Aumenta debate por acercamiento en segunda vuelta para derrotar a la derecha.

Gonzalo Magueda. Periodista. Los últimos sondeos conocidos a poco más de un mes de la elección presidencial -incluso algunos que manejan comandos y que se han filtrado- indican una cerrada disputa en segunda vuelta entre Sebastián Piñera y Alejandro Guillier. Varias encuestas conocidas en el último tiempo cifran en 5 puntos la diferencia entre ambos postulantes que aspiran a La Moneda en unos segundos comicios.

En ese marco, se producen declaraciones como la del senador de derecha, Manuel José Ossandón, quien afirmó que “si la Nueva Mayoría y el Frente Amplio se unen (en el balotaje), pueden ganar, porque esta elección no está ganada”. O del presidente del Partido Radical Socialdemócrata (PRSD), Ernesto Velasco, quien señaló que “en segunda vuelta uno espera un proceso de convergencia mayor donde primen mínimos comunes” entre fuerzas progresistas y de izquierda.

Sin embargo, las controversias siguen. Desde la Democracia Cristiana, que postula a la presidencia a la senadora Carolina Goic, hay una evidenciada diferencia interna, donde un sector ya dijo que debe existir acuerdo y otro se muestra silencioso o reticente. El candidato Marco Enríquez-Ominami insiste en que está disponible a un acuerdo en el balotaje. Alejandro Navarro, en algún momento, dijo a la prensa que está disponible para la unidad en segunda vuelta, pero partió de la base que ganaba Beatriz Sánchez, la candidata del Frente Amplio (FA). Eduardo Artés no muestra interés alguno en las presidenciales después de la primera vuelta. En el FA se han expresado posturas disímiles, en el sentido de hablar con la candidatura de Guillier, aunque algunos grupos de ese conglomerado explicitaron que no van a contribuir a un acuerdo para enfrentar a la derecha.

Sumando a la controversia, el diputado frenteamplista, Giorgio Jackson, aseveró en entrevista con El Mercurio, que “es absurdo pensar que depende de una negociación con nosotros el destino de la segunda vuelta. Es ficción”. Sentenció: “Dudo que la gente que nos apoyó vaya a apoyar a Guillier en segunda vuelta”. Además, atribuyó a “pisar el palito” el que dentro del Frente Amplio se debata sobre el balotaje porque está seguro de que Sánchez ganará el 19 de noviembre.

En tanto, Guillermo Teillier, presidente del Partido Comunista, apeló a “la racionalidad política para que se imponga en este tema y estemos unidos en segunda vuelta con el objetivo importante de derrotar a la derecha”.

En conversación con el programa “De domingo a domingo. Sin restricción” de radio Nuevo Mundo, indicó que “es verdad que es difícil ahora hablar de que haya acuerdo, algunos hablan con reticencia porque están defendiendo sus candidaturas presidenciales, pero lo valioso sería expresar la disposición y la voluntad política para apoyar a quien pase a la segunda vuelta” por el mundo progresista y de izquierda.

En ese contexto, hizo una advertencia. “Se están dando versiones de que para qué vamos a buscar acuerdos, si da lo mismo que gane Piñera, incluso algunos dicen que el peligro no es que gane la derecha o Piñera, que da lo mismo”. Explicó que “hay muchos ejemplos de que no es lo mismo, porque se podrán cuestionar las reformas, pero de que hemos avanzando, el país avanzó. Voy a poner un ejemplo -continuó-. Varios expertos ya adelantaron, de acuerdo a planes de Piñera y el programa que él sostiene, que si gana, su gobierno va a reducir en 15 mil o 20 mil los empleos en el Estado, la cesantía para trabajadores del sector público. Va a congelar la gratuidad en educación, va a aumentar la privatización en salud. Entonces no se puede decir que da lo mismo o que es lo mismo”.

En estos días, por cierto, varios analistas políticos apuntan también a que resulta difícil que conglomerados o partidos que están en la batalla electoral presidencial sean explícitos en acuerdos para el balotaje, pero también sostienen que se debe ir pavimentando un convenio y, en ello, sitúan la necesidad de ir pensando coincidencias programáticas.