Chunyao, presidente de la Comisión para Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la XII APN.

El pensamiento de Xi constituye el último logro en la adaptación del Marxismo al contexto chino y encapsula la experiencia práctica y la sabiduría colectiva del Partido Comunista de China (PCCh) y el pueblo, destacó Shen.

“Ha sido la guía teórica fundamental para los logros históricos y cambios realizados en la causa del Partido y el país desde el XVIII Congreso Nacional del PCCh”, apuntó Shen.

La inclusión del pensamiento de Xi y la concepción científica del desarrollo ha garantizado que las teorías guía del país avancen con los tiempos, indicó Shen.