De vuelta a la realidad, nos encontramos con novedades en los departamentos de prensa.

José Luis Córdova

Afortunadamente terminó el Festival de Viña -que fue cubierto hasta por canales que no lo transmitieron- De las pocas cosas rescatables en este evento que pareció eterno destacamos: la presentación del grupo Illapu, Bombo Fica, el polémico anti homenaje a Parra y uno que otro de los larguísimos “recitales” que agotaron hasta a los más fanáticos de los artistas invitados. El humor “feminista” daría para otra columna de este tipo.

Vuelta a la realidad, nos encontramos con novedades en los departamentos de prensa, aunque Chilevisión lo anunció con bombos y platillos: disminuirían la crónica roja, cuestión que no ha ocurrido hasta el momento.

En canal 13 se anunció que Cristián Bofill, asumiría otro cargo en el staff del magnate Andrónico Luksic, propietario del canal. Es decir, nuestro colega (ex Tolerancia Cero y ex director de La Tercera y de prensa en TVN) emprende rumbos en el campo empresarial. Estuvo casi 27 años dirigiendo los tres medios de comunicación más importante del país. Junto con incorporarse a los grandes negocios privados como gerente de estrategia de nuevos negocios, hay que señalar que Bofill es pareja de la futura ministra de Cultura, Alejandra Pérez Lecaros, ex directora de Canal 13 y también mano derecha de Luksic.

En TVN, el ex socialista Alberto Luengo (sepulturero del suplemento La Nación Domingo) también renunció a su cargo, luego de 4 años, en el departamento de prensa. Anteriormente había estado en Chilevisión y Canal 13. Será reemplazado interinamente por la dupla Gianfranco Dazzarolla y Hugo Marcone. Ninguno de estos tres colegas alzó la voz ante el despido de María Eugenia “Choña” Camus, destacada profesional con largos años en la estación “pública”, última hazaña de Luengo.

Si estos cambios redundaran en el mejoramiento de los mensajes, de la agenda y las políticas editoriales de los medios, estaríamos aplaudiendo las medidas. Pero resulta que todo se mantiene igual -o peor- de acuerdo a los últimos tratamientos de temas tan sensibles y graves como la llamada “Operación Huracán”, los casos de menores violados, asesinados, secuestrados y vendidos al exterior, entre otros.

La espiral de violencia y la vulneración de derechos aumenta día a día por las pantallas y la nueva presentación de los noticiarios de CHV en nada contribuyen a superar la postración informativa en que se debaten los principales medios audiovisuales del país, volcando las preferencias hacia el Cable, aunque CNNChile no lo hace mucho mejor al respecto.