Masivo repudio a las políticas del conservador mandatario argentino.

Agencias. Unos 400 mil trabajadores de distintos sectores labores productivos y administrativos, marcharon en Buenos Aires, la capital de Argentina, para repudiar las políticas fiscales y de trabajo del Gobierno del conservador presidente Mauricio Macri. Fundamentalmente, cuestionar las llamadas “políticas de ajustes” y de flexibilización laboral.

Algo que, por cierto, se asemeja a las tesis que implementaría el futuro Gobierno de Sebastián Piñera en Chile, un aliado ideológico de Macri.

La multitudinaria marcha, que impactó por su convocatoria y masividad, fue organizada por las dos agrupaciones de la Central de Trabajadores de Argentina, el Sindicato de Camioneros, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y la Corriente Federal de la Confederación General del Trabajo.

En el plano de las reivindicaciones, durante la manifestación, dirigentes sindicales y trabajadores a través de folletos y panfletos, plantearon el rechazo a la baja en las pensiones, repudio a cambios que quiere imponer Macri en leyes laborales, fin de despidos que está afectando sobre todo a los trabajadores del Estado, término de prerrogativas al sector empresarial y el cuidado de políticas sociales.

El presidente de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, exigió al mandatario argentino que “se dedique a gobernar para todos los argentinos y no solo para su clase, que es la que se lleva toda la renta nacional”.

Hugo Moyano, líder de los camioneros (que es un sindicato de choferes y trabajadores del rubo), emplazó al Presidente del país a “que no siga llevando políticas que hambrean a la parte más sensible de nuestra sociedad”.

Por cierto, en varios discursos también hubo llamados a recomponer y reforzar la unidad de los trabajadores argentinos, sus sindicatos y organizaciones nacionales.