Se posibilita que personas de menos de 18 años soliciten su cambio de nombre y sexo en tribunales de familia, siempre con consentimiento de sus padres.

Valparaíso. Tras más de cuatro años de discusión en el Congreso la Comisión de Derechos Humanos aprobó y despachó la iniciativa parlamentaria de Identidad de Género que permite que los mayores de 18 años puedan cambiar su nombre y sexo legal con un trámite administrativo en el Registro Civil, sin requisitos de por medio y sin le exigencia de ningún certificado médico. Así también, posibilita que los menores de 18 años soliciten su cambio de nombre y sexo en tribunales de familia, trámite que realizarán siempre con el consentimiento de sus padres o de quien los tenga bajo su tutela.

El diputado del PC y miembro de la Comisión de DD.HH., Hugo Gutiérrez, se mostró satisfecho tras la aprobación y despacho del proyecto expresando que “hoy hemos terminado de discutir en la Comisión de Derechos Humanos y Pueblos Originarios este proyecto de identidad de género y creo que lo dejamos en muy buen estado. Hoy todas las personas trans de nuestro país se pueden sentir protegidas y seguras de que no se van a vulnerar sus derechos humanos”.

De esta manera, el parlamentario comunista por la Región de Tarapacá indicó que era relevante proteger el derecho a la identidad de género pero también lo era proteger y amparar la expresión de género agregando que “a veces donde uno encuentra mayor nivel de vulneración, de humillación dice relación cuando los trans se expresan en la vida diaria y cotidiana, donde encuentran muchas humillaciones y sufrimientos en espacios que requieren hoy que eso no ocurra, nos referimos a: los colegios, hospitales, cárceles, etc., situaciones por las que se pueden ver agredidos cuando expresan lo que ellos sienten y cómo sienten”.

Cabe destacar, que el diputado Gutiérrez fue protagonista en esta Comisión donde se incorporaron algunas de sus indicaciones que fueron esenciales para el diseño de este proyecto de ley, como por ejemplo: la incorporación del concepto de “expresión de género”, los principios de “no patologización” de las personas trans y también la prohibición de discriminación arbitraria bajo el alero de la Ley Zamudio.

“Hoy estamos amparando la expresión de género y creo que ese un aporte significativo que hemos hecho. Además, el establecimiento de una serie de principios como el de no patologizar a una persona trans, asegurarle la confidencialidad en todos los datos y en todas las decisiones que toman sobre su cuerpo y sus cambios de nombres, como también ir amparando el goce progresivo de derechos. Es decir, hemos hecho cambios significativos en la normativa para asegurar que no haya vulneración en ningún ámbito de la vida de una persona trans”, concluyó Hugo Gutiérrez.

El diputado socialista, Raúl Saldívar, valoró la aprobación del proyecto de ley de Identidad de Género, este lunes, en la Comisión de Derechos Humanos, de la cual forma parte, destacando la importancia que ésta tendrá para definir aspectos de la disforia de género. 

“Este es un proyecto de ley de mucha trascendencia desde el punto de vista cualitativo porque otorga dignidad y reconoce los derechos humanos a las personas que sufren este fenómeno conocido como disforia de género, que el proyecto de ley se encarga de definir, qué es la identidad de genero”, manifestó el legislador por la Región de Coquimbo.

El parlamentario (PS) sostuvo que “este proyecto de ley, valora también aspectos fundamentales como la no patologización del asunto y segundo, un principio de discrecionalidad, de tal manera,  que la persona esté protegida y posteriormente, cuando haya hecho el cambio de registro conforme a su expresión física, pueda seguir avanzando”.

Saldívar, quien es miembro de la comisión de Derechos Humanos expresó que “con esta ley se consideran aspectos importantes, tales como, el caso de los menores de edad, también de los mayores de edad y su posibilidad de intervenirse para hacer los cambios que definan de manera categórica su condición de género”.

El diputado socialista agregó que “esta ley contempla, además, la situación de aquellas personas que tienen algún compromiso matrimonial u otro, una vez que uno de los cónyuges ha decidido el cambio de género, donde se evalúa el cómo se va a resolver esa situación”.

Finalmente, expuso que “es una ley que a mi juicio constituye un avance tremendamente importante y sobre todo, a pocas horas de que el organismo internacional de derechos humanos haya emitido un dictamen claro y categórico, lo cual vienen a dar un respaldo y plantea un desafío al país, respecto de cómo avanzar en el tema. Se trata de la calidad de vida que estas personas deben tener y cómo el Estado garantiza sus derechos”.