No definieron apoyos, pero señalaron que “Sebastián Piñera representa un retroceso, más desigualdad y exclusión, menos derechos, menos libertades”.

Santiago. Ante una alta expectación periodística el Frente Amplio (FA) entregó su definición de cara a la segunda vuelta presidencial. En voz de su ex abanderada Beatriz Sánchez, quien en compañía de uno de los voceros del conglomerado, Lucas Cifuentes, señaló que “no somos ni nos sentimos dueños de los votos de las personas, y por eso nuestro primer llamado es a cada uno de nuestros votantes a reflexionar y expresarse en las urnas en esta segunda vuelta de acuerdo a sus propias convicciones y análisis”.

“En el Frente Amplio confiamos en el voto de la gente, y por eso esperamos que quienes nos apoyaron concurran a las urnas este 17 de Diciembre. El poder está en ustedes y así debe expresarse”, agregó.

Asimismo, Sánchez aclaró que “no decimos libertad de acción, cuando decimos no somos dueños de los votos, no estamos dando una orden. Lo que decimos es: no somos dueños de los votos, confiamos en los chilenos y chilenas, confiamos en las personas y su capacidad de resolver, es por eso que llamamos a participar, porque creemos en la participación el próximo 17 de diciembre”.

Los dirigentes del FA en el punto de prensa, también, leyeron una declaración pública donde apostaron por reafirmar la “independencia y la autonomía del bloque”.

Donde, además, expresaron que “la ciudadanía necesita mayor claridad de la Nueva Mayoría respecto a si se eliminarán las AFP, se asegurará educación de calidad sin deuda ni lucro, y se democratizará efectivamente el país con Asamblea Constituyente y Justicia Tributaria”.

Y recalcaron que “aquí no cabe una negociación, pues no buscamos cargos, cupos ni un cogobierno, del mismo modo que no demandamos guiños hacia el Frente Amplio. Esto no se trata de dialogar con nosotros, sino de hacerlo con las personas que mayoritariamente apoyan estos cambios en la sociedad”.

Y pese a que explícitamente no entregaron el apoyo al Alejandro Guillier, aseguraron que “nuestra preocupación es Chile, no nos da lo mismo quien gobierne. Sabemos que Sebastián Piñera representa un retroceso, más desigualdad y exclusión, menos derechos, menos libertades, en sentido completamente contrario a las demandas que día a día escuchamos en la calle y en todos los espacios”.