Cómo destaca el Gobierno 4 años de políticas en derechos de las chilenas. Ley de Cuotas, despenalización en 3 causales, campañas contra la violencia.

Equipo ES. Siempre se dijo y se supo que para la Presidenta Michelle Bachelet una acción clave de su segundo mandato, sería ampliar derechos y atender demandas de las mujeres chilenas. Durante estos cuatro años, en esa tónica, se trabajó en varios proyectos, que incluyó la creación del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, que lideró la ministra Claudia Pascual, una de las integrantes del Gabinete ministerial que completó los cuatro años en el cargo junto a la jefa de Estado.

Precisamente en estas semanas, el Portal del Gobierno publicó un resumen de lo hecho en estos cuatro años respecto a temas de mujer -en el sentido de que son de la sociedad en su conjunto-, bajo el título “Un Chile Mejor avanza junto a las mujeres: este es el resultado de cuatro años trabajando contra la desigualdad de género”.

Ahí se señala que “una nueva institucionalidad, la despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales, y una política de Estado contra la violencia de género, son algunos de los logros que hoy forman parte del Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet”.

Se recuerda que el 27 de marzo del 2014, la Presidenta envió al Congreso el proyecto de ley para crear el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género, cumpliendo con un compromiso del programa de Gobierno de la Nueva Mayoría.

El texto difundido desde el Gobierno, indica que “el nuevo Ministerio se creó bajo la convicción que la mayor desigualdad que se vive en Chile es entre mujeres y hombres. Hay desigualdad en la formación, en las oportunidades de trabajo, legales, económicas, patrimoniales, de desarrollo personal y autonomía, de acceso a la cultura, a las instancias de decisión y en los espacios de representación política”.

Se precisa que hoy el Ministerio cuenta con sus 15 Seremías, además de un Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (ex Sernam) con nuevas funciones y que fue creado el  Comité Interministerial para la Igualdad de Derechos y Equidad de Género.

Para La Moneda, se produjo un “avance histórico para las mujeres”, con la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo en 3 causales, peligro para la vida de la mujer, inviabilidad fetal de carácter letal y embarazo por violación.

El texto indica que “la normativa busca el respeto a la voluntad de las mujeres y la garantía de un tratamiento adecuado en los servicios de salud, con acompañamiento biopsicosocial sea cual sea la decisión de la mujer, respeto a la autonomía progresiva de las niñas y adolescentes”.

“También se amplió el acceso a servicios de salud sexual y reproductiva; disponibilidad efectiva de métodos anticonceptivos, incluyendo la anticoncepción de emergencia”, sostiene la información aparecida en el Portal del Gobierno.

Hay una dedicación al tema educativo y se señala que “en los importantes cambios en favor de una educación de calidad que se hicieron en el Gobierno, se incorporó un enfoque de género, que promueve las relaciones con respeto, la no violencia y la ruptura con los estereotipos negativos que afectan a niñas y niños desde la educación parvularia; también se promovió que la malla curricular -en la formación docente de universidades acreditadas- contenga perspectiva de género”.

Y se enfatiza que “se difundieron sugerencias para la elaboración de protocolos contra el acoso sexual en la educación superior y planes de igualdad de género”.

También se reporta y se recuerda que en este periodo gubernamental “se implementaron 20 nuevas casas de acogida y otras cinco cuentan con presupuesto aprobado para 2018” y que “se aumentaron los Centros de la Mujer en las comunas de Chile con mayores índices de violencia”, parte de las labores de apoyo a mujeres víctimas de violencia y agresiones.

En esa línea, “se creó e implementó el Programa de Formación de Monitoras y Monitores Comunitarios en Prevención de Violencia contra las Mujeres, que involucra a la comunidad para educar y erradicar las manifestaciones de violencia, además de vincular a las mujeres con la red de atención en la materia”.

El texto sostiene también que “desde 2014 hasta el 2017, este Gobierno desarrolló una línea de trabajo en las campañas comunicacionales para ayudar a erradicar la violencia contra la mujer, mediante el cambio cultural a una sociedad donde hombres y mujeres tengamos un nuevo trato en nuestras relaciones. Así, la última campaña se llama Contra La Violencia Te Apoyamos.

Asimismo, se destaca “la iniciativa del Ejecutivo en la eliminación de la precalificación que hoy en día hacen los Tribunales de Familia sobre el delito de maltrato habitual, de forma tal que el Ministerio Público pueda investigar el delito de maltrato habitual con la sola denuncia de la víctima, sin que deba pasar con la evaluación de los Tribunales de Familia. Con esto se mejora sustantivamente la protección que nuestro ordenamiento jurídico ofrece a las víctimas de violencia intrafamiliar”.

La nota precisa. “En segundo lugar, se creó un nuevo delito de maltrato corporal único. Este delito castigará a quien ejerce violencia o maltrato físico en contra de un menor de edad, adulto mayor, persona en situación de discapacidad, o personas que forman parte de una relación intrafamiliar según el artículo 5 de la ley N° 20.066, bastando con un acto de maltrato corporal único para que se configure, diferenciándose de esta forma del maltrato habitual que regula la ley de violencia intrafamiliar”.

También se señala que fueron creados los “Circuitos Intersectoriales Regionales de Femicidio, un espacio que gestiona intersectorialmente apoyo para las mujeres afectadas y sus familias, en los casos de femicidios consumados y frustrados según corresponda. Esta respuesta comprende un primer contacto inmediato, y entrega de atención psicosocial, reparatoria, y jurídica”.

Desde el Gobierno se destaca que “ya se está tramitando el proyecto de ley sobre el derecho a una vida libre de violencia para las mujeres, que modifica la ley de Violencia Intrafamiliar, incorporando todo tipo de violencia de género, no sólo aquella que se vive dentro de las familias o entre cónyugesampliando las nociones de los espacios donde ocurre la violencia contra la mujer y aumentando las penas a los agresores”.

El artículo publicado aborda logros en materia de salud y mujer. Se señala que se desarrolló una “masiva vacunación contra el virus de Papiloma Humano: A partir de 7mo básico, todas las niñas y adolescentes del país tiene derecho a esta vacuna”. Además, se eliminó el embarazo como preexistencia en las Isapres, se garantizó el derecho a permiso laboral para todas las mujeres mayores de 40 años para realizarse una mamografía al año; se desarrollaron programas de salud odontológica: más de 300 mil mujeres se han atendido en el Programa Más Sonrisas; hubo una ampliación en un 15% oferta de programas de tratamiento, ambulatorio y residencial en drogas, específico para mujeres.

En el resumen sobre políticas a favor de la mujer, “se enfrentaron las principales barreras que limitan el acceso de las mujeres al mundo del trabajo formal e informal. Hubo un fortalecimiento de programas para promover el empleo femenino, pasando de una cobertura de 218 a 250 comunas del programa Mujeres Jefas de Hogar, que contó con la participación de cerca de 28 mil mujeres en 2017”.

Y hubo “programas de acompañamiento y emprendimiento, trabajo con mujeres rurales y un enfoque de género en el Sistema Nacional de Inversiones fueron algunos de los avances más relevantes”.

También se relevó como parte del trabajo en materia de derechos y apoyo a la mujer, el diseño de las bases de un Sistema Nacional de Cuidado, con la creación, entre otras medidas, del Programa Chile Cuida, destinado a personas mayores de 60 años presente en 16 comunas.

“La campaña Compartamos la Pega, bajo el lema ‘el trabajo de la casa y el cuidado de las personas es una labor de todas y todos’, se centra en la corresponsabilidad al interior de los hogares, con el fin de desnaturalizar el rol de la mujer en estos quehaceres”, indica la nota de resumen. Se añade que “el trabajo del hogar y el cuidado de niñas, niños y personas no valentes es un aporte que hoy las mujeres hacen al país de manera totalmente gratuita. Sin embargo, esta tarea tiene un alto costo para las mujeres, que muchas veces dejan de lado el cuidado de su propia salud y viven en condiciones de dependencia económica y psicológica respecto de quien aporta los dineros al hogar”.

En el artículo se señala que “la Ley SANNA es otro avance relevante. Este seguro obligatorio permite a los padres y a las madres ausentarse de su trabajo durante un tiempo determinado, con el propósito de prestar atención, acompañamiento y cuidado personal a sus hijos mayores de un año y menores de 15 y 18 años (según corresponda) afectados por una condición grave de salud y de alto riesgo vital”.

“Uno de los principales desafíos que enfrentaba nuestro sistema electoral era la baja representatividad de las mujeres en el Congreso y los partidos políticos. La misma situación ocurre con los directorios de las empresas, públicas y privada”, se indica en el Portal del Gobierno.

Y se expresa que “con eso en mente, la presidenta Michelle Bachelet impulsó la reforma al sistema electoral y a los partidos políticos para que más mujeres puedan integrar las listas de candidaturas al Congreso. La nueva Ley de Partidos Políticos, exige, entre otras cosas, garantizar una mayor presencia de mujeres en los órganos de los partidos, con un porcentaje mínimo de participación femenina (60/40) al interior de estos”.

Además, se destaca que “en materia de directorios de empresas, la Mandataria fomentó la presencia de mujeres como directoras en el Sistema de Empresas Públicas (SEP). Así, si en 2013 había solo un 5% de mujeres en los directorios de las empresas del Estado, hoy existe un 42%”.

“Esto se une a que el Gobierno adhirió a la Iniciativa de Paridad de Género (IPG), que busca asegurar una mayor presencia de mujeres en los espacios de toma de decisión de las empresas privadas”, se releva.