Detalles de nuevas restricciones para viajes y comercio. Daño a la economía de la isla y a derechos de estadounidenses.

Cubadebate. La Habana. El gobierno estadounidense dio a conocer mayores restricciones para los norteamericanos interesados en hacer negocios con Cuba y en viajar a la isla caribeña, en cumplimiento del memorando presidencial que revierte importantes aspectos del acercamiento entre ambos países. El Departamento de Estado dijo que los cambios comenzarán a regir desde este jueves cuando las normas se publiquen en el Registro Federal, según informó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro dieron a conocer la adopción de “acciones coordinadas” para implementar el documento firmado por el presidente Donald Trump el 16 de junio pasado en Miami, Florida.

Los principales elementos de los cambios de las normas modificadas contemplan:Transacciones financieras, comercio, viajes pueblo a pueblo, viajes educativos, viajes llamados “de apoyo al pueblo cubano”, y otras restricciones que incluyen a funcionarios cubanos.

Estas medidas incluyen vetar a los estadounidenses de hacer transacciones con más de 180 entidades de la nación caribeñamencionadas en una larga lista, y obliga a que todos los viajes educativos no académicos “pueblo a pueblo” se lleven a cabo bajo los auspicios de una organización que esté sujeta a la jurisdicción de Estados Unidos.

“Las personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos ahora tendrán prohibido realizar ciertas transacciones financieras directas” con tales instituciones, entre ellas más de un centenar de hoteles, marinas y tiendas.

En términos de viajes, ya no serán autorizados las visitas educativas individuales no académicas, y quienes vayan la isla bajo el auspicio de una organización deberán estar acompañados por un representante de la misma, entre otras restricciones.

Las medidas, que llegan justo una semana después de que 191 de los 193 países de la ONU condenaran el bloqueo impuesto por Washington a la isla hace más de medio siglo, también enmienda la definición de “funcionarios prohibidos del Gobierno de Cuba para incluir ciertos individuos adicionales”.

El anuncio de las restricciones ocurre, además, en momentos en los que numerosos sectores económicos, académicos y comerciales de Estados Unidos están interesados en ampliar los vínculos con la nación antillana, y cuando encuestas muestran que la mayoría de los norteamericanos favorecen el fin del cerco.

Medidas restringen derechos de los estadounidenses

Las disposiciones emitidas hoy por los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio “dañarán a los ciudadanos estadounidenses, cuyo derecho a viajar a Cuba, único país en el mundo que no pueden visitar libremente, se verá más restringido aún”, dijo en rueda de prensa Josefina Vidal Ferreiro, directora general para los Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Consideró que las nuevas regulaciones, injustificadas y con gran matiz político, afectarán a los empresarios de Estados Unidos, quienes perderán interesantes oportunidades de negocios existentes hoy en la Isla, frente a su competencia. A la vez que perjudicarán a la economía cubana, tanto al sector estatal como al privado.

“Las medidas confirman el serio retroceso que ha tenido lugar en las relaciones bilaterales, como resultado de las decisiones adoptadas por el gobierno del presidente Donald Trump, y no ocultan su trasfondo subversivo, dado que alienta a los viajeros a realizar actividades de este corte para justificar la legalidad de sus visitas a Cuba”, señaló Vidal.

Este 8 de noviembre, los Departamentos de Estado, Tesoro y Comercio emitieron nuevas disposiciones y regulaciones, para implementar “acciones coordinadas” que recrudecen el bloqueo a Cuba, las cuales fueron anunciadas el pasado 16 de junio por Trump e incorporadas en la directiva titulada “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”.

Estas disposiciones y regulaciones, que entrarán en vigor a partir de mañana, 9 de noviembre, están contenidas en tres documentos:

1- Lista del Departamento de Estado sobre “Entidades Cubanas Restringidas”.

2- Regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, sobre las transacciones financieras y los viajes a Cuba.

3- Regulaciones del Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio, sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones a Cuba.

De conformidad con el Memorando Presidencial sobre Seguridad Nacional (NSPM), el Departamento de Estado publicó hoy una lista que numera a 179 entidades cubanas con las cuales, en lo adelante, quedan prohibidas las transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, y a las que se aplicará una política de denegación de licencias de exportación de reexportación de bienes y servicios de EEUU.

“Se trata de una lista arbitraria, integrada por una diversidad de entidades cubanas supuestamente vinculadas, de manera infundada, al sector de la defensa y la seguridad nacional. En ella se incluyen desde los ministerios de las Fuerzas Armadas y del Interior, la Policía Nacional Revolucionaria, las Tropas Guardafronteras, empresas, sociedades anónimas, la ZED Mariel, las Terminales de Contenedores de Mariel y La Habana, más de 80 hoteles en toda Cuba, agencias de viajes, tiendas, principalmente las ubicadas en el centro histórico de La Habana Vieja”, detalló la embajadora.

Consideró que llega al colmo de incluir a marcas comerciales de refrescos (como Tropicola y Cachito) y de rones, y hasta a un servicio de fotografía como PhotoService. También alertó que la lista no es definitiva, pues será revisada periódicamente por el Departamento de Estado.

Las regulaciones del Buró de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio, sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones a Cuba, reiteran que se denegarán las solicitudes de licencias de exportación y reexportación de bienes a las entidades listadas por el Departamento de Estado.

Asimismo, “el documento expande las categorías de productos que pueden exportarse al sector no estatal, siempre que estos no se utilicen para generar ingresos o contribuyan al funcionamiento del Estado cubano”, explicó Josefina.

Sin embargo, seguirán estando autorizadas las relaciones comerciales que ya existían, por ejemplo, acuerdos contingentes u otro tipo de convenios contractuales refrendados antes de la emisión de la nueva normativa.

En la sede de la Cancillería cubana, la directora general para los Estados Unidos dijo que las regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro sobre los viajes a Cuba impiden que los ciudadanos estadounidenses visiten la Isla a título individual bajo la categoría de intercambios people-to-people (“pueblo a pueblo”).

A partir de ahora, quienes vengan a la isla por esa categoría deberán cumplir un programa de actividades a tiempo completo, que implique, siguiendo los patrones de EEUU, sostener contactos con el pueblo, apoyar a lo que ellos definen como sociedad civil y promover su independencia del Estado cubano.

La intención política de estas restricciones se denotan explícitamente en los requisitos específicos que establecen para la categoría de viajes en “apoyo al pueblo cubano”.

Igualmente, la OFAC dispone que todos los viajes “pueblo a pueblo” educativos que no tengan carácter académico se realicen bajo los auspicios de una organización sometida a la jurisdicción de los Estados Unidos y que patrocine tales intercambios para favorecer el contacto entre pueblos y que estos viajeros estén acompañados por una persona sujeta a la jurisdicción estadounidense que sea representante de la organización patrocinadora.

Según el gobierno de EEUU, los viajes que previamente a la disposición de estas medidas fueron autorizados y hayan completado al menos una transacción relacionada con el viaje (como la compra de pasaje aéreo o la reserva de alojamiento) se mantendrán para evitar “consecuencias negativas para los estadounidenses”.

También, la OFAC amplía la lista de funcionarios del Gobierno y el Estado, los representantes de los órganos judiciales, las organizaciones de masas y la prensa con los que está prohibido realizar transacciones.

Ejemplos de actividades autorizadas por el gobierno de EEUU:

  •  Alquilar una habitación en una residencia privada cubana (casa particular).
  • Comer en restoranes privados cubanos (paladares).
  • Hacer compras en tiendas de propiedad privada gestionadas por cubanos que trabajan por cuenta propia (cuentapropistas).

Antes de concluir la rueda de prensa, Josefina Vidal precisó que las sanciones unilaterales no tienen cabida en el mundo. “Terminan dañando a las personas, a los pueblos, a los países, a las entidades, a los negocios. Dañan innecesariamente. No deben formar parte del arsenal, de las políticas de un país contra otro”, aseguró.

Por tanto, la diplomática cubana dejó claro que Cuba no tomará ningún tipo de medida discriminatoria, ni de represalia ante estas medidas. “Ni aplicará sanciones de ninguna naturaleza contra los estadounidenses ni sus empresas. Aquellas que puedan ―dentro de los espacios que nuevamente se reducen para poder comerciar, tener transferencias y transacciones con Cuba― y sigan viniendo a la Isla, las vamos a seguir recibiendo. De hecho, las seguimos recibiendo, eso no se ha detenido”, afirmó Josefina.

Al cierre de sus declaraciones, Vidal sintetizó la “eficacia” de las regulaciones y sanciones del gobierno de Estados Unidos contra Cuba: “No han funcionado, no funcionan y no funcionarán”.

Consejo Nacional de Comercio Exterior de EU considera equivocadas medidas contra Cuba

El Consejo Nacional de Comercio Exterior (NFTC) de Estados Unidos consideró hoy equivocadas las nuevas restricciones de la administración de Donald Trump contra el intercambio con Cuba  y los viajes de los norteamericanos a la isla.

De acuerdo con la organización fundada en 1914, que brinda servicios a cientos de empresas en actividades relacionadas con política comercial y fiscal, las limitaciones impuestas a las empresas estadounidenses para hacer negocios con el país caribeño son contraproducentes.

A través de un comunicado, el vicepresidente del NFTC, Jake Colvin, manifestó que restringir a las compañías de la participación en la Zona Especial de Desarrollo Mariel impide que los estadounidenses tomen parte en una actividad económica potencialmente beneficiosa para los trabajadores y el pueblo cubano.

La declaración también apuntó que solo permitir los llamados viajes “pueblo a pueblo” como parte de estancias auspiciadas por una organización limitará el contacto que los estadounidenses puedan tener con los cubanos en la isla.

Indicó que estas restricciones perjudicarán a los trabajadores por cuenta propia y los dueños de viviendas particulares que brindan servicios de alojamiento, quienes forman parte del sector privado que la administración de Donald Trump dice apoyar.

A decir del NFTC, las medidas dadas a conocer este miércoles, y que entrarán en vigor mañana, serán confusas para los viajeros y requerirán recursos significativos del gobierno de Estados Unidos para su cumplimiento.

La crítica a las regulaciones también fue expresada en Twitter por Ben Rhodes, antiguo asesor del expresidente Barack Obama (2009-2017), durante cuyo gobierno Estados Unidos comenzó un proceso de normalización de relaciones con Cuba.

Para Rhodes, las acciones de Trump bajo la influencia del senador Marco Rubio perjudicarán al sector privado cubano, sobre el cual mintieron al decir que pretendían ayudarlo.