Álvaro Elizalde, coordinador, dijo que “parece que quienes construyeron el puente Cau Cau o el Censo son los que calcularon cuánto cuesta nuestro programa”.

Santiago. Diversas actividades públicas con organizaciones sociales, sindicales y de la sociedad civil sostuvieron la mañana de este martes los coordinadores del comando presidencial de Alejandro Guillier.

En la oportunidad, emplazaron al abanderado de derecha, Sebastián Piñera, quien puso en duda, en el debate organizado este lunes por Anatel (Asociación Nacional de Televisión de Chile), las cifras del programa del candidato de centroizquierda y que cambie permanentemente su programa de acuerdo al momento electoral.

La diputada comunista, Camila Vallejo, se reunió con organismos defensores del patrimonio, mientras que las senadoras electas Yasna Provoste (Democracia Cristiana) y Ximena Órdenes (independiente –Partido Por la Democracia) se comprometieron con organizaciones de la sociedad civil para mejorar mecanismos de participación ciudadana.

El senador electo del Partido Socialista,  Álvaro Elizalde, por su parte, se reunió con dirigentes de los trabajadores del comercio.

“Un Chile más inclusivo, más democrático”

Para la diputada Vallejo, el debate fue la oportunidad de contrarrestar dos proyectos de país. “Creo que nuestro candidato logró marcar claramente cuál es nuestra mirada, un Chile más inclusivo, más democrático, hacia un Estado que con una nueva Constitución hecha en democracia garantice derechos sociales universales, partiendo por lo que hemos avanzado en educación pero también en salud, en pensiones, derecho a la vivienda”, dijo.

“Sebastián Piñera –añadió- no pudo responder ante las preguntas de manipulación de cifras de datos y particularmente con la cifras de las listas de espera, que fueron eliminadas de manera administrativa. Además, cada vez que pasan los días, sigue copiando las propuestas programáticas de Alejandro Guillier pero con letra chica. Está actuando desesperadamente por conseguir votos hacia el centro porque entendió que sus ideas no le hacen sentido  a la mayoría del país, pero las copia de mala manera y lo pudimos ver con la gratuidad, con la AFP y mañana probablemente, como dicen algunos, termina hasta votando por Guillier porque ni su programa lo convence”.

Yasna Provoste recordó que el candidato empresario estuvo permanentemente rechazando la gratuidad en la educación y ahora la defiende. “Dice que los estudiantes de las familias más pobres, que estudian en la educación técnica profesional, ahí va a concentrar la gratuidad. Es decir, lo que buscan es lo que ellos hicieron en la década de los 80: estigmatizar una educación para pobres y una educación para ricos. No creemos en eso, no creemos en una educación de primera categoría y segunda categoría”, sostuvo.

Consultada sobre las dudas planteadas por Piñera respecto al costo del programa de gobierno de Alejandro Guillier, la diputada por Atacama remarcó que “quienes dicen que el programa de nuestro candidato presidencial tiene un costo distinto, me da la impresión que fueron los mismos que prepararon el Censo, la Casen”.

“Mayor contradicción” en candidatura de Piñera

Álvaro Elizalde agregó que “llaman la atención las cifras que dio a conocer el candidato Piñera y, en particular, lo que cuesta nuestro programa. Parece que quienes construyeron el puente Cau Cau, quienes hicieron el Censo mejor de la historia, supuestamente son los que calcularon cuánto cuesta nuestro programa de gobierno. Definitivamente, las cifras de Piñera no calzan por ningún lado”.

“Creo que la mayor contradicción en esta campaña es la que tiene la otra candidatura. Piñera hizo una campaña contra la gratuidad en toda la primera vuelta. Cuando contó los votos y se dio cuenta que tenía menos de lo que esperaba, entonces empezó a señalar que estaba a favor de la gratuidad, pero uno de sus voceros, el electo senador (Felipe) Kast, señaló que de tramitarse la gratuidad iba a votar en contra. Por lo tanto,no existe un gran compromiso de ese comando para poner fin al endeudamiento de las familias chilenas de clase media y avanzar en la gratuidad”, completó Elizalde.