Ministro interino de Relaciones Exteriores, Ariel Bergamino, sostuvo que el Grupo de Lima “no tiene estatus jurídico ni una institucionalidad establecida”.

Agencias.  La decisión del Grupo de Lima de excluir al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de la Cumbre de las Américas, que se realizará el próximo 13 y 14 de abril en Perú, continúa provocando reacciones en contra.

El ministro interino de Relaciones Exteriores de Uruguay, Ariel Bergamino, se manifestó contrario a que se excluya de la reunión en la Cumbre de las Américas a Maduro.

Bergamino declaró en una entrevista que “no le gustan las exclusiones”, cuando se le preguntó su opinión acerca del anuncio que hizo Cayetana Aljovín, la canciller peruana que retiró la invitación a la Cumbre a Venezuela, la semana pasada. “El bombardeo de declaraciones, las exclusiones y las amenazas no ayudan en nada”, señaló el funcionario.

El ministro interino uruguayo dijo que “los problemas de los venezolanos los tienen que resolver los venezolanos, en un marco de paz, de diálogo y de plena vigencia de la ley y los derechos”.

Bergamino sostuvo que el Grupo de Lima “no tiene estatus jurídico ni una institucionalidad establecida, al tiempo agregó que por esa razón Uruguay no es miembro, “nosotros formamos parte de las organizaciones regionales”.

Añadió que los climas de tensión dejan como víctima a la sociedad venezolana, por lo que instó a “tratar de ayudar a los ciudadanos del país suramericano a que se reencuentren y superen sus problemas”.

“Uruguay siempre está dispuesto a ayudar , a crear ámbitos para ayudar a resolver pacíficamente sus problemas, pero siempre en el marco de la ley”, remarcó.

No hay ningún impedimento

La República Bolivariana de Venezuela ratificó este domingo en una misiva enviada a la Cancillería de Perú que no existe normativa de naturaleza alguna que impida a Venezuela participar en la VIII Cumbre de las Américas a realizarse en territorio Inca el próximo 13 y 14 de abril.

“Cualquier lector de normativas vigentes debe concluir que no está atribuida en modo alguno a la República de Perú, ni a ningún otro Estado, la facultad de decidir sobre la participación de un Estado miembro y fundador en las reuniones de la Cumbre de las Américas”, expresa la carta enviada por la Cancillería venezolana.

La misiva señala que el retiro de la invitación al Presidente de la República, Nicolás Maduro, a participar en la cumbre es infundada desde lo jurídico, errática y unilateral; y parte de motivaciones políticas e ideológicas.

Ante estas razones, Venezuela ratifica que el Presidente Maduro acudirá a la cita diplomática que se efectuará en la capital peruana.

Venezuela además recrimina que la decisión de retirar la invitación a la delegación venezolana, no fue debatida con otros jefes de Estado o Gobierno en el marco de la cumbre.

Asimismo, precisa que esta actuación del gobierno peruano atentan contra la armonía, el consenso, la igualdad y el respeto entre los Estados miembros de la OEA.

Cita política más importante

La Cumbre de las Américas, que se celebra cada tres o cuatro años, es la cita política más importante del continente al reunir a los jefes de Estado y de Gobierno.

La de este año, que se celebrará en Lima, será la octava edición después de las de Miami (EE.UU., 1994), Santiago de Chile (Chile, 1998), Québec (Canadá, 2001), Mar del Plata (Argentina, 2005), Puerto España (Trinidad y Tobago, 2009), Cartagena de Indias (Colombia, 2012) y Panamá (2015).