Margarita Pastene, presidenta del Colegio de Periodistas dijo que el gremio debe bregar por terminar con la “concentración de medios”.  

Daniela Pizarro Amaya. Periodista. Con un perfil independiente y de académica, respaldada por un amplio ámbito de periodistas de todo el país, Margarita Pastene, llegó a la presidencia del Colegio de Periodistas, tras las elecciones complementarias que realizó el gremio en el pasado mes de noviembre para suplir los cargos que dejaron vacantes miembros de la directiva, quienes renunciaron para postular al Parlamento, entre ellas, la ex presidenta Javiera Olivares.

La profesional cuenta con una destacada trayectoria en la formación de periodistas, realizando labores docentes en la Universidad Católica del Norte, la Universidad de Playa Ancha y en la Universidad de Santiago de Chile. Actualmente, es Directora General de Vinculación con el Medio de la Universidad de Playa Ancha y forma parte de la RED VCM del Consorcio de Universidades del Estado (CUECH).

Pastene, quien liderará la Orden profesional en lo que resta del período 2016-2018, en entrevista con El Siglo abordó los desafíos que implica su gestión. Entre sus objetivos resaltó el seguir bregando por recuperar la tuición ética, una ley de medios que permita democratizar los medios de comunicación y avanzar en las demandas laborales del gremio como la precariedad, la inseguridad y las brechas salariales.

¿Por qué encabezar el Colegio de Periodistas?

En la vida uno va quemando ciertas etapas y ya con la experiencia acumulada con el ejercicio de la profesión y como académica, va generando cierta inquietud de sintetizar y trasladar todo este conocimiento a una institución que siento debe recuperar la incidencia en el quehacer periodístico, en apoyar a los periodistas, en mejorar sus condiciones de trabajo, en tratar de abordar sus falencias; eso me entusiasmó a escalar un peldaño más en mi faceta de dirigenta y llegar a presidir el Colegio de Periodistas.

¿Dónde estarán los ejes de su gestión tomando en cuenta el poco tiempo que resta?

El tiempo en esta ocasión es menor porque completaremos el año que quedó de la gestión de Javiera Olivares. Eso también es un desafío, pero a la vez me entusiasma, porque quiero seguir el camino que trazó Javiera. En ese marco, toma relevancia el poder recuperar la tuición ética para los colegios profesionales. Nosotros hace mucho tiempo que estamos luchando porque consideramos que el no tener ese control genera un riesgo para la ciudadanía, en el sentido de que se generalizan prácticas insanas, poco éticas en los medios de comunicación, por ello ese será el principal objetivo.

¿El recuperar la tuición ética y, por ejemplo, hablar de una ley de medios no se ve más complejo en medio de un Gobierno de derecha?

Sin duda. Nosotros con el entonces candidato presidencial, Alejandro Guillier, firmamos un compromiso para impulsar una ley de medios. Sabemos que esa ley va a tener más piedras en el camino con una administración conservadora, pero independientemente del Gobierno, nosotros vamos a seguir con nuestra tarea de luchar para que en Chile exista una ley de medios de comunicación, porque estamos seguros de que la gran concentración de medios no contribuye en una sociedad democrática, necesitamos más miradas y más diálogo. Seguramente hubiese sido más fácil con un Gobierno liderado por Alejandro Guillier, pero también sabemos que la batalla por terminar con la concentración de los medios, por profundizar la democratización de los medios de comunicación y velar porque los colegios profesionales recuperen la tuición ética hay que continuarla.

Su candidatura surgió en la Región de Valparaíso y tuvo un alto apoyo a nivel regional ¿Cómo serán las políticas para descentralizar el Colegio?

Queremos incorporar a todas las regiones en nuestra gestión. Por ejemplo, ahora propusimos que en el Tribunal Nacional de Ética haya un integrante, por lo menos, de región, como se reúnen una mes al mes creemos que es viable hacerlo. La idea es visitar permanentemente los regionales, incorporarlos a la presidencia. También queremos mostrar en nuestra página Web y en nuestra redes sociales lo que se está haciendo en regiones, porque el Colegio de Periodistas es muy activo a nivel regional, la gente lo está haciendo muy bien. Tenemos a la colega de Arica que permanentemente está haciendo seminarios, capacitaciones, asimismo en Magallanes hay un buen regional, lo mismo en Rancagua donde hay varias iniciativas que estamos barajando, es decir, el Colegio -así como todo el país- tiene que pensar que Santiago no es Chile, porque también tenemos que incorporar lo que pasa con los colegas que trabajan en la administración pública de Arica a Punta Arenas, porque son realidades y miradas distintas.

En el XVI Congreso de los periodistas se hizo énfasis en el tema de la precariedad laboral. Hace unas semanas murió Marco Álvarez producto de un asalto mientras trabajaba en Cartagena. ¿Cómo se enfrenta el cuadro donde los periodistas trabajan con lo justo e inseguros?

En el caso particular del colega asesinado en Cartagena nosotros nos comprometimos con la familia en hacernos parte de todos los procesos judiciales que busquen esclarecer qué pasó, de hecho ya estamos conversando con abogados que nos van a asesorar para cumplir con ello. Con este caso queda al descubierto que los periodistas estamos en bastante indefensión no solamente laboral, sino también de seguridad y eso es algo muy preocupante. Por eso queremos coordinarnos con las autoridades pertinentes para barajar algunas opciones para ejercer la profesión de manera segura. En la línea de la precariedad laboral hay un tema que nos preocupa mucho que es el abuso que hacen los medios de comunicación con los colegas más jóvenes, donde las brechas de sueldos son abismantes, donde quienes son rostros o están en la primera línea de los medios reciben millonarios pagos y quienes hacen el reporteo diario es vergonzoso lo que se les paga. Eso nos parece inaceptable. Algunos medios de comunicación fijan horarios de trabajo que son inhumanos con jornadas de hasta 14 horas diarias, con condiciones inadecuadas, eso debemos regularlo, porque como país no estamos a la altura. Los periodistas chilenos no tienen condiciones justas de trabajo ni sueldos dignos, situación que se complejiza aún más cuando llega la etapa de la jubilación, nosotros sabemos de varios colegas que están en la tercera edad y hoy viven en extrema pobreza, eso es algo de lo que nos tenemos que hacer cargo como Colegio de Periodistas. También, está el tema de los honorarios que vemos incluso en la administración pública, que es lo peor. Otro punto que hay que abordar es el abuso con las prácticas profesionales, porque muchas veces no son prácticas y son trabajos encubiertos con mala paga y eso es un abuso hacia los jóvenes que están en formación. Los empleadores se aprovechan por la gran cantidad de periodistas que hay, pero yo no soy partidaria de cerrar escuelas porque es ser egoísta con quienes aman esta profesión y quieren ejercerla, no obstante tenemos que abordar esta realidad.

Sin embargo, esa gran cantidad de periodistas no se ha podido plasmar en la participación del Colegio.

Esto es bien histórico, antes si bien había más pasión por el Colegio de Periodistas, también habían otras condiciones, se estudiaba gratis y los Colegios profesionales tenían tuición ética. Hoy los periodistas deben pagar por su formación y al Colegio le quitaron la tuición, por tanto ahí se debilitó. Entonces aparentemente no hay motivación de participar de una organización que proteja y que genere un compromiso; todo eso es lo que debemos recuperar, queremos ofrecerles a nuestros colegas el estar pendientes de sus situaciones laborales, incluso familiares, en términos que puedan estar cesantes y ver cómo podemos contribuir en una bolsa de trabajo y también en un tema de capacitación, actualización y perfeccionamiento. Creo que cuando una institución ofrece ese tipo de posibilidades puedes ir conquistando a los colegas para que se vayan sumando. También hay muchas becas que llegan al Colegio y que como no tenemos muchos afiliados jóvenes se pierden, por eso hacemos un llamado a los periodistas jóvenes que se unan porque hay buenas posibilidades de perfeccionar su profesión en el extranjero.

Usted es la segunda mujer en presidir el gremio. ¿Cómo ve la evolución de la participación femenina en el Colegio?

Me siento muy orgullosa que Javiera Olivares haya sido la primera mujer en presidir el gremio después de cientos de hombres. Y me siento súper contenta de ser la segunda mujer en ser presidenta del Colegio. En los regionales del Colegio el rol de las mujeres es muy preponderante, las dirigentas lo están haciendo estupendo, hay muchas que presiden los regionales, por tanto, queremos seguir sacando todas esas concepciones machistas y seguir haciendo historia con nuestro rol.

En la Comisión de Género quedó el desafío de caminar hacia una comunicación no sexista, donde incluso se configuró un observatorio de medios y género para monitorear contenidos violentos.

En mi propuesta de trabajo planteé que vamos a luchar por un periodismo no sexista, inclusivo, que permita ir destrabando, incluso en el lenguaje, los sesgos culturales que dañan a la sociedad, sobre todo cuando queremos tener una sociedad diversa que reconozca a todos y todas. Por eso los periodistas debemos tocar todos estos temas que quedaron planteados en el Congreso, en especial, el observatorio de género porque a través de ello podemos ver cómo se está abordando el tema en los medios, todo esto se está trabajando en la Comisión de Género del Colegio que está funcionando bastante bien.