Hasta ahora los más débiles fueron los espacios de José Antonio Kast y del senador Alejandro Navarro.

José Luis Córdova

Hasta el jueves 16 de diciembre, los televidentes deberán ver con curiosidad, interés o soportar el despliegue de “talentos” de las franjas electorales parlamentarias y presidenciales actualmente en pantalla.

Hasta ahora los más débiles fueron los espacios de José Antonio Kast y del senador Alejandro Navarro. El primero, rememorando la campaña del SI, dividiendo a los chilenos en izquierda y derecha. Y el segundo, emulando al inefable Carlos Pinto entre la bruma, hablando de corrupción y la estafa de las AFP.

Para muchos fue un alivio que el actual senador Fulvio Rossi (ex PS), candidato a la reelección tuvo menos de un segundo entre los candidatos a la Cámara Alta.

En materia presidencial, la franja de Goic muy formal, produciendo bajo impacto y aprovechando las características estéticas de la postulante a La Moneda. La presencia de personajes como el escritor Christian Warnken, el sacerdote Felipe Berrríos y James Hamilton, víctima de Karadima, sumó cierta contingencia.

Piñera desató un pequeño tsunami al echar mano del ex presidente Patricio Aylwin, lo que provocó la molestia de la familia. Su hija, la ex senadora Mariana Aylwin, aseguró que su padre no votaría por el candidato de Chile Vamos, sino por la postulante demócrata cristiana.

Alejandro Guillier se apoderó en demasía de la pantalla durante los dos minutos, entregando avances de su campaña, aunque con intervenciones poco  cercanas pero convincentes.

Beatriz Sánchez, con recreaciones donde no faltó el humor, por ejemplo, con un personaje ficticio que no llegó a votar y su candidato perdió por un voto. Algo que perfectamente puede ocurrir en las huestes frenteamplistas, si sus partidarios no suspenden el carrete del viernes o sábado anterior al 19 de noviembre.

Marco Enríquez –Ominami Gumucio, tiene el espacio más dedicado a la periodista y animadora Karen Doggenweiler quien, al parecer, lleva el pandero de la campaña de su esposo. La incorporación de un del añejo personaje de “Humbertito” retrotrae la franja a épocas que quisiéramos olvidar.

El profesor Artés dicta clases de historia de la guerra fría y las atrocidades que el capitalismo impuso en todo el globo. No se ve por dónde podríamos superar esta situación con el candidato en La Moneda.

Una franja que no puede medirse en esta primera vuelta, mientras que algunos candidatos a parlamentarios gozan de su merecido “minuto de fama” más efímero que los pocos segundos que aparecen en pantalla en todo el país. Fome e intrascendente.