Tras un juicio que duró cinco años, fueron condenados los principales responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos en ESMA durante la dictadura.

Agencia de Noticias. Buenos Aires.Fue un día histórico para los Derechos Humanos en Argentina. Tras un juicio que se prolongó por cinco años, fueron condenados a perpetua los principales responsables de crímenes  de lesa humanidad perpetrados en el centro clandestino de detención y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la dictadura militar en ese país. La sentencia se dio a conocer en el Tribunal Oral Federal 5.

Los genocidas fueron juzgados por 789 casos investigados. ESMA es uno de los lugares donde desaparecieron cerca de 5 mil personas. Fue ahí donde nacieron los hijos de detenidos desaparecidos que fueron robados por los militares. Varios de ellos han sido recuperados gracias al trabajo incansable de las Abuelas de Plaza de Mayo.

Según lo informado por el diario transandino Página 12, las 48 condenas a los 54 imputados (originalmente eran 65, pero murieron 11) por los crímenes de la ESMA incluyeron lo que hasta minutos antes todavía estaba en duda: dos perpetuas para los comandantes que tripularon los aviones Skyvan que realizaban los llamados “vuelos de la muerte”.

Uno de esos aviones es que el se habría usado para el “traslado” de los 12 secuestrados de la Iglesia de la Santa Cruz, entre ellos tres madres de Plaza de Mayo y las monjas francesas Alice Domon y Leonié Duquet.

De esta manera, las condenas a los pilotos Mario Daniel Arru y Alejandro Domingo D’Agostino probaron  sus responsabilidades en los crímenes pero también lo que este juicio tenía como materia pendiente: la existencia de los “vuelos de la muerte” como mecánica de exterminio masiva fabricada por los genocidas.

El fallo, dividido y discutido hasta minutos antes de la sentencia, tuvo 29 perpetuas y 10 condenas de entre 8 y 10 años de prisión con 4 excarcelaciones. También hubo otras nueve condenas de entre 10 y 25 años y 6 absoluciones, entre ellas al ex ministro de Hacienda, Juan Alemann, uno de los dos civiles juzgados, y a los otros tres acusados por los vuelos, aquellos que confesaron ante compañeros de trabajo y familia su participación.

Las absoluciones salieron en dos casos por el voto en mayoría de Lepoldo Bruglia y Adriana Pagliotti.

Los condenados

El tribunal federal leyó las condenas por orden alfábetico, proceso en que demoró casi cuatro horas.

Entre los 29 condenados a prisión perpetua figuran:  Jorge “El Tigre” Acosta, Alfredo Astiz, el “Ángel de la Muerte”, Ricardo Cavallo, Juan Antonio Azic, Randolfo Agusti Scacchi, Mario Daniel Arru, Rodolfo Cionchi, Daniel Néstor Cuomo, Alejandro Domingo D’Agostino, Hugo Enrique Damario, Francisco Di Paola, Adolfo Miguel Donda, Miguel Ángel García Velasco, Pablo Eduardo García Velasco, Alberto E. González, Orlando González y Rogelio José Martínez Pizarro.

Diecinueve imputados recibieron condenas de 8 a 25 años.

Impacto provocó la sentencia al médico militar Jorge Luis Magnasco, más conocido como “El portero” de la maternidad clandestina de la ESMA, quien fue condenado a 24 años de presidio.

Entre los absueltos figuran Julio Poch, Juan Alemann, ex secretario de Hacienda de José Alfredo Martínez de Hoz, además de Ricardo Jorge Lynch Jones, Roque Ángel Martello, Ernesto Alemann y Rubén Ricardo Ornello. Esta decisión provocó airadas reacciones.

“¡Cárcel común, perpetua y efectiva, ni un sólo genocida por las calles argentinas!”, vociferaron los asistentes a la audiencia luego que se informaran las condenas.

Emoción y alegría

Tras conocer las condenas, hubo escenas de profunda emoción y estallidos de alegría entre los familiares y representantes de organismos de Derechos Humanos que se encontraban en la audiencia, al igual que entre las personas que se apostaron frente a los tribunales.

Nora Cortiñas, Vera Jarach y Clara Weinstein, todas Madres de Plaza de Mayo, se levantaron de las sillas. Se oyó fuerte el grito “Como a los nazis les va a pasar”, mientras larguísimas filas de los ahora condenados iban tratando de abandonar la sala, consignó Página 12.

Un momento conmovedor fue cuando los familiares de las víctimas sostuvieron las imágenes de los desaparecidos en las manos.

Ana María Careaga, hija de Esther Ballestrino de Careaga, una de las madres de Plaza de Mayo asesinadas en los “vuelos de la muerte”, comentó que “no ha habido ningún juicio así en ningún lugar del mundo y en la Argentina es el juicio más grande, duró cinco años, con muchas víctimas, 54 represores, algunos se murieron, pero es la primer vez en la historia de este país que se condena a los que eran el último eslabón del engranaje, que eran los pilotos que arrojaban con vida a los desparecidos al mar. Por eso creo que es importantísimo. Después habrá tiempo para ver los fundamentos, porque las condenas siempre son injustas”.

 Muerte de imputados

El presente juicio de la ESMA III ha sido el más prolongado en el sistema penal de Argentina.

El debate oral y público duró cinco años y se realizaron 410 audiencias. En este lapso fallecieron 11 de los 65 imputados originalmente y tres fueron apartados por razones de salud.

En el marco del juicio, que comenzó en 2012, se analizaron 789 delitos de lesa humanidad, entre ellos varios de los casos referidos a los “vuelos de la muerte”.

Uno de los aspectos relevantes de este juicio es que se probó el uso de aviones “Skyvan” en los referidos “vuelos de la muerte”. El 14 de diciembre de 1977 se realizó el vuelo desde el que arrojaron al mar, estando vivas y drogadas, a las monjas de nacionalidad francesa, Alice Domon y Leonié Duquet. Corrieron la misma suerte las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, Azucena Villaflor, Esther Ballestrino de Careaga y Mary Ponce de Bianco.