Gracias a la ley de cuotas, la Cámara Baja tendrá un 22,7% de mujeres y el Senado un 23,2%. Ambas instancias cuentan hoy con un 15% de escaños femeninos.

Daniela Pizarro. Periodista. En estas elecciones debutó la ley de cuotas de género, incorporada en la reforma electoral, en la cual las colectividades y pactos debían presentar listas donde ninguno de los géneros podía tener una representación inferior al 40%, ni mayor al 60%. Producto de ello, varios partidos superaron el 40% de candidatas y algunas colectividades lograron repartir los cupos de manera equitativa con un 50% para cada género.

En ese marco, para estas elecciones se inscribieron un 41,3% de mujeres, marcando un hito, ya que la mejor marca era de un 11,25%.

Gracias a ello se produjo un significativo aumento en la electividad de mujeres, con lo cual a partir de marzo del  próximo año el Congreso Nacional contará con una participación superior al 20% de féminas, en contraste con el 15,8% que ostenta hoy.

El Senado contará con cinco nuevas senadoras (Ximena Rincón, Yasna Povoste, Carmen Gloria Aravena, Luz Ebensperger y Ximena Órdenes) más la reelección de Isabel Allende. Ellas se adhieren a las legisladoras que seguirán en ejercicio porque sus circunscripciones no tuvieron elección: Adriana Muñoz por Coquimbo, Jacqueline Van Rysselberghe por Biobío, Ena Von Baer por Los Ríos y Carolina Goic por Magallanes, es decir, en total las mujeres serán el 23,2%.

En tanto, la Cámara de Diputados tendrá 35 diputadas, 16 más que en la elección anterior, lo que se traduce en una representación de un 22,5%.

Y pese a que varios analistas estimaban que con esta nueva ley de cuota de género la participación femenina alcanzaría o se acercaría a un 40%, se logró saltar del 15 al 22%, lo que se valoró entre las autoridades y se consideró como un gran paso, ya que el aumento de participación de mujeres avanzaba al ritmo de un 2,5% por elección.

Las destacadas

Resaltaron las figuras de la diputada Karol Cariola, quien consiguió la reelección con la primera mayoría (50.442 votos) en el Distrito 9 y se alzó con el único redoble de ese distrito asegurando un cupo en el Parlamento para su compañero de lista Boris Barrera. Y Camila Vallejo, quien también consiguió una gran cantidad de votación que le permitió sumar a Amaro Labra a la Cámara Baja.

Ambas parlamentarias marcaron las votaciones más altas dentro del Partido Comunista; Karol con más de 50 mil sufragios y Camila con más de 47 mil.

Estuvo el triunfo de Yasna Provoste (Democracia Cristiana) por Atacama, quien obtuvo la primera mayoría en la región con un 34,21% de las preferencias.

Además, destacó la reelección como senadora que alcanzó Isabel Allende, en una competitiva y estrecha elección en Valparaíso, y la nueva incorporación de la ex ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), y de Ximena Órdenes, la independiente apoyada por el Partido por la Democracia, que peleó voto a voto con la candidata democratacristiana -Paz Foitzich-, a quien le ganó el pulso y aseguró un puesto en la Cámara Baja.

“Aumentamos siete puntos la participación de mujeres”

La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, frente a la nueva configuración del Congreso con mayor cantidad de mujeres, indicó que si no hubiese existido la cuota de género, “hubiéramos seguido a un ritmo de participación de las mujeres, muy lento”, ya que afirmó que “un 2,5% era lo que se venía aumentando de elección en elección y este año aumentamos 7 puntos porcentuales la participación de mujeres en Parlamento”.

Situación que según la secretaria de Estado “nos permite seguir soñando con más representación femenina en espacios de toma de decisión”.

Además, Pascual se refirió a los estímulos económicos que la ley establece para los partidos políticos que fomenten las postulaciones de mujeres.

Recalcó que “debemos seguir promoviendo este tipo de incentivo a las colectividades. Me gustaría que existiese este mismo criterio en las elecciones municipales y de consejeros regionales”.

En relación al uso del lenguaje inclusivo, la titular de la Mujer y Equidad de Género, subrayó que a las autoridades, candidatos y políticos en general no les “cuesta nada decir ciudadanas y ciudadanos”, porque indicó que es utilizar “solo un par de segundos más”.

En la misma línea, la diputada reelecta del Partido Socialista, Maya Fernández, valoró el avance que se generó con la nueva norma electoral.

Sostuvo que “me parece una buena señal que con este sistema no solo entran distintas visiones políticas, sino que además, se aumenta de un 16 % a 22% la cantidad de mujeres en el Parlamento”. “Esto es un avance y sin duda va a beneficiar para el planteamiento de cambio en materia de género y que apunten a lograr mayor equidad entre mujeres y hombres”, agregó.

Y expresó que “cualquier cambio no podemos hacerlo sin un apoyo transversal y, por ello, creemos que también hay que avanzar en un cambio cultural”.

“No me cabe la menor duda que este nuevo Parlamento, si se unen las fuerzas progresistas, podremos avanzar en una misma dirección en materia de equidad de género”, precisó Fernández.