Es una de las banderas de este legislador del PC que va a la reelección. Plantea que el mineral debe beneficiar a Chile y no a grandes consorcios privados.

Patricia Schüller. Periodista. Está por cumplir su primer periodo como diputado. Y en estos cuatro años, una de sus banderas ha sido defender el litio como una riqueza nacional que debe contribuir al desarrollo de Chile y no ser un producto para beneficio de grandes consorcios privados. Es una de las problemáticas que ha atrapado en el último tiempo la atención de este sociólogo y militante del Partido Comunista que ahora aspira a la reelección.

Daniela Núñez es el diputado que defiende el litio chileno, junto a otras batallas que dio en el Congreso por el acceso al agua en zonas del norte del país, derechos de los pescadores y mejora de la calidad de vida de miles de familias.

Núñez, de 46 años, magíster en Estudios Sociales y Políticos Latinoamericanos de la Universidad Alberto Hurado, es diputado por la región de Coquimbo (Ovalle, Río Hurtado y Coquimbo) y está dando una encarnizada lucha para que Chile se beneficie completamente de la producción de este mineral no metálico, que se usa en la fabricación de baterías para celulares, computadores portátiles y automóviles eléctricos. Es además uno de los actores que dio vida al Movimiento Litio para Chile.

El parlamentario que se repostula por el Distrito 5 de Coquimbo (La Serena, La Higuera, Vicuña, Paihuano, Andacollo, Coquimbo, Ovalle, Río Hurtado, Combarbalá, Punitaqui, Monte Patria, Illapel, Salamanca, Los Vilos y Canela) ha puesto de relieve en diversas ocasiones que ve al litio como una puerta a la industrialización de Chile ya que se trata de un recurso con múltiples aplicaciones, principalmente en la tecnología.

Según ha expresado ante la prensa, uno de sus objetivos es continuar en la Cámara de Diputados para proseguir las acciones para que el litio sea usado en beneficio del país, de su desarrollo y de una industrialización.

De interés nacional

El 3 mayo del año pasado, la bancada del Partido Comunista, junto a dirigentes sindicales, ingresó en el Congreso un proyecto de ley que busca declarar de interés nacional el mineral no metálico y recuperar para el Estado la empresa Sociedad Química y Minera de Chile (Soquimich). La iniciativa se encuentra actualmente en primer trámite constitucional.

Núñez sostuvo en ese momento que ingresaron la moción para que el Estado de Chile pueda defenderse de Julio Ponce Lerou, principal accionista de Soquimich, a quien calificó como “un delincuente”.

“Yo no sé si en Chile hay otra empresa que pueda tener este currículum o este prontuario de delitos. Por eso, a nosotros nos ha parecido que si hay alguien, un multimillonario en Chile, hay un controlador al cual podemos llamar delincuente, ese es Julio Ponce Lerou. Nosotros pensamos que la democracia en Chile tiene derecho a defenderse, tiene derecho a actuar legalmente y frente a las situaciones que están previstas y las condenas que vienen a esta empresa nosotros consideramos que el Estado tiene que tener la posibilidad de actuar, una de esa es expropiar esta empresa y por eso que el primer paso es declarar de interés nacional”, subrayó.

Movimiento Litio para Chile

Seis meses después del ingreso del referido proyecto de ley al Congreso -en noviembre de 2016- nació el Movimiento Litio para Chile, proceso en el que participó activamente Daniel Núñez.

Antes del debut de la instancia, el legislador destacó que su existencia era “clave para que Chile se beneficie completamente de la producción del litio que la empresa Soquimich vuelva a ser administrada por el Estado y no por las corruptas manos de Julio Ponce Lerou, el ex yerno de Augusto Pinochet, quien bajo la dictadura se apropió de Soquimich, ha incumplido contratos con Corfo (Corporación de Fomento de la Producción) y quien en los últimos años se ha convertido en el principal agente corruptor de la política chilena”.

Integran el Movimiento Litio para Chile, la Confederación de Trabajadores Metalúrgicos de la Industria y Servicios (Constramet), la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), la Federación de Supervisores de Codelco (Fesuc), la Unión Portuaria de Chile, el Instituto de Ciencias Alejandro Lipschutz (ICAL), la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), y el académico de la Universidad de Chile e integrante del Comité Corfo de Minería No Metálica, Gonzalo Gutiérrez.

“Queremos que este nuevo movimiento encabece el proceso de recuperación de Soquimich para que vuelva a ser de todos los chilenos. El litio, como factor energético, debe ser parte de un proceso de industrialización y de mayor valor agregado para que beneficie a Chile”, hizo hincapié el parlamentario.

Y agregó que “en la medida que se sumen más organizaciones y ciudadanos tendremos más fuerza para que el litio sea parte de una nuevo modelo de desarrollo en que dejemos atrás la sola exportación de materias primas y nos convirtamos en protagonistas de un nuevo proceso de industrialización dada la gran proyección que tiene como recurso energético”.

En junio de este año la entidad comenzó una campaña de recolección de 100 mil firmas para presentarle a la Presidenta Bachelet la demanda crear una Empresa Estatal del Litio en el Salar de Atacama y desplazar de ese lugar a Soquimich.

Reindustrialización de Chile

El crecimiento de la industria del litio ha seducido a los empresarios. Al acuerdo entre Rockwood y Corfo para la producción de litio en el salar de Atacama, se sumó el anuncio de tres empresas chinas -Kanhoo Group, MTL Shenzhen Group y Vision Group- de comenzar a fabricar baterías en suelo nacional a contar de 2018, con una inversión cercana a los 2.000 millones de dólares.

Daniel Núñez, en entrevista con El Ciudadano, dijo en febrero de este año que el litio es un recurso estratégico, por lo que “debe ser explotado por empresas del Estado y sus ganancias deben ir en beneficio de todos los chilenos. Esto es particularmente importante, porque la incorporación de valor agregado al litio, su uso en las industrias de punta, puede permitir una reindustralización de Chile, particularmente de la zona norte”.

El sociólogo puso el acento en la capacidad del país para añadir valor agregado al litio y en una explotación que minimice el impacto ambiental. “Si privilegiamos la exportación de salmuera, vamos a dilapidar esta riqueza y lo más probable es que en unos años más no tengamos mucho litio, porque si bien es renovable, es de un proceso bastante lento. Además podemos tener una catástrofe medioambiental, porque el litio no permite la explotación extensiva, sino que tiene que ser sacado en cantidades muy acotadas y no a destajo, como quizá algunos capitales nacionales o trasnacionales pueden estar pensando”, agregó.

En junio de este año, Núñez y el coordinador del Movimiento Litio para Chile, Miguel Soto, dieron a conocer su rechazo a que el Ministerio de Minería realice asignaciones directas para que privados exploten el litio y anunciaron una serie de acciones para impedir la puesta en marcha del reglamento que prepara la autoridad.

Empresa nacional del litio

El 7 de junio pasado, la bancada del PC presentó un proyecto en el Congreso que busca modificar la Carta Fundamental para crear la Empresa Nacional del Litio. La iniciativa fue declarada admisible por la Cámara de Diputados y se encuentra en primer trámite constitucional.

La reforma establece, además, normas transitorias que caducan los derechos que hoy detenta Soquimich, como derechos de agua y pertenencias mineras, que permiten a la empresa la explotación del litio en el Salar de Atacama. Esto incluye la extinción de los derechos del contrato de arrendamiento celebrado entre la minera no metálica y Corfo, cuyo término anticipado fue demandado por la entidad estatal.

“Queremos crear esta empresa nacional del Litio en el Salar de Atacama, en el lugar que en forma ilegal está ocupando Soquimich. La Empresa Nacional del Litio que queremos crear ocupará los terrenos de la propiedad del Estado de Chile, propiedad de la Corfo que de forma ilegal ocupa SQM, usurpando una riqueza que es patrimonio de todos los chilenos”, completó Núñez.