La Presidenta dijo que “ese Chile mestizo, diverso, conflictivo a veces, melancólico o festivo, se merecía una institucionalidad cultural pública a la altura de sus sueños”.

Agencias de Noticias. Santiago. Desde este viernes Chile cuenta con un Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, luego de que la Presidenta Michelle Bachelet y el Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, encabezaran la ceremonia donde se promulgó la Ley 21.045 que crea la nueva institucionalidad cultural para nuestro país.

Destacados músicos, creadores, representantes del mundo circense y de asociaciones migrantes, artistas, autoridades de los pueblos originarios, escritores, audiovisualistas, actores, bailarines, folcloristas, diseñadores y arquitectos se dieron cita en el Patio de Los Naranjos del Palacio de La Moneda para ser partícipes de la firma del proyecto. Fue el trámite final para un proceso de larga data, que se concentra en acciones tomadas desde el retorno a la democracia. Su última etapa fue el ingreso de un proyecto presentado durante la administración anterior, que posteriormente fue despachado como Indicación Sustitutiva por el actual Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, tras un proceso amplio de participación ciudadana que incluyó una Consulta Indígena en 2014-2015.

La Presidenta señaló: “Estamos orgullosos de que sea una realidad. Pero es un punto de partida, no de llegada. Ahora son ustedes, los trabajadores de las culturas, las artes y el patrimonio, pero, sobre todo, los ciudadanos y ciudadanas, los chilenos y chilenas de todas las edades, los llamados a darle vida a una nueva institucionalidad cultural más apropiada al siglo XXI, más acorde con las demandas de participación, democracia y respeto por la diversidad de los tiempos que vivimos. Y ésta es una larga deuda que manteníamos con nuestra patria, y que hemos ido saldando poco a poco”.

Y enfatizó que “un Estado democrático, moderno y culto debe ser capaz de reivindicar la idea de que no todo puede ser cuantificable en números, ni apuntar necesariamente a la ganancia. Que el desarrollo se expresa ciertamente en el crecimiento, pero junto a él, la grandeza de una patria se mide también en los avances en equidad, y eso incluye ámbitos tan relevantes como el acceso a la lectura, al teatro o a la plástica, por citar solo algunos ejemplos. En definitiva, que el patrimonio cultural no existe únicamente para exhibirlo en los museos sino que debe ser una realidad viva y palpitante en las vidas de las personas, sin importar dónde nacieron o cuál es su condición socioeconómica”.

Con el nuevo Ministerio se crean las subsecretarías de las Culturas y las Artes y del Patrimonio Cultural; un Consejo nacional y consejos regionales integrados más representativamente; y un Servicio Nacional de Patrimonio que integra a los museos nacionales, las bibliotecas públicas, la cineteca nacional, entre otras instituciones.

La mandataria recalcó que “lo que hay detrás de esta determinación, detrás de esta nueva institucionalidad, es la certeza de que las Culturas, las Artes y el Patrimonio no pueden sino tener un estatus principal en la planificación de las políticas de Estado. Un lugar tan importante como el que merecen la educación, la economía, la salud o la justicia”.

“Ese Chile mestizo, diverso, conflictivo a veces, melancólico o festivo, se merecía una institucionalidad cultural pública a la altura de sus sueños. Se merecía el espacio para que las culturas dialoguen y nos ayuden a crear, a imaginar, a concebir un Chile más justo, más libre y más humano”, agregó.

Además, el ministro de Cultura, Ernesto Ottone, explicó que “éste es un día histórico para Chile. No solamente para las culturas o el mundo de los creadores y del patrimonio, sino para toda la ciudadanía, que es hacia quienes está dirigida esta nueva institucionalidad. Han sido años de trabajo y compromiso, tanto por los sectores vinculados a estas materias, como por el mundo político y social en su conjunto, dado lo transversal de su apoyo. Nuestro país quiere más cultura y eso lo pudimos comprobar en esta jornada realmente especial, marcada por la promulgación del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio;  el concierto dedicado a Violeta Parra desde los balcones de La Moneda, y una nueva edición de los Museos de Medianoche”.