Las franjas no hacen gala de mayor creatividad y desde el punto de vista audiovisual tienen poco ritmo y armonía entre los materiales grabados en vivo y las animaciones y gráficos.

José Luis Córdova

La franja electoral para la segunda vuelta presidencial concedió cinco minutos para cada uno de los candidatos presidenciales, comenzando con el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, quien partió diciendo que “ha escuchado a la gente”, supuestamente siguiendo el consejo del Puma Rodríguez en el Festival de Viña.

Guillier, sólido en sus planteamientos, insistió en la necesidad de consolidar las reformas iniciadas por el Gobierno de Michelle Bachelet y de profundizarlas y extenderlas hacia otros ámbitos, como el sistema previsional,  la salud, la institucionalidad y otros.

En general, estas franjas no hacen gala de mayor creatividad y desde el punto de vista audiovisual tienen poco ritmo y armonía entre los materiales grabados en vivo y las animaciones y gráficos.

El primer tema musical de Guillier –mostrado en la franja de la primera vuelta- aparece insuperable hasta ahora y suena más eficaz que la música incidental de Piñera.

El candidato de la Fuerza de Mayoría luce sereno, firme en sus convicciones, mientras el de Chile Vamos aparece hiperkinático y nervioso, sobre todo cuando está rodeado de mucha gente. Guillier se mueve más confiado y a sus anchas. En las imágenes durante actos de masas se muestra potente, mientras Piñera se ve un tanto disminuido por su entorno.

La alternancia de los mensajes transmitidos antes de la emisión de los noticiarios centrales de los canales de Anatel parece operativamente eficiente y lo suficientemente breve como para no enervar a quienes la política no les provoca buenas reacciones.

A este respecto, recordar la campaña oficialista para llamar a votar que parece un buen aporte en pos de la necesaria formación ciudadana y hace falta que ambos comandos se sumen con fuerza a convocar a jóvenes y a los decepcionados por la política a acudir a los  urnas el próximo domingo 17 de diciembre.

Hasta el jueves 14 continuarán emitiéndose ambas franjas a la espera de la decisión ciudadana, más allá de encuestas, declaraciones altisonantes, emplazamientos y denuncias de todo tipo en el marco democrático en que se está desarrollando el actual proceso eleccionario. La franja de la segunda vuelta presidencial no es más que otro hito publicitario de sólo cinco minutos para quienes ven televisión.

Extenderse en contenidos políticos y propuestas programáticas en estos espacios no parece tan rentable como en los debates próximos de ARCHI (jueves 7) y ANATEL (lunes 11 de diciembre)  que podrían incidir todavía en el electorado aún indeciso entre los dos Chile a elegir.