El diputado Leonardo Soto dijo que la labor de los carabineros que estaban en esos cargos era aplicar los controles para fiscalizar el adecuado uso de los dineros.

Valparaíso. El diputado socialista, Leonardo Soto, miembro de la Comisión que investiga el fraude de Carabineros, conocido como Pacogate, dijo que pese a que aún no terminan de debatir y acordar los términos del informe final, se puede ver que hay una responsabilidad clara del alto mando de la institución, ya que los ilícitos se cometieron durante 11 años, dejando 26 mil millones de pérdida.

El parlamentario señaló que “lo que se ha ido configurando, con varios antecedentes bien fundamentados, es una responsabilidad total de quienes debían controlar y fiscalizar al departamento de administración y finanzas, que es donde se fraguó este fraude, el cual, se prolongó por casi 11 años”.

“Hoy tiene más de 126 personas imputadas por este delito, muchas de ellas privadas de libertad y con un perjuicio fiscal superior a los 26 mil millones de pesos. Todo falló en esta institución y este fraude se mantuvo por tanto tiempo gracias a que los superiores jerárquicos no hicieron su trabajo”, agregó.

Además, el legislador sostuvo que “ya hemos establecido responsabilidad, en lo que avanzamos este lunes en la Comisión, respecto de los superiores jerárquicos inmediatos a este departamento de administración y finanzas, es decir, todos los subdirectores generales de la institución, ellos tienen el control jerárquico sobre los superiores de este departamento y también a los que ocuparon el cargo de inspectoría general, que es una especie de control interno”.

Y aseguró que “sin duda, el alto mando y particularmente, la persona que tiene la totalidad de las atribuciones en Carabineros, como el general director, no puede desestimar y eludir una responsabilidad del cargo y del mando, respecto de no haber fiscalizado los controles que existían en su institución, pudiendo hacerlo”.