La autoridad ancestral se reunió con dirigentes y parlamentarios de la colectividad para reiterar su inocencia de cara a la reapertura del Caso Luchsinger-Mackay.

Daniela Pizarro. Periodista. “Estuve diez meses encarcelada, pero soy una persona inocente, no tengo nada que ver con la muerte de los Luchsinger-Mackay, a quienes conocí porque ellos fueron a mi casa cuando yo tenía 16 años y recién empezaba a prepararme para ser Machi, fueron muchas veces, entonces es doloroso que me involucren con esas muertes”, señaló la Machi Francisca Linconao tras el encuentro que mantuvo con dirigentes y parlamentarios del Partido Comunista (PC) en la sede de la colectividad.

Además, la Machi explicó que “yo viajé a Santiago para pedir ayuda a los señores diputados del Partido Comunista por el juicio del caso Luchsinger-Mackay, vengo a denunciar todo este montaje que ha hecho carabineros y la policía de investigaciones”.

Ya que recordó que sufrió un “allanamiento en el año 2013 donde dijeron que tenía un arma hechiza, la que nunca existió, todo eso fueron mentiras y montajes que hicieron los carabineros”, sin embargo aseguró que “de todo ello fui absuelta”.

Linconao reiteró su inocencia y afirmó que ella se dedica a mejorar a la gente no a atentar en contra de ellas. Indicó: “Yo soy una machi, una autoridad ancestral de mi pueblo mapuche, tengo el don de Dios espiritualmente, trabajo con medicinas para sanar a las personas”.

Sobre el proceso judicial anterior al que fue sometida durante varios meses sostuvo que “fui encarcelada y estuve con huelga de hambre, fui absuelta y después se anuló el juicio y volvimos a cero, esto es un gran dolor para mí, es una tristeza, porque por mi condición espiritual no puedo estar ahí con todos los huincas (chilenos) y con la prensa, todos los días, porque eso me hace mal”.

Francisca Linconao sostuvo la reunión con el secretario general del PC, Lautaro Carmona, el miembro de la Comisión Política de la colectividad de la hoz y el martillo, Juan Andrés Lagos, el presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez y los parlamentarios del PC, Hugo Gutiérrez, Camila Vallejo, Karol Cariola y los recién electos Boris Barrera y Amaro Labra.

La autoridad mapuche dijo que el caso lo llevará a la Organización de las Naciones Unidas y a todos los planos internaciones, porque subrayó que se debe saber que el Estado de Chile es injusto con los miembros de los pueblos originarios.

En tanto, Lautaro Carmona, sobre la reapertura del juicio, apuntó que “una vez más se pretende llevar a juicio a quien ha demostrado en la justicia absoluta inocencia, ella (Linconao) es víctima de una operación de la cual las fuerzas policiales deben hacerse cargo”.

“Esperamos que el gobierno, que es nuestro gobierno, no recurra a la legislación antiterrorista y opere de acuerdo a los tratados y de acuerdo a los códigos éticos, políticos y culturales de respeto frente a una figura como la Machi”, destacó.

Y añadió que “el Estado está aplicando una discriminación por su condición de autoridad de un pueblo ancestral  y por su condición de mujer”.

Asimismo, Carmona indicó que “lo justo y lo que corresponde es que se cierren los casos y que no se vuelva a tratar el tema de nuestro pueblos originarios, del pueblo mapuche, judicializado y se trate como política de Estado”.

El dirigente comunista, además, anunció las medidas que tomará la tienda frente al montaje de la Operación Huracán y al caso de la Machi Linconao. Manifestó que “nuestros parlamentarios van a exigir en la Cámara de Diputados una Comisión Investigadora que llegue hasta los últimas consecuencias en las responsabilidades institucionales e individuales vinculadas a la famosa Operación Huracán”.

“También vamos a estar disponibles para hacer todos los tramites que se requieren para instalar este tema en el plano internacional, porque esto es una ensañamiento del Estado de Chile para con un pueblo representado en una figura simbólica como es la Machi Francisca”, agregó.