En Rusia y el resto del mundo la celebración del centenario de esta revolución, que inició una nueva era en la historia, se efectuará el 7 de noviembre.

 Mireya Alvarado. Periodista. Nadie discute que marcó el inicio de una nueva era en la historia de la Humanidad. El triunfo bolchevique contra el régimen zarista en Rusia, en 1917, significó el comienzo de un ciclo determinante para esa nación, con la construcción de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). También para el mundo, en que a partir de ese año el escenario global no quedó supeditado a las potencias capitalistas occidentales, particularmente de Estados Unidos, y se produjo un nuevo momento en la correlación de fuerzas internacionales.

Así también, se evidenció la capacidad de trabajadores, campesinos y pueblos organizados para echar abajo un régimen autoritario y represivo, el papel de un partido político revolucionario y la influencia de una ideología de transformaciones en beneficio de las mayorías.

El triunfo de 1917, significó la instalación de un Estado de los trabajadores, de un poderío militar popular, un nuevo modelo de desarrollo moderno para la época -donde la industrialización y el avance científico-técnico fueron claves-, y la construcción de una sociedad socialista.

Un proceso donde, antes y después del triunfo, estuvo presente el pensamiento y las tesis de Carlos Marx, Federico Engels y Vladimir Ilich Lenin, cuyas obras hasta el día de hoy son dignas de estudio y asimilación y que fueron determinantes en la conducción de la lucha de los bolcheviques.

Si bien, por las diferencias establecidas por los calendarios gregoriano y juliano, aparecen distintas las fechas de conmemoración de esta epopeya, tanto en Rusia como a nivel mundial, la celebración del centenario de la Revolución Socialista de Octubre, se efectuará el 7 de noviembre próximo.

Las conmemoraciones

Una revisión de la prensa internacional, de sitios de organizaciones de izquierda, de partidos comunistas y de entidades académicas, permite saber que los 100 años del triunfo bolchevique será recordado en naciones de todos los continentes.

Se realizarán seminarios, actos políticos, exposiciones, veladas culturales, edición de libros y revistas, conferencias, entre otras actividades, en países como México, Alemania, Argentina, Francia, Cuba, Vietnam, Venezuela, China, Canadá, Chile, para conmemorar el centenario de la Revolución Rusa y también destacar el papel y la obra de Vladimir Ilich Lenin, el líder que dirigió ese proceso revolucionario.

En el caso de Rusia, las actividades se concentrarán en San Petersburgo y Moscú, con la participación de miles de visitantes que llegarán de diversas partes del planeta, y de más de 150 delegaciones de partidos comunistas y obreros de todos los continentes.

Habrá una multitudinaria manifestación y marcha el 7 de noviembre y desde el primer día de ese mes se efectuará el XIX Encuentro Internacional de Partidos Comunistas y Obreros del mundo. Se realizarán homenajes en la tumba de Lenin, visitas a espacios como el Palacio Smolny (sede de momentos cruciales de la Revolución Rusa), el Kremlin y la Plaza Roja, excursiones en el crucero “Aurora”, exposiciones montadas y organizadas -entre otras instituciones- por el Museo de Historia Política y el Archivo Estatal Ruso de Historia Social y Política, y varios actos políticos y culturales organizados por el Komsomol Leninista, sobre todo en el marco del XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes efectuados en Sochi.

Desde el Partido Comunista de la Federación Rusa se informó que está la idea de reponer el Premio Lenin, que se entregaba a personalidades y organizaciones por la destacada lucha por la paz y la emancipación de los pueblos.

El Presidente ruso, Vladimir Putin, firmó hace un tiempo un decreto para la organización del centenario de la Revolución Socialista de Octubre por parte de la Sociedad Histórica Rusa y encargó al Ministerio de Cultura de su país el desarrollo y coordinación de distintos eventos.

En su momento, Putin declaró que “2017 marca el 100 aniversario de las revoluciones de febrero y octubre. Este es un buen momento para mirar al pasado sobre las causas y la naturaleza de estas revoluciones en Rusia. No sólo los historiadores deberían hacer esto. La sociedad rusa en general necesita un análisis profundo, honesto, objetivo de estos eventos”.

Una revolución que estremeció al mundo

Extracto de documento del Partido Comunista de la Federación Rusa:

“El año 2017 entrará en la historia de la Humanidad bajo el signo del Centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre. ¡Esta es la convicción de los comunistas rusos! ¡Así piensan todas las personas progresistas de la Humanidad!

Los acontecimientos en octubre de 1917 no solamente estremecieron al mundo por su grandioso alcance sino también sentaron una amplia base de desarrollo gradual, sostenible y del avance del mundo hacia la eliminación de la explotación del hombre por el hombre y la construcción de una sociedad equitativa, hacia el socialismo.

Al dar respuestas a los complejos retos del siglo XX, la Gran Revolución Socialista de Octubre demostró al mundo el derecho del socialismo a existir.

La Revolución de Octubre convirtió la guerra imperialista en la lucha contra la opresión al marcar el inicio del movimiento masivo por el socialismo en diferentes confines del mundo.

La Revolución de Octubre derrotó al destacamento más reaccionario del imperialismo, el fascismo.

La Revolución de Octubre destruyó el sistema colonialista mundial abriendo el camino al desarrollo igual de las personas de distinto color de la piel y creencias religiosas.

La Revolución de Octubre abrió el paso a la Humanidad a la conquista del espacio cósmico.

La Revolución de Octubre permitió usar con fines pacíficos la energía atómica.

La Revolución de Octubre abrió a las personas la perspectiva de avance por el camino de la paz y el progreso.

Al mismo tiempo, la herencia secular del socialismo plantea a los comunistas un gran número de cuestiones cuyas respuestas requieren de una reflexión precisa y sopesada. La teoría y la práctica del socialismo en gran medida dependen de nosotros, los comunistas del siglo XXI. Afrontamos el reto de celebrar el 100 aniversario de la Gran Revolución de Octubre no solamente con actos solemnes”.