Este fin de semana se reunieron cancilleres y se valoró el avanzar en intercambio comercial.

Prensa Latina. Xinhua. Santiago. Los atractivos del poderoso intercambio comercial y la cooperación económica dejará atrás al menos por dos días las diferencias políticas, dentro del concierto de Latinoamérica para negociar con China.

De tal forma, el canciller de Chile, Heraldo Muñoz recibe a su homólogo chino, Wang Yi, en el pistoletazo de arrancada de la cita ministerial de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) con el gigante asiático. En realidad, el encuentro se limitará a los intercambios entre Muñoz y Wang, junto con las primeras deliberaciones del cuartero de ministros de la Celac (El Salvador, Guyana, República Dominicana y Ecuador) con China y Chile.

Expertos consultados señalaron que curiosamente el interés general de la región por consolidar sus nexos con el coloso asiático seguramente allanará el camino hacia acuerdos concretos.

Como referencias a la cita de Santiago, vale recordar que el comercio entre China y Latinoamérica se ha multiplicado, con una tendencia al alza, confirmada por el presidente Xi Jinping, en su voluntad de doblar los guarismos en una década.

China pretende que el intercambio se eleve a 500 mil millones de dólares en el curso de 10 años. En estos momentos es el segundo socio comercial de la zona, detrás de Estados Unidos, a excepción de los casos de Chile, Brasil y Perú.

Los principales debates del foro Celac-China tendrán lugar el lunes, cuyos resultados se darán a conocer en una conferencia de prensa.

Con Chile la relación es más que privilegiada. En 2015 vino a esta capital el primer ministro Li Keqian y un año después lo hizo Xi Jinping.

La presidenta Michelle Bachelet fue invitada especial a la Conferencia Internacional de La Franja y la Ruta en mayo del pasado año, además de realizar una visita oficial en la cual conversó con todas las máximas figuras políticas y económicas de Beijing.

Agroindustria e infraestructuras son dos ejes de cooperación que sin dudas estarán en las pláticas aquí, que insistirán en la iniciativa de La Franja y la Ruta que responde con dinamismo a tendencias opuestas de proteccionismo de Estados Unidos y otros.

Estará también en funcionamiento el lunes el Comité Empresarial China-Celac, con la presencia de potenciales inversionistas de ambas partes.

Más allá de simbolismos, Chile que tiene un tratado de libre comercio ampliado con Beijing, dará bombos y platillos a la apertura en Santiago de la oficina del China Council for the Promotion of International Trade-CCPIT, para promover el comercio exterior e inversiones.

El jefe de la diplomacia chilena destacó que la cita reúnes a un conjunto de países que comparten los mismos retos. “Aún tenemos que combatir la pobreza, darles a nuestros ciudadanos una mejor calidad de vida, y crear formas de participación de los diversos sectores”, anotó.

Las relaciones entre China y América Latina y el Caribe se encuentran en el mejor momento de su historia y sus lazos se deben estrechar aún más, afirmaron hoy en la capital chilena ex embajadores latinoamericanos y chinos.

Este sábado se realizó en Santiago el Seminario de Ex Embajadores Chinos en América Latina y Latinoamericanos en China “Fortaleciendo lazos a través del Pacífico”.

“Las estrechas relaciones que China ha mantenido con los países de la región han alcanzado un nivel de socio estratégico, se han acrecentado y existe un alto nivel de acercamiento político, económico cultural y comercial”, afirmó el organizador del seminario, el director del Centro Regional de los Institutos Confucio para América Latina y el Caribe, Roberto Lafontaine.

A este acto realizado en el marco de la II Reunión Ministerial del Foro China-CELAC acudieron el ex embajador de Ecuador en China, José María Borja; la ex embajadora de China en Chile, Ecuador y Cuba, Liu Yuqin; el ex embajador de México en China, Eugenio Anguiano Roch; y el ex embajador de China en Argentina, Ecuador y México, Zeng Dang.

También asistieron el ex embajador de Colombia en China, Pablo Echevarría; el ex embajador de China en Colombia, Costa Rica y Uruguay, Wang Xiaoyuan; y el ex embajador de Chile en China, Fernando Reyes Matta.

Todos ellos hicieron especial hincapié en “estrechar los lazos” para aprovechar las posibilidades que ofrece a ambos bloques una relación «fructífera» previo a la II Reunión Ministerial del Foro China-CELAC (Comunidad de Estados Lationamericanos y Caribeños) que se inaugurará el lunes en Santiago de Chile.

La II Reunión Ministerial del Foro China-CELAC “contribuirá a acercar las visiones expectativas y desafíos que tanto China como la región tienen respecto del entendimiento político y cultural”, afirmó Lafontaine.

El director del Centro Regional de los Institutos Confucio para América Latina y el Caribe destacó la relevancia especial del momento geopolítico de Latinoamérica en el que se celebra la II Reunión Ministerial del Foro China-CELAC, en la que participarán los cancilleres de toda la región y el de China, Wang Yi.

“La importancia de que este evento se dé en un momento de vacío de poder hegemónico de potencias en esta región la convierte en una oportunidad única”, resaltó Lafontaine.

Además, pidió que el entendimiento entre pueblos no se quede únicamente en términos económicos o políticos y avancen a planos culturales.

Por su parte, el ex embajador de Ecuador en China, José María Borja, puso el foco en la necesidad de que China traiga a América Latina opciones de las que “carece”, como las inversiones.

“Necesitamos que China invierta en la región. Es una parte rica del mundo, pero en ocasiones, como en mi país Ecuador, requerimos que alguien aporte dinero para poder dar un salto de calidad en nuestro modelo de producción”, comentó Borja.

También comentó otros dos factores claves en la relación bilateral: el comercio y la cooperación financiera, mientras que dio seis puntos básicos para que China ayude a crecer a América Latina y el Caribe.

“Son la cooperación energética y los recursos naturales, la construcción de infraestructura, la cooperación en agricultura, el desarrollo de las manufacturas, la innovación científica -que figura en los planes del presidente chino Xi Jinping-, y la tecnología informática”, añadió.

Por su parte, el ex embajador de México en China, Eugenio Anguiano Roch, dijo que el cambio de los métodos de consumo que experimenta China ahora y el nuevo paradigma que encabeza se reflejará en la región.

La ex embajadora de China en Chile, Ecuador y Cuba, Liu Yuqin, insistió en el fortalecimiento de las relaciones entre el país asiático y América Latina.

“La importancia de la región es estratégica para China”, comentó Yuqin después de enumerar variables que permiten crecer a ambos bloques, como la exportación de frutas y verduras y de materias primas.

Otro de los ponentes, el rector de la Universidad Santo Tomás y experto en China, Jaime Vatter, destacó el rol que juega el océano Pacífico para conectar la región con China, especialmente en el caso de Chile.

“Aunque Chile es el país más lejano de China en todo el planeta, esto jamás ha sido impedimento para avanzar a una estrecha cercanía”, recordó.

“Desde 1970, cuando se establecieron nuestras primeras relaciones diplomáticas, ha primado el entendimiento y el respeto mutuo. 40 años después nos hemos convertido en uno de sus principales socios latinoamericanos apuntando a transformamos en el puente entre América Latina y Asia”, agregó Vatter.