La obra ganó el Goya a la mejor cinta iberoamericana. Ahora el film competirá por un Oscar en la categoría Mejor película de habla no inglesa.

Santiago. La película de Sebastián Lelio “Una mujer fantástica” ganó el afamado premio español Goya a la mejor película iberoamericana.

El film se impuso a «Zama», de Lucrecia Martel (Argentina), y a los documentales «Tempestad», de Tatiana Huezo (México) y «Amazona», de Clare Weiskopf y Nicolas van Hemelryck (Colombia).

La protagonista transexual Daniela Vega ha sido «la inspiración y el motor» de la película, en palabras de Sebastián Lelio, que subió al escenario acompañado por una amplia representación del equipo de «Una mujer fantástica», incluido uno de los productores, Juan de Dios Larraín.

Lelio dedicó el Goya a su familia y «a toda la generación de cineastas que está detrás de esta película y que está empujando muy fuerte por el nuevo cine en Chile».

El realizador se lleva así el que es el cuarto Goya a mejor película iberoamericana para Chile -tras «La frontera», de Ricardo Larraín en 1991; «La buena vida», de Andrés Wood, en 2008, y «La vida de los peces», de Matías Bize, en 2010-.

«Rebeldía, resistencia y amor, muchas gracias», dijo Daniela Vega al recibir el galardón.

Tras la noticia la Presidenta Michelle Bachelet aseguró a través de su cuenta de Twitter: “¡Felicitaciones a @slelio, @danivega y todo el equipo de “Una mujer fantástica” por el #Goya2018 como mejor película iberoamericana! Nuestro cine abriendo con sensibilidad conversaciones necesarias sobre lo que somos”.

El ministro de Cultura, Ernesto Ottone, indicó que “estamos felices. La verdad es que nosotros lo hemos dicho hace más de un año de que se estrenó, esta es una película que representa el Chile actual. No sólo habla del momento extraordinario por el que está pasando el audiovisual chileno, sino que también habla de una temática que desde el Gobierno se ha estado trabajando”.

Ahora el film está en carrera para obtener un premio Oscar en la categoría Mejor película de habla no inglesa.

La película, que se presentó en el Festival de Berlín en febrero de 2017, se ha estrenado ya comercialmente en 14 países, incluidos Chile y España, y llegará a las salas de Japón tras su preestreno el 8 de febrero en Instituto Cervantes de la capital nipona.