Especulaciones y descalificaciones contra machi Francisca Linconao resultaron desproporcionadas y equivocadas. Ella no huyó.

Patricia Ryan. Periodista. Finalmente volvió. La machi Francisca Linconao aterrizó en el aeropuerto de Santiago procedente de Bolivia, a donde había viajado hace varios días como turista. Todas las especulaciones y descalificaciones en torno de ese viaje se fueron al tarro de la basura. La mujer mapuche regresó y con ello demostró estar disponible ante el Poder Judicial, algo que muchos dijeron que ella rehuiría.

Los medios de prensa calificaron de “polémico” el viaje, palabra que pusieron personeros políticos, empresarios de La Araucanía y no pocos periodistas, cuando se trató de un viaje sencillo, haciendo valer un derecho ciudadano porque legalmente no había nada que impidiera que Francisca Linconao saliera de Chile.

Pero primó en ciertos sectores el ánimo criminalizador hacia dirigentes y comuneros mapuches y se tejió toda una historia que apuntaba a que la machi habría salido del país para evadir el nuevo proceso judicial re-abierto en torno del caso del asesinato del matrimonio Luchsinger-Mackay, pese a que ya los tribunales habían decretado la inocencia de ella y otros indígenas.

La machi Francisca Linconao está en Chile, no huyó y está dispuesta a seguir su lucha por la verdad y para que exista real justicia. Claro que ha expresado que, sobre todo después de la sobre-reacción por su viaje, no puede confiar en la justicia chilena y que haya un proceso justo.
Se informó que la audiencia de la machi se realizará el lunes 15 de enero, luego que su defensa planteara ante el tribunal que no fue notificada del cambio de fecha de la revisión, prevista en un comienzo para el 11 de enero, por estar fuera de Chile.